Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
3-3: Cantando las cuarenta

3-3: Cantando las cuarenta

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon13 enero, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid es un club absolutamente asombroso en su previsibilidad y habitualidad en lo épico y milagroso. En el minuto 81 aún tenía motivos para temer por la eliminatoria porque perdía 3-1 y, sin embargo, con increíble naturalidad acabó viendo como un objetivo el batir el récord de imbatibilidad y lo logró en el 92', claro, cantando las cuarenta en Nervión, cuya gente apenas podía dar explicación a lo ocurrido.

Lo cierto es que el partido era un marrón, a saber: eliminatoria muy decantada, pero no decidida, en un campo difícil que hay que visitar el domingo para un partido que puede ser muy relevante para la Liga y con la posibilidad de superar el récord de fondo. Había que pasar la eliminatoria sin quemar muchos cartuchos físicos ni tácticos y tratando de llegar a cuarenta. El Sevilla salió como se podía esperar: a todo o nada. También ellos tenían su dilema particular. Al Madrid nunca se le vio incómodo con el balón, pero sin él sufría bastante con las acometidas del Sevilla. Danilo contribuyó al nerviosismo con su gol en propia. Kroos y Casemiro se hacían fuertes con el balón y transitaban, pero el voluntarioso Mariano y un desaparecido Morata no concretaban las buenas llegadas a tres cuartos. El Madrid, en su ansia de, al menos, no perder, concedía contras a su rival. Algo difícil de ver en formato eliminatoria. Hubo momentos de ruleta rusa.

                                                                                                                                                  Foto: Getty Images

El comienzo de la segunda parte dejó una reedición, salvando las distancias, del gol de Bale en Valencia. Asensio agarró un despeje de Casilla y encaró el campo contrario sin mirar atrás, no reparando en los rivales que le salían al paso. Hasta su definición tuvo parecido con el legendario gol del galés.

La relajación llamó a la puerta y pronto Jovetic la aprovechó para adelantar al Sevilla. Tras el gol el partido entró en una fase de cierta indefinición hasta que un error de Casilla metió al Sevilla en la eliminatoria.

Fue entonces cuando Casemiro (hace ya de todo) forzó un penalti que Ramos definió a lo panenka. En la cara de cada madridista se dibujaba una doble sonrisa: los cuartos ya estaban alcanzados pero ¿y si se salvaba el récord? En una jugada descomunal, Benzema lo logró y el madridismo se carcajeó, cómo no hacerlo. ¿Cómo es posible no ser madridista? Ríndanse.

Casilla: 6,5. Estaba muy bien hasta el fallo en el tercer gol.

Danilo: 5. El gol le penaliza.

Ramos: 5,5. Mal en el segundo gol recibido, genial en el penalti.

Nacho: 7. El más sólido atrás. No es novedad.

Marcelo: 6,5. Bien con el balón y relajado sin él.

Casemiro: 8. Gran partido.

Kroos: 8,5. Con mucha llegada. Sólo le faltó un gol.

Lucas: 5,5. Voluntarioso, pero poco fino.

Asensio: 7,5. Gol de bandera.

Morata: 4. No apareció.

Mariano: 6,5. Rozó el gol con su lucha.

Kovacic: 6,5. Siempre aporta dinamismo.

Carvajal: 6. Aportó tranquilidad.

Benzema: 8. Iba a poner sin calificar, pero con ese gol...

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

10 comentarios en: 3-3: Cantando las cuarenta

  1. Siempre que juega Ramos de ¿defensa?, sobre todo, si está Marcelo en la banda izquierda, nos marcan, co