Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El XI histórico del Madrid de...

El XI histórico del Madrid de...

Escrito por: John Falstaff31 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Reconozco que cuando Jesús Bengoechea decidió fastidiarnos el verano a los colaboradores de La Galerna y nos pìdió que nos sometiéramos al mismo suplicio que él (y el resto de ilustres entrevistadores de esta publicación) utiliza para disciplinar a sus entrevistados, urgiéndonos nuestro once histórico del Madrid, algo en mi interior supo que servidor naufragaría en el intento. No sólo porque la playa -el verano es siempre una playa, aunque uno no la pise nunca- ayuda poco a la hora de armarse de valor para practicar las ejecuciones sumarísimas que tal ejercicio exige inexorablemente, y ni siquiera porque a uno siempre le haya resultado imposible elegir entre papá y mamá, o entre Santillana y Raúl, que para el caso es lo mismo. El obstáculo insalvable, el que habría de llevarme de cabeza al fracaso, es mi aversión a amputar miembro alguno de mi salada anatomía. Porque de eso, y no de otra cosa, se trata.

Y es que yo, como sospecho la mayoría -si no todos- de los lectores de La Galerna, soy la mirada dura y victoriosa de Di Stéfano, ésa que nunca vi pero que siempre he sentido, ese liderazgo porteño, seco y de aluvión a un tiempo, echándose el equipo y las Copas de Europa a la espalda. Yo he sido y aún soy Gento conquistando una y otra vez el mundo desde la banda sin salir de la bahía de Santander, coleccionando orejonas como quien colecciona sellos. Yo soy Puskas y soy su barriga, y soy el fútbol en estado puro, y soy ése -nos lo dijo don Paco- que obra el milagro cotidiano de la transmutación, convirtiendo en gol cualquier balón en el área. Yo soy la clase inmensa de Velázquez, la leyenda inmortal de Zamora. Yo soy la sonrisa socarrona de Miguel Muñoz en la banda y soy Luis Molowny agitando las mangas, y mire vuestra merced que aquellos que allí se parecen no son molinos de viento, sino gigantes.

gigantes molinos

Yo soy Pirri sosteniendo el mundo, incapaz de encogerse de hombros, y soy el ardor guerrero de Camacho, soldado de infantería bajo su melena de Sansón, y soy la determinación callada de Santillana, ese vuelo improbable impulsado por la voluntad en el que echó el ancla mi madridismo. Yo soy el espíritu irreductible de Stielike exudando madridismo por cada poro de su piel y por cada pelo de su bigote, y soy un niño llamado Juanito que se inventa el italiano y se inventaría el sánscrito si fuera preciso para llevar al equipo a la victoria, y que da saltitos de alegría incontenible tras remontar al Mönchengladbach.

Yo soy Butragueño remontándole al Anderlecht en un vetusto campo de tierra, o en el Bernabéu, no recuerdo bien esos detalles insignificantes porque la emoción todo lo nubla y todo lo anega. Yo soy Chendo disparando muy serio a las escopetas y volviendo el mundo del revés hasta que Messi volvió a instaurar el orden universal disparando a los pajaritos en aquel penalti de la final de la Copa América. Yo soy Hierro con sus charreteras doradas y su mando en plaza, y soy yo el que respondió airado porque ya no saben cómo jodennos. Yo soy Raúl superando obstáculos y adversarios a fuerza de superarse a sí mismo, y soy la fe inquebrantable que lo alimenta y la inextinguible hambre de gloria que lo empuja.

Yo soy la gracia infinita de Zidane emulando a Fred Astaire sobre la alfombra verde, y soy Cristiano Ronaldo convirtiendo el estadio en la pradera que tiembla bajo su propia estampida, y soy Lucas Vázquez jugueteando con el balón mientras se dispone a tirar un penalti en el recreo ante la mirada de mil millones de espectadores.

Yo, como todo madridista, no soy del Real Madrid sino que soy el Real Madrid. Yo no recuerdo haber visto jugar a ninguno de esos jugadores: yo recuerdo haber sido todos los jugadores que han vestido la camiseta blanca, porque todos ellos me hicieron vibrar y, con ello, me hicieron vivir. Porque no los vi jugar ni leí sobre ellos con la distancia del espectador, sino que fui yo el que calzó sus botas, el que compartió sus sueños y su ambición, el que vivió sus alegrías y sus decepciones, el que sintió palpitar en su interior el corazón que les movía.

Así que, querido editor, disculpa que no te haya enviado mi once histórico. Intenté pergeñar alguno, pero acabó trasconejado entre un mar de emociones. Y, en todo caso, el ejercicio era demasiado doloroso.

En el prosaico mundo real me llaman Eduardo Ruiz, pero comprenderán ustedes que con ese nombre no se va a ninguna parte, así que sigan llamándome Falstaff si tienen a bien. Por lo demás, soy un hombre recto, cabal y circunspecto. O sea, un coñazo. Y ahora, si me disculpan, tengo otras cosas que hacer.

2 comentarios en: El XI histórico del Madrid de...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Comenzamos el día con este tronchante texto de @delasherasmario sobre el, a su vez, delirante artículo publicado ayer en @mundodeportivo

https://www.lagalerna.com/algo-pasa-con-lautaro/

Hoy, en el #Portanálisis, les hacemos una traducción de la Portada del AS, presuntamente, un guiño a Benzema. Pero no es oro todo lo que reluce...

👉👉👉https://bit.ly/2BaJx8o

2

La lesión de Jovic supone un problema para Zidane en el tramo final de temporada.

@PepeKollins, no obstante, plantea esta tesitura como una oportunidad para valorar otra opción.

https://www.lagalerna.com/reinier-como-sustituto-de-jovic/

Para renovar el Santiago Bernabeu, verdadero Templo de Futbol y otras actividades... El césped retráctil, el "golpe" definitivo de Florentino https://www.lagalerna.com/el-cesped-retractil-el-golpe-definitivo-de-florentino/ vía @lagalerna_

Esta tarde puede ser perfecta para verse una de Sherlock Holmes. Mi preferida es el Perro de los Baskerville. Si quieres elegir y dar un repaso a la obra de Doyle, léete este magnífico artículo de @AthosDumasE , enganchado, claro, con su @realmadrid https://www.lagalerna.com/sherlock-holmes-y-las-virtudes-madridistas/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram