Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
De Pascuas a Ramos

De Pascuas a Ramos

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares20 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sergio Ramos se ha roto. Por suerte, no se ha roto entero, sino las fibras que conforman el bíceps femoral de su pierna derecha. Es difícil predecir con acierto el periodo de recuperación exacto de las lesiones musculares, pero es seguro que se perderá los partidos contra Villarreal, Inter de Milán y Alavés. En días naturales, la recuperación puede que no sea no muy larga, pero, en tiempo futbolístico, va a ser un intervalo tan extenso como el que va de Pascuas a Ramos y al Madrid le espera un Vía Crucis que ojalá supere de la mejor manera posible.

Debido al calendario absurdo y contraproducente, resultado de encajar en él los malditos partidos superfluos de selecciones, no se puede decir que pille por sorpresa este tipo de lesiones. Más aún en un jugador que, debido a su importancia, si está disponible juega hasta al parchís. Cabe preguntarse también acerca de la idoneidad de que Ramos haya decidido seguir yendo a la selección y no centrarse en el club que le paga y que parece que quiere que le siga pagando. Tal vez sin la carga que suponen los partidos con España, Sergio pudiese rendir mejor —y con menos riesgo— en su equipo, pero la ambición que le lleva a ser el mejor defensa tiene una cara negativa, similar a lo que también sucedía con Cristiano Ronaldo: quiere jugar todo para elevar sus estadísticas hasta el infinito y más allá. Ay, el ego.

Ramos, además, ya tiene una edad considerable para la práctica del fútbol de élite. Sergio es como aquel Volkswagen Golf de 1999 que es fiable como una roca a excepción de alguna ventanilla que se le cayó en su juventud, un caudalímetro que hubo que cambiar o la recurrente sustitución de bombillas de los pilotos traseros porque se funden con pasmosa facilidad. Tras muchos años, el vehículo sigue funcionando con mucha solvencia, incluso ofrece un rendimiento superior a otros modelos más modernos. Pero a causa de su vetustez, un día de repente no arranca y es necesario cambiar el alternador. Y otro, no supera la ITV porque tiene rotos los silentblocks. Hasta que llega un día en el que las prestaciones del Golf se equiparan a las de un Seat 600.

Ramos Seat 600

En esta situación de avería del camero nos encontramos y tendremos que utilizar un coche de sustitución. Contamos con un Peugeot 307 del 2004 que, aunque más moderno, no ofrece el rendimiento de Golf de Ramos. El problema es que Sergio no es el único que tendrá que permanecer en el taller, que ve cómo pasan por sus instalaciones todos los coches de la plantilla. La situación actual, ya complicada de por sí, se ve agravada por los aborrecibles encuentros de selecciones, lo que genera una tormenta perfecta de efectos devastadores.

De modo que, tal y como van las cosas, no descartemos un escenario futuro en el que Casemiro deba permanecer en cuarentena 15 días porque leyó sin querer un libro de Paulo Coelho y se corra el riesgo de que contagie de futilidad al resto de la plantilla. O que Benzema tenga que aislarse una semana porque el ebanista que le barnizó la Play 5 estuvo antes en casa de Modric y el croata se había abrazado con un compañero de selección que dio positivo por Covid-19.

El Real Madrid se enfrenta a un sinfín de trabas en el camino y hemos de mentalizarnos que no va a ser fácil, porque no depende solo del trabajo y el acierto del equipo, sino de multitud de parámetros externos que de momento no se pueden controlar. Ojalá llegue un día que se logre una organización óptima de las competiciones y estos inconvenientes se presenten solo de Pascuas a Ramos.

 

Fotografías Getty Images.

3 comentarios en: De Pascuas a Ramos