Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Cuando Zidane y Florentino reconstruyeron un Real Madrid campeón

Cuando Zidane y Florentino reconstruyeron un Real Madrid campeón

Escrito por: Carlos Garcia de Sola1 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llegará un día en el que miremos con nostalgia al Real Madrid de los jóvenes jerarcas. El equipo que dominó Europa gracias a la apuesta de Florentino Pérez y Zinedine Zidane por futbolistas de 21 años procedentes de todos los rincones del mundo. Con Kubo, Odegaard, Rodrygo, Valverde o Vinicius se empezó a construir un nuevo Real Madrid de época.

zidane florentino sala de trofeos

Ese día, lejano en el tiempo, tendrá los mismos ingredientes de hoy. Una mirada al pasado, recordando lo que fue y ya no es. La añoranza de los años campeonando en la competición más difícil del mundo, la Champions League, como quien gana en el patio de colegio. Los años de plomo para los mejores clubes del mundo, con el Real Madrid de los jerarcas asolando sus estadios, y convirtiendo en cenizas los sueños de clubes dominantes en sus países.

Juventus, PSG, United, City, Bayern de Munich, Borussia de Dormund o Atlético de Madrid, haciendo cola para ser masacrados por un equipo capaz de juntar en el 11 a jugadores que pasaron a la leyenda del club blanco.

odegaard valverde

El recuerdo de las 3 Champions consecutivas y las 4 de 5, que son eventos entrelazados, se cuela indefectiblemente tras las dos derrotas en octavos de manera consecutiva. Derrotas insoportables para el joven madridista, ignorante indirecto de la historia blanca, que como cualquier otra historia de un club de fútbol tiene derrotas y victorias.

Un mero recuerdo de este siglo nos retrotrae a la época post- galáctica y pre-Mourinho en la que el club fue eliminado durante 6 años en octavos de la Champions League. O, cómo no, los 32 años que miles de madridistas se pasaron sin ver a su equipo favorito levantar la ansiada orejona; 32 larguísimos años donde el club no aparecía entre los mejores en la competición en la que siempre había sido el mejor.

Se construyen equipos lentamente, se fragua la personalidad de las estrellas y del colectivo con duras derrotas, con errores groseros (como los de Varane) y con recuerdos dolorosos de momentos que te agrían el carácter.

Sí, amigos, hemos vivido nuestros propios años de plomo. Un plomo que contaminaba el cielo haciéndolo de color ocre, con nubarrones siempre presentes, y con la duda eterna de si el club volvería a dominar su competición fetiche. Los que con sorna repetían entonces la frase de “qué, el Madrid, otra vez campeón de Europa” dejaron de hacerlo.

Pero esa incertidumbre futura lo es menos con Zidane. El hombre de la volea en la 9ª, el entrenador asistente de la 10ª, y el entrenador principal de la 11ª, 12ª y 13ª. Con Zidane a los mandos la Champions siempre estará algo más cerca que sin él. Lo cuál no significa que se vaya a ganar todos los años. Y, hasta nueva orden, viviremos años de caídas en octavos, cuartos o semifinales. Como siempre ha sido la historia de los equipos campeones. No hay más que repasar la historia.

Se construyen equipos lentamente, se fragua la personalidad de las estrellas y del colectivo con duras derrotas, con errores groseros (como los de Varane) y con recuerdos dolorosos de momentos que te agrían el carácter. Y con muchas suplencias y momentos de dudas.

Todos esos jugadores listados en el primer párrafo, jóvenes descarados y talentosos, ya han empezado a vivir muchas de esas vicisitudes. Ya han empezado a sufrir la derrota en un club que no admite la derrota, como es el Real Madrid. Ya han comenzado su proceso mental de fortalecimiento, esperando su momento de gloria.

Como hace no tanto hicieron jugadores como Ramos, Cristiano Ronaldo, Benzema o Marcelo. Todos ellos y otros muchos componentes del mejor Madrid de la época presente tuvieron que sufrir duras derrotas antes de ganar sin descanso. Se olvidan los 10 años de sinsabores cayendo en octavos y luego en semifinales, a un paso de la gloria.

cristiano ronaldo llorando

Y por todo lo narrado es por lo que hay que dejar que se siga construyendo este Real Madrid con calma. Pensando siempre en el medio y largo plazo. Y permitiendo también al entrenador francés cometer sus propios errores, para que le sirva igualmente de motivación para eliminatorias futuras.

Observando este como el año I p.j (post jerarcas), Zidane ha comenzado una transición sabiendo que tiene que ir cociendo a fuego lento a los jóvenes para convertirlos en los nuevos jerarcas. Los Modric, Kroos, Marcelo, Ramos, Benzema, Bale o Cristiano Ronaldo ya no están, o no están a su 100%. Y los nuevos todavía no han alcanzado ni el 50% de su jerarquía, pero ya se intuye ese relevo.

Zidane ya ha introducido en el 11 a Mendy y a Valverde y todavía le quedan muchas piezas por encajar. El proceso es lento pero inevitable porque está el talento y la voluntad existe.

Ese plan, que empezó a trazar Florentino hace más de 6 años cuando empezó a fichar a los niños que hoy ya son jóvenes, sigue su hoja de ruta. Este año veremos otro paso más con la consolidación del año pasado y la incorporación de jugadores como Odegaard. Pero continuará con alguna otra pieza en la que el club ya está trabajando. Dentro de 2 o 3 años disfrutaremos de un equipo renovado, muy joven, competitivo y capaz ya de proclamarse campeón y quién sabe si de dominar Europa y pasar a la historia.

 

Fotografías Getty Images.