Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Estadio Bernabéu, gracias por silbar

Estadio Bernabéu, gracias por silbar

Escrito por: David Mata14 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El artículo que Jesús Bengoechea no quiere que leas

El ex-presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, dijo en una ocasión: - "Nosotros vamos al estadio Bernabéu como si fuéramos a la ópera. Si no cantan bien, les abucheamos, les silbamos, sacamos los pañuelos. Eso es algo que los jugadores que vienen de fuera no entienden: `¿por qué nos critican? No nos respaldan´".

La anécdota la encontré en la biografía de Cristiano Ronaldo que escribió Guillem Balagué. Allí también podía leerse, a cuenta del trato del aficionado del Bernabéu a Cristiano Ronaldo, una ácida crítica a la cultura española, ahondando en todos los tópicos sobre la envidia como deporte nacional y comparándolo (en negativo) con el protestantismo inglés. Si bien Balagué se hacía eco del sociólogo Salvador Giner, me pareció entender que lo descrito coincide con su propia opinión sobre cultura española y, por extensión, la cultura del Bernabéu.

Pitos a Cristiano Ronaldo

Sin embargo a mí lo que decía Calderón me pareció muchísimo más interesante que la disertación del sociólogo. Lo primero, la mención a la exigencia del público de la ópera, que me animó a buscar información en un foro sobre el tema y me permitió encontrar un debate entre aficionados al género discutiendo animádamente sobre si fue Giuseppe Di Stefano (el tenor) o Luciano Pavarotti el que tuvo un final de carrera más vergonzoso. Uno de los foreros, que firmaba como "Gualtier Maldé" (personaje de la ópera Rigoletto), presumió de lo siguiente: - "Mi abuela le oyó a Pavarotti un soberano gallo aquí en Caracas cantando Lucia, en 1974, en Tu che a Dio spiegasti l´ali (el hombre estaba indispuesto), y Pavarotti fue salvajemente abucheado por el público". Yo creo que presumir de que tu abuela abucheó a Pavarotti, una noche en la que cantó pese a que se encontraba enfermo, seguramente es compatible con la actitud exigente de la afición del Real Madrid. Así que la comparación entre estos colectivos se antoja plausible.

Ramón Calderón fundamentaba la diferencia de enfoque entre el Bernabéu y las demás aficiones en que el grueso del público madridista no es madrileño de origen

Ramón Calderón fundamentaba la diferencia de enfoque entre el Bernabéu y las demás aficiones en que el grueso del público madridista no es madrileño de origen: - "El 75% no nació en Madrid, así que no es como en Barcelona, Sevilla o La Coruña, con clubes que representan la región". No se si esas cifras son correctas o no, pero quizás si que haya algo de cierto en ese diagnóstico. El carácter poco "regionalista" y principalmente identificado con el éxito, podría  ser un factor que ayudase a explicar las diferencias, no sólo respecto a otras aficiones españolas, si no también respecto a esa animación "incondicional" del público de la Premier League, que si estaría más identificado con un espacio geográfico y sentimental.

Pitos Guti Bernabéu

Jimmy Burns, afamado periodista de origen madrileño -aunque culturalmente sea más bien hispano-británico-, también coincide con esta valoración respecto al público del Bernabéu. De hecho en su libro "Cristiano y Leo: La carrera para convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos" aseguró que la afición del Bernabéu es aun más exigente que la del Camp Nou; y lo justificaba por eso mismo, porque consideraba que la identidad política y cultural del Real Madrid, como club, es mucho menos importante que ganar al fútbol.
De paso, Burns también estableció un paralelismo entre el espectador madrileño del fútbol y el de los toros. Una comparación que viene siendo un símil habitual cuando se habla del público del Bernabéu, puesto que el periodista de El Mundo, Orfeo Suárez, también lo usó cuando quiso explicar la diferencia entre seguidor británico y madridista. Orfeo Suárez, de hecho, comparó a la afición del Real Madrid, específicamente, con los que se sientan en el Tendido 7 de la plaza de las Ventas. Es decir, aquellos a los que el tópico considera realmente exigentes, los que esperan y exigen lo mejor de sus estrellas. Y es que, según Orfeo Suárez, el público del Bernabéu es ese tipo de espectador que no va a animar si no a que le animen.
Orfeo Suárez comparó a la afición del Real Madrid, específicamente, con los que se sientan en el Tendido 7 de la plaza de las Ventas. Es decir, aquellos a los que el tópico considera realmente exigentes, los que esperan y exigen lo mejor de sus estrella

A menudo se ha criticado ese carácter vitriólico del Bernabéu. Y además la crítica se hace asumiendo que ese público o bien está manipulado o bien es ignorante. Lo hizo, por ejemplo, Ignacio Ruiz-Quintano en el ABC calificando al público de "pastueño" (dócil), porque según él si silbaban a Bale es porque lo mandaban las "Fake News" de la prensa deportiva. O por otro lado tenemos el caso de Carlos Carpio, quien desde el Marca calificó a los silbidos de "esnobismo" y afirmó que no le parecían una estrategia "demasiado brillante". A mí este tipo de comentarios, o los de tono similar que se leen por las redes sociales, me hacen recordar aquel artículo que publicó Manuel Jabois en El País, en respuesta a un tsunami de condescendencia que provocó un resultado electoral en Galicia y que él resumió magistralmente en un titular que decía: "Apadrinadnos: Pobres y tarados gallegos. Esclavos e ignorantes, como nos llamó ayer un escritor". Se colige que ni los gallegos saben votar ni el público del Bernabéu animar, por lo que desde algunos sectores mediáticos se pide tutelaje para ambos colectivos.

Pitos a Sergio Ramos

Hay una anécdota, aparentemente paradójica, pero que a mí me resulta muy simpática. Carlos Carpio sugirió en su artículo "El público del Bernabéu" que los jugadores madridistas simulaban respetar la soberanía de la afición, pero que en realidad se callaban lo que realmente opinan de ese público que pita. Sin embargo el mito por excelencia del club, Alfredo Di Stefano, solía ser el principal defensor del derecho a crítica del público. En su biografía "Gracias, vieja" (pág. 212) se puede leer: "El santo patrón es el público, ese es el que te pone en los tablones y te quita". Y cuando silbaron a Cristiano Ronaldo igualmente respondió: "el público tiene derecho a hacer lo que quiera porque es el que paga (...) El público siempre tiene la razón y lo que quiere es el esfuerzo del jugador. Estamos hablando de Ronaldo que es jugador del Real Madrid".
En la biografía de Alfredo Di Stéfano, "Gracias, vieja", se puede leer: "El santo patrón es el público, ese es el que te pone en los tablones y te quita"

Pudiera ser que Di Stefano aplicase lo que decía Lope de Vega: “y pues lo paga el vulgo/ es justo hablarle en necio/ para darle gusto…” o que realmente considerase que el termómetro del aficionado tiene valor en si mismo. Sin embargo yo considero que es más lo segundo que lo primero. Si nos detenemos en las palabras que he extraído de "Gracias, vieja", conviene considerar que fueron escritas en relación a la salida de  Waldir Pereira "Didí" del Real Madrid. Una salida que el astro brasileño achacó a la prensa y a sus compañeros, pero que según Di Stefano se debió más a su falta de comprensión de donde estaba y lo que se esperaba deportivamente de él. Los silbidos del Bernabéu, por tanto, tenían para Di Stefano un lugar dentro del ecosistema del equipo. Para la Saeta el público era tanto un indicador (te avisa) como una válvula de seguridad (te saca). ¿A de llamar la atención que el futbolista más grande de la historia del club fuese quien más pregonase sobre la necesidad de respetar al público? ¿O por el contrario es algo que cuadra perfectamente con una carrera caracterizada tanto por el brillo como por la regularidad? Di Stefano presumía de llevar siempre sus propias botas, incluso en partidos amistosos, por el respeto que el público le merecía.

Almohadillas en Santiago Bernabéu

¿Pudiera ser por tanto que el alto nivel de exigencia del aficionado no fuese realmente un lastre para el equipo, sino una parte más de su cultura corporativa? ¿La intransigencia del público es sólo una expresión de frustración personal o -como sugieren los propios aficionados- es una parte de la esencia del club? Mientras leía el capítulo dedicado a la cultura corporativa del Real Madrid en el libro "Comunicación periodística ante los nuevos retos", me encontré con que tras una ronda de entrevistas, se estableció que los aficionados consideraban que sus jugadores deben interiorizar que el Real Madrid es responsabilidad y orgullo. El jugador no sólo se representa a si mismo o al conjunto de la temporada en vigor, sino que es parte de una larga tradición ganadora y el aficionado espera que sea consciente de que es un privilegiado. Uno de los pocos de cada generación que llevará esa camiseta. Así que si podemos especular que si el Bernabéu exige lucha y pelea, quizás sea porque está intentando comprobar que el jugador está implicado y es consciente de en que lugar está.
Puskas dijo una vez: "En el Madrid no he aprendido a jugar, pero sí a luchar y correr". Quizás se refería a esto.
¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Documentalista. Antropología del fútbol. Cuenta oficial, pero no oficialista.

51 comentarios en: Estadio Bernabéu, gracias por silbar

  1. Primero: un buen artículo, bien escrito e interesante.
    Segundo: Igual es idiosincrasia, necesidad corporativa o virtud candorosa; no sé. En cualquier caso, lo de ir al campo a pitar me sigue pareciendo de vergüenza ajena.
    El principal problema es que los pitos del Bernabéu hace ya tiempo que no son indicador de nada más que de filias y fobias irracionales.
    Y, por citar a madridistas algo más productivos que Ramón Calderón, aquí dejo dos reflexiones de Santiago Bernabéu:
    "En el fútbol, el público se cansa de sus grandes figuras antes de que estas empiecen a fallar."
    "La afición acabará siendo el tumor del Real Madrid."

    1. Si sólo fueran de filias y fobias irracionales... Hace mucho tiempo que las iras del «respetable» están cuidadosamente dirigidas por los medios (ésos que alaban en la afición madridista exactamente lo contrario que en el resto de equipos; exigencia vs apoyo incondicional).

    2. No conocía esas dos citas de Bernabéu, pero me parecen acertadísimas.
      También estoy muy de acuerdo con tu comentario, Luis. Solemos coincidir bastante.
      Un abrazo.

  2. Casi un ensayo, por la abundancia de citas, este artículo del Bengoechea bueno. El tema del poco madrileñismo podría tener su razón en la España de la confrontación autonómica, pero no me parece extrapolable al fútbol británico, con un Londres con tropecientos equipos.
    Lo de la ópera si que es más acertado, desde mi punto de vista, el público aplaude cuando acaba el aria, pero no son comunes los silbidos. El 7 de las ventas me parece lo mejor.

    1. Es el artículo que "Jesús Bengoechea no quiere que leas", no es un artículo de Jesús Bengoechea. Dicho sea desde la más respetuosa discrepancia con su autor,el excelente David Mata.

  3. "...porque consideraba que la identidad política y cultural del Real Madrid, como club, es mucho menos importante que ganar al fútbol.". ¿¿¿¡¡¡???!!!Ni siquiera sé si estoy de acuerdo con semejante aseveración. Es que no comprendo el significado.

    1. Significa que el RM puede que tenga su propia identidad política y cultural, pero que jerarquiza la identidad ganadora muy por encima.

  4. El público del Bernabéu, al cual tengo el gusto de pertenecer desde que tenía 7 años (ahora tengo 43), es el mismo que decidió que ganar dos copas de europa con Lorenzo Sanz no eran suficientes para el Madrid que soñábamos. El público del Bernabéu fue el mismo que eligió contra viento y marea a Florentino, ese al que desde aquí adoráis, cuando la mayoría de las peñas y los medios de comunicación nos decían que estábamos locos. El público del Bernabéu es ese que ha visto jugar a Stilieke, a la Quinta, a Santillana, a Juanito, a Di Stefano, Amancio, Puskas, Pirri, Camacho... y tantos otros cuyas gestas se inocularon en su ADN cuando apenas había televisión y todos los que no erais público del Bernabéu no estabais allí para verlo. El público del Bernabéu es el que protesta cuando su equipo no lucha o no esta a la altura de los valores del club, aún cuando consiga la victoria, porque esos valores están por encima de cualquier título. El público del Bernabéu es exigente, cierto, no es el del Atleti o el del Barcelona, al que el articulista desliza que le gustaría parecerse. Nosotros no somos iguales. Alguien dijo una vez, mientras aún pisaba el césped donde sus jugadores acababan de ganar la copa de europa que ahora había que pensar en la siguiente, que en el Madrid siempre es así, que las ganas de vencer y de perfeccionarse no se acaban nuca. Fue Florentino Perez, en Cardiff, mostrando el camino que él había aprendido de sus mayores y enseñándolo a los otros, vosotros, los que criticáis la exigencia del público del Bernabéu, los que aún no habéis entendido que esto no es el Atleti ni ningún otro.

    1. "articulista desliza que le gustaría parecerse"

      No es cierto. No digo eso ni lo sugiero. Todo el artículo es una defensa a que ustedes sigan pitando.

  5. Excepcional artículo, por la selección de sus datos y la profundidad de su análisis. Quienes siguen indignados por el sector que silba omiten el valor de la exigencia para cualquier empeño admirable en sí, confundiendo gregarismo paranoico con la lealtad debida a grandes trayectorias. El Real jamás sería el mejor club del siglo XX sin el notable sector de sus aficionados que no transige ni con desidas ni con torpezas.
    El "me enseñaron a luchar y correr" de Puskas debería ser suficiente para comprenderlo; pero hay demasiados "hinchas" en el sentido más abyecto -el que, por ejemplo, celebraba los cumpleaños de Stalin y Franco diciendo "gracias por soportarnos tanto tiempo"-, cuya preferencia por lo visceral y provinciano tropieza sin saberlo con la propia institución madridista, aupada a lo más alto precisamente por cultivar el sentido crítico y el cosmopolitismo.
    Esas personas todavía no repararon en que la adulación hiere al adulado, y normalmente busca debilitarle antes de revelarse como maniobra indirecta de ataque. Los antiguos lo sabían, y evitaban mucho más al adulador que al envidioso, aunque la necedad de quienes prefieren las barras bravas al público exigente sigue vedándoles dicha evidencia.
    Sea como fuere, doy fe de que somos los viejos madrileños quienes más silbamos cuando procede, y de paso mantenemos la tabla de valores que sostiene al símbolo más prestigioso de España desde hace más de medio siglo.

    1. Ha comenzado diciendo "excepcional artículo..." y me he asustado. Suerte que después he seguido leyendo. Estamos totalmente de acuerdo. La adulación excesiva conduce a la debilidad del adulado y convierte a adulador en un mero creyente. El sentido crítico es inherente a este club, muchos no lo entienden pero es parte de nuestra grandeza. Eso no quiere decir que estemos siempre enfadados o que no animemos. Quiere decir que respetamos nuestro pasado y no deseamos simplemente conservarlo, sino engrandecerlo.

    2. Leer un comentario de Escohotado en un artículo mío es uno de los puntos álgidos de mi vida en redes sociales. Muchas gracias maestro.

  6. Los que dais a entender que exigir equivale a pitar (o viceversa) que clase de tara tenéis?

    Ha jugado mejor el Madrid sin público que con él, y en la anterior liga que ganamos fué con más puntos fuera que en casa.

  7. Ay, el mundo de los toros. Lo que ganaría el fútbol de entrega y compromiso si se importaran algunas tradiciones. Los del 7 defienden dos cosas, el toro, que vendría a ser el fútbol, y la plaza de las Ventas, que sería claramente el Bernabéu. ¿Que se pasan de pito y de impaciencia? sin duda, pero también es verdad que a veces, cuando la autoridad es negligente en su observancia, son la última barrera para defender la pureza y los valores de una corrida. Ojalá el público del fútbol defendiera con sus palmas y pitos la pureza del fútbol, el esfuerzo y la vergüenza (torera), y no asistiera también el que no sabe ni lo que jalea ni lo que abuchea. Eso si, un remate con el culo, si es gol, debe ser celebrado, tampoco vamos a pedir que esté siempre la espada en todo lo alto, y creo que se comprendería al que juega, torea o actúa en sus circunstancias personales el día que te dejasen entrar gratis porque esa semana no te ha ido muy bien económicamente. Es decir, nunca.
    Pero lo que más me agradaría importar del mundo de los toros es esa posibilidad de que al futbolista que no cumpla lo lleve detenido la autoridad, y sobre todo, más que nada, que los protagonistas desfilen uno por uno al final del partido para recibir ovaciones, silbidos y/o almohadillas si correspondiese. Veríamos nuevas normalidades en cuanto a sudar la camiseta.

    1. Hay algunos que quieren convertir el Bernabéu en la plaza de un pueblo, donde cada pase se celebra, donde a cada toro se le cortan dos orejas...

      1. Puedes edulcorar los pitos lo que quieras que cualquier defensa a estos se reduce a mi comentario.

        Quizá cuando lo leas un par de veces más, desde el móvil, te darás cuenta de lo ridículo que es hacer cualquier equivalencia entre pitos y exigencia.

  8. Hay pitos y pitos. Entiendo que se puede pitar, y el público está en su derecho, una vez el partido ha terminado, o el jugador pitado sale del campo. Lo que no se puede hacer, porque perjudica más que otra cosa, es pitar a un jugador cuando sale al campo, o cada vez que toca el balón. A esos pitos no les veo ningún sentido.
    Soy de Madrid, de varias generaciones, y si que identifico a mi ciudad con mi equipo. Aunque es cierto que no es lo que más me une a él, si es una parte importante de mi madridismo.

    1. Estamos de acuerdo. Y te aseguro que en el estadio no se pita porque si. Es mentira. La gente no va a silbar per se. Este año por ejemplo el día de la Real Sociedad, q se jugó fatal, la gente animó y creyó hasta el final. No se está siendo justo. Se habla de exigencia, no de pitar por pitar.

  9. La primera imagen que contiene el artículo es la de Bale, un clásico entre los clásicos en lo que a pitos se refiere. Alguien me puede explicar cómo pitar a un jugador antes de salir al campo puede hacer grande a un equipo?
    La respuesta no puede contener los siguientes términos: golf, castellano y precio.

    1. Tú crees que Gareth Bale merece el aplauso del Bernabéu estas dos ultimas temporadas?. Y no vale que uses las palabras: víctima, prensa, Bartra o Liverpool.

        1. No se trata de pitar, nadie va al campo a pitar. De hecho dime en qué partido de esta temporada se ha silbado al equipo. Es mentira. He visto todos los partidos y no he escuchado pitos generalizados en toda la temporada, ni siquiera en partidos infumables de champions. De todas formas debes entender que la gente puede expresarse como quiera, para eso paga su abono. Yo te digo en lineas generales el público del Bernabéu es frío pero justo. Siempre ha sido así. Te repito lo que le digo a todo el mundo: cuando el equipo transmite el estadio es una olla. Llevamos muchos años sin jugar bien ni transmitir, así de claro. La afición del Madrid necesita reconocer al equipo (juego, velocidad, entrega, etc...) si no lo ve pues se calla o protesta. Solo tienes que ver los recibimientos en Europa en Padre Damian, son los mismos que luego entran y se desencantan con el juego. Aún así una cosa es silbar y otra ser exigente con tu equipo. A mi no me gusta pitar a ningún jugador pero desde luego soy exigente porque es lo que me han enseñado aquellos socios que eran mayores que yo. Mira, cuando vas a la opera nadie se pone a aplaudir después de cada movimiento o piden un bis. Lo haces cuando lo hacen los que tienen un abono y ya han visto de todo. Y cuando vas a las ventas igual, o es que a ti como te gusta el torero aplaudes cada pase?. Pues eso.

  10. No es lo mismo pitar al que no corre que pitar al que te cae mal por perder un balón que podría haber perdido el que te cae bien y no le pitarías.
    Por qué pita el público hoy en día es un tema para larga charla, pero la influencia de los segurolas, lamas y hasta ronceros es innegable.
    Ver cómo la afición de mi equipo es tan fácilmente influenciable por gentes de los más variopintos intereses me resulta muy desalentador, pero también compruebo con alivio que el Real Madrid es más grande que todo eso.
    Intento aplicarme el cuento de que si un medio, aunque sea La Galerna, dice exactamente lo que yo pienso, igual es porque son otros los que piensan por mí desde hace tiempo.
    No es fácil pedirle a la gente este examen de conciencia.

  11. Pido perdón desde el principio... mi cerebro no da pa más....jejeje..
    Estoy leyendo esta interesante Galerna y viendo la primera parte del Farça-Bayern....1-4....ufff no doy a basto....no sé si llorar o reír, no sé si..aplaudir o silbar.....lo que si os digo y todos tenéis mucha razón en vuestros comentarios es que..NUNCA, NUNCA, NUNCA se tiene o se debe.. silbar a un jugador de nuestro equipo....el Real Madrid..antes de saltar al campo y yo he visto eso....partido Real Madrid -- RCD Espanyol..... sale a calentar Álvaro Arbeloa y la gente empezó a pitar..lo mismo que se hace con Garet Bale..estoy de acuedo con comentarios como los que ponen a los Lamas..Ronceros..Segurolas..de la Morena etc.etc.etc así como ex-jugadores.... Rincón..Sanchis.. del Bosque...Valdano.. Martín Vázquez y otros tantos que se venden por un bocata... bueno que empieza la segunda parte y quiero disfrutar del espectáculo de los que realizan..."el mejor futbol-espectaculo del mundo"
    Si muchos madridistas se dieran cuenta, lo grande que es nuestro equipo y lo poco que lo valoramos.
    HALA MADRID.
    Y NADA MAS.
    Saludos.

      1. "Llevamos muchos años sin jugar bien". Dicho por David en esta misma entrada.

        Yo agradezco que tú y los que son como tú no hayáis ido a "animar" en este final de liga. Sin vosotros, diez victorias de diez posibles, que habrían sido once si se hubiese necesitado.
        Con vosotros íbamos segundos.
        La exigencia no tiene nada que ver con el estado de histerismo de una parte de la afición, pastoreada por la prensa. Ese madridismo (en el Bernabeu y fuera de él ) es una rémora. Es el madridismo que afirma que "llevamos muchos años sin jugar bien".

        Y, por si te interesa mi vida personal, hace nueve años que no piso el Bernabeu. No es necesario para ver (y escuchar) la actitud de una parte del público.
        Gente que, en una jugada en la que Bale hace una falta para cortar una contra rival, pide tarjeta para el galés no merece ser seguidora del más grande club de fútbol de la historia. Pero la grandeza del Madrid es que no pide credenciales a sus seguidores.

        1. Deliras. El público pidiendo una tarjeta para Bale... ¿?. A Bale el público del Bernabéu y el Madrid en general le han tratado muy bien. La prensa es otra cosa y desde aquí se ha denunciado. Que desde tu móvil o desde donde sea te atrevas a criticar a la gente que paga su abono diciendo que va pastoreada al campo me parece que te retrata a ti y a tus ideas. Y si, el Madrid lleva al menos 3 años sin jugar buen al fútbol. Por si quieres saber cómo es eso, solo tenías que haber visto el partido de ayer del Bayern. Fue un buen ejemplo de a lo que me refiero. Eso es jugar bien. Verticalidad. Presión. Agresividad. Regates. Velocidad. Recuperación en campo contrario. Esta claro que llevas tanto tiempo sin verlo que se te ha olvidado. Pero que tengas un criterio tan bajo para el buen fútbol no te convierte en más madridista que a mí.

          1. Que a Bale le ha tratado bien quien????
            Jajajaja, joe macho, mientes fatal.

            La temporada pasada en el Bernabéu vi como pitaban a Mariano en el minuto 80 con 2-0 por fallar una ocasión, 5 minutos llevaba en el campo, y no fueron pocos los que pitaron.

            Raro es el partido en el que no se pite.
            Pero que sí, que es la única forma de exigir jajajajaja que tarados sois algunos.

          2. O no viste el partido de marras y hablas sin saber ( lo dudo porque fue un encuentro convenientemente calentado por la prensa "amiga", a cuenta de la bandera de Gales y la foto) o mientes conscientemente.
            No sé muy bien a qué te refieres con eso de "criticar desde tu móvil o desde donde sea" ¿quieres decir que aquí se puede escribir de otro modo?, ¿por carta, quizás?. ¿O es que quieres decir que son críticas que no me atrevería a hacer cara a cara? En ese caso no me conoces.
            Sobre lo de jugar bien al fútbol, este mismo año, antes y después del confinamiento, el Real Madrid ha realizado algunos grandes encuentros. Sobre todo tras el confinamiento, sin público.
            Y la comparación con el Bayern, lo mismo de siempre. En los últimos años, el Real Madrid ha eliminado al menos dos veces a los bávaros para ganar la copa de Europa. Una de ellas meneándolos en su casa con un 0-4. Pero nada, que tenemos que jugar como ellos porque ayer arrasaron a la farsa del Régimen. Lo dicho, nunca lo nuestro es bueno, siempre envidiando lo de otros.
            Sobre la exigencia, quizás esa parte del público del Bernabeu debería AUTOEXIGIRSE una respuesta a la pregunta del millón:
            ¿Por qué, sin ellos, 10 victorias seguidas para ganar el título y, con ellos, segundos detrás de la farsa lazi?
            ¿No era el mantra que la exigencia del Bernabéu hacia campeón al Madrid?

