Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Atlético de Madrid y su insoportable levedad

El Atlético de Madrid y su insoportable levedad

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares14 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El equipo rojiblanco no consigue dar la talla en la Champions

El Atlético de Madrid pierde la oportunidad de ganar una Champions de nuevo en Lisboa. Hay quien dice que necesitará disputar 93 finales en la capital portuguesa para ganar una Copa de Europa, aunque tal vez sea exagerado y alguna vea sea capaz de ganar alguna de Pascuas a Ramos.

Apenas unos días después de que el City de Guardiola eliminase al Real Madrid de Zidane —que para algunos no tiene ni idea de táctica—, el Atleti del Cholo —este sí sabe de todo, según la prensa— ha caído frente al RB (disculpen un momento que compruebo en Google cómo se escribe) Leipzig. Un equipo fundado en 2009 al que Red Bull le dio alas. Si parece meteórica la progresión de este equipo, más lo es cuando su debut en la Bundesliga se produjo en la temporada 16-17, cénit de juego del Madrid de las 4 de 5. Antes de ayer, como quien dice.

Escudo del RB Leipzig

El rojiblanco es un equipo pétreo que exprime el reglamento hasta el límite y cuenta con una extraña connivencia mediática que no suele ser habitual en equipos que desarrollan ese tipo de fútbol. Amén de una tolerancia arbitral tampoco muy acostumbrada. Sin olvidar una lluvia de dinero para fichajes propia de un monzón. De ese modo, ha conseguido aumentar su competitividad desde que lo entrena Simeone.

El fútbol del Cholo tiene el espíritu del de Estudiantes de la Plata, de Zubeldía, de Bilardo, en ocasiones, más cercano a la lucha grecorromana que al balompié. El entrenador argentino, eso sí, tiene la virtud de que es capaz de hacer jugar a una olla exprés de medio centro defensivo y que no se note mucho la diferencia con un futbolista de carne y hueso. Por contrapartida, también es capaz de poner a jugar a un diamante de delantero y que brille menos que la válvula de la olla exprés.

Diego Simeone se lamenta.

Ayer, el equipo de Julian Nagelsmann, un entrenador más joven que muchos futbolistas en activo, dio un repaso táctico a Simeone. No cabe duda del potencial de Nagelsmann como técnico y de varios de sus jóvenes futbolistas que realizaron un partido espléndido, pero parece que Simeone saldrá una vez más de rositas sin aguantar el chaparrón mediático que sufren otros entrenadores. Tal vez sea por la creencia de que la exigencia en el Atlético es menor, pero con el presupuesto en la mano, había que exigirle como a los grandes de Europa. No valen excusas.

Durante la temporada regular, ganar al Atleti suele ser más complicado que desmontar la Torre Eiffel a bocados. Menos contra el Barça, que parece desvanecerse. Sin embargo, es ya un rasgo característico del Atleti y del propio Simeone que no dé la talla en los partidos importantes de verdad, en los encuentros decisivos de Champions.

Esta trayectoria del Atlético de Simeone puede parecer una paradoja, pero es un rasgo profundamente atlético; llegar hasta donde no llegaba nunca y perder como ha perdido siempre.

 

Fotografías Getty Images.

 

14 comentarios en: El Atlético de Madrid y su insoportable levedad