  12. Este año fui a ver un Bayern-Bayer en el allianz. El partido fue muy parecido a muchos que he tenido que "sufrir" del Madrid, un buen Leverkusen maniató al FC Bayern y le marcó dos goles en dos contraataques rapidísimos e impresionantes. El equipo estuvo impotente, pero en ningún momento vi a la afición silbar. Sí que los ánimos estaban un poco bajos, por lo que veían en el campo, y no animaban tanto excepto la típica "grada fans"(?). Anoche le metieron ocho al Barça y parece que no le ha sentado tan mal la falta de crítica de su afición. Lo mismo podríamos decir de la afición del Liverpool. Hay un poco de provincianismo en esta manera de pensar.
    A ver, todas las aficiones protestan cuando su equipo no da la talla de lo que esperan, especialmente cuando sus jugadores tienen sueldo de estrellas y reflejan falta de compromiso. En ese sentido yo soy el primero. También se pita al entrenador cuando se empeña en jugar con jugadores que claramente no dan la talla (por lo menos a ojos del público).
    Recuerdo que en el Bernabeu (aquellos años en que vivía en Madrid) se pitaba cuando se jugaba mal o cuando no se veía la entrega precisa (eso es lo que yo exijo). Luego también está la crítica por correr (eso lo he escuchado de Raúl). También recuerdo un silencio sepulcral cuando el equipo quizá necesitaba el ánimo del público para salir de situaciones difíciles de partido, y es que a veces no aciertas y el rival también juega.
    Hay una crítica deportiva que es necesaria aunque debería ser equilibrada (en el Madrid no estoy seguro de que lo sea).
    Por otro lado hay otro fenómeno. Por lo menos desde los tiempos del affaire Mourinho-Casillas existe la tendencia a sentenciar desde la grada, en forma de silbido, los resultados de las últimas tendencias de la prensa rosa-deportiva del momento. En ese contexto encuadro los silbidos a Arbeloa calentando en la banda o a Bale. Incluso los silbidos a Vinicius no se deben tanto a su desempeño en el campo como a la interiorización por parte del público del mensaje de la prensa atlética (perdón, quise decir deportiva) a que es un torpe que no le mete un gol al arco iris.
    Pronto comenzarán los silbidos a Hazard, cuya falta de rendimiento se ha debido a lesiones para nada musculares, a Jovic, al que la prensa ya ha designado sucesor de Bale, y así sucesivamente.
    Luego nos extrañamos del gran cuidado que pone Zidane en la exposición de los más jóvenes.

    1. Pero quien ha silbado a Vinícius??. O a Rodrygo o a Ceballos. No es verdad. Puede haber algún murmullo cuando se falla una ocasión pero te aseguro que Vinicius precisamente goza de todo el respaldo de la afición. A Hazard, que vino como un tonel de vacaciones nadie le ha pitado. Casillas, si es cierto, que no contaba con las simpatías de una parte del estadio, curiosamente igual que Mourinho, su entrenador, o Del Bosque que le quitó para poner a Cesar y los que no críticas.

      1. A Vinicius le estaban pitando hasta que marcó el 1-0 al Osasuna tras lo cual se echó a llorar. Luego la prensa se encargó de decir que fue un gol de churro porque rozó en un defensa lo que hizo el tiro imparable. Era una pena escuchar a Vini justificar que le pitaran. Si ya borras los hechos a conveniencia es difícil discutir.

      2. Decir que Hazard vino con sobrepeso es ceñirse a los hechos. Decir que "vino como un tonel" (enseguida alcanzó su peso óptimo) es demostrar afición a las prendas rosa deportiva. De lo de Cesar y todo eso no entiendo ni lo que me quieres decir.

        1. Vino fuera de peso, como un tonel, como tú quieras... Vinicius no lloró por que le pitaran el día de Osasuna, mientes y no sé si lo haces por desconocimiento o por que te divierte. Vinicius se lesionó y le costó recuperar la forma y el gol. Marcar le devolvió la tranquilidad. Fue Zidane al que le costó ponerle con regularidad. Todo el mundo le pedía que mejorara de cara al gol y eso no tiene nada de malo.
          Por cierto he visto a los jugadores del FCB bajando del autobús entre pitos y recriminaciones, no lo entiendo la verdad, lo suyo es que la afición este ahí apoyando en estos momentos tan complicados. Llevan ganando títulos todos los años seguidos desde 2007, ¿pero qué quiere la gente?.

          1. A mi no me llames mentiroso. Sé lo que digo. Por lo demás, viendo que este es tu tema predilecto, prefiero no seguir discutiendo contigo.

  13. Estoy muy de acuerdo en la postura de algunos de vosotros. Especialmente de "Cibeles es mi diosa" y de "Juan Carlos", comentando esto:
    "Gente que, en una jugada en la que Bale hace una falta para cortar una contra rival, pide tarjeta para el galés no merece ser seguidora del más grande club de fútbol de la historia. Pero la grandeza del Madrid es que no pide credenciales a sus seguidores."
    Para mí una cosa es el fútbol, y otra muy distinta los toros, la ópera, un musical o un concierto. Discrepo un poco de la postura de que gracias a que el público es tan exigente, el madrid ha conseguido su grandeza. La grandeza del madrid se ha conseguido gracias a que por grandes épocas de gestión, se ha contratado a los mejores jugadores del mundo. Esa es mi humilde opinión. Aunque hablar de la grandeza del madrid en una sola frase, es quedarse corto. Podría tener múltiples opiniones y muchas de ellas igual de válidas.
    Por otro lado, unos apuntes más que quería comentar:
    - Ramón Calderón, no me parece ningún referente como para tomar en serio. Esa cita del artículo que pone en su boca, me parece de un tipo populista. Pitar no es exigir, es expresar disconformidad por alguna razón, que no siempre es como crítica constructiva.
    - Lo de que "El 75% no nació en Madrid, así que no es como en Barcelona, Sevilla o La Coruña, con clubes que representan la región", me parece muy curioso y no estoy muy seguro de que sea realmente cierto. Puede ser que la primera parte sea verdad, la del 75%, pero si es así, al Barcelona, tendrá un porcentaje bastante parecido, pues son los dos clubes de España que más aficionados internacionales tiene.
    - Para el autor: hay una falta de ortografía en "¿A de llamar la atención que el futbolista más grande de la historia del club fuese quien más pregonase sobre la necesidad de respetar al público?"

  14. Lo único que no perdona la afición del Madrid es la falta de entrega. Y lleva razón. El primero que habló de exigencia fue Bernabéu que se la impuso a él mismo para llevar al club a lo más alto. Di Stefano cuando jugaba ya hablaba del público como una afición exigente y que pedía el máximo compromiso, algo que él mismo siempre defendió. Esto no es nuevo, no tiene que ver con los silbidos, tiene que ver con lo que somos. Decir que el Madrid es el mejor por la gestión es como no decir nada. El Madrid es el mejor por muchas más cosas, la mística de su estadio y la comunión entre público y equipo esta entre ellas. La obligación de no rendirse nunca. La fe. Ganar por encima de todas las cosas. La memoria de todos esos grandes jugadores que dejaron su impronta en los aficionados de todo el mundo. Si lo que buscáis es otro estadio donde animen aunque su equipo no juegue a nada y no gane nada, tenéis el Metropolitano ahí al lado.

  15. El Madrid ha jugado mejor este año sin público en casa y se ha ganado la liga, eso es innegable... no digo que sea por eso solamente, pero algunos deberían reflexionar seriamente sobre el tema... Exigencia SI, lo demás aveces sobra

  16. Da igual que el público pite con criterio o sin él. El caso es continuar ahondando en el mantra repetido una y mil veces de "Real Madrid=Todo lo malo".
    A los mensajes ya conocidos de "Al Madrid le ayuda el VAR" y "El Madrid no gana, sino que roba", se le suma este mensaje de "Ser del Madrid es ser un desaprensivo que pita a sus jugadores sin motivo".

    Luego dicen que ser de este equipo es fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Fabuloso el #Portanálisis hoy, son un meme continuo, reyes de la comedia... https://twitter.com/lagalerna_/status/1464156598830616592

🤜🤛 HAALAND prefiere al REAL MADRID antes que la PREMIER ! ⚡ Situación MBAPPE. Comento con @MarioCortegana su información exclusiva dada en @GoalEspana https://youtu.be/QHyluJEbVRM vía @YouTube

Ernest Folch, Benzema y Valbuena https://www.lagalerna.com/ernest-folch-benzema-valbuena/ a través de @lagalerna_ Mundos de Yupi. ¡Y nada más!

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram