Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Una de zombis

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Una de zombis

Escrito por: La Galerna11 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Orthocoronavirinae, Coronavirus para los amigos, ya se ha hecho con el control total del escenario mundial, deportes varios incluidos, para desesperación del hincha más forofo. Pero no sólo eso. Como no hay mal que por bien no venga, huelga decir que la llegada de este virus ARN monocatenario positivo ofrece una lección a toda la humanidad: Si bien Covid-19 resulta una novedad, la estulticia nuestra, más humanoide que humana que nunca, ha demostrado estos días de apocalipsis light en Mercadona que está más vigente que nunca.

Y es que en estos días de crisis amplificada por reporteros embutidos en trajes anti-ébola haciendo conexiones en Chamberí y respaldados por platós fosforescentes en los que el Infectómetro sustituye al Pactómetro de Ferreras, amigo galernauta y, sobre todo, querido humano, hemos dejado mucho que desear. Y es que en estos tiempos de zozobra interplanetaria -que diría Leire Pajín- desde esta humilde atalaya portanalítica, también en parte infectada, como no, por el bichito de Wuhan, lamentamos no ver sino ingentes dosis de estupidez congénita salpicada por unas gotas de Egoiste Platinum.

Para el Hombre.

Como en toda película de zombis que se precie, el orden del día es un sálvese quien pueda.  Nadie conoce a nadie y si te he visto no me acuerdo. Resulta evidente que los ecos que se reflejan en la primera plana de Marca no parecen demasiado preocupados por los abuelos en cuarentena en las residencias de ancianos, ni por la falta de material de protección para los sanitarios que combaten el virus, ni por los tropecientos padres que han de hacer malabares con los niños en casa durante 15 días para evitar convertir su hogar en un el camarote de los Hermanos Marx definitivo.

Y todavía habrá algún jefazo que pretenderá que “teletrabajemos” desde casa con la Patrulla Canina y Bob Esponja de fondo.

Aquí a cada cual le preocupa lo suyo como tan bien plasmó ayer la Asociación de Futbolistas Españoles o anteayer el Señor Dani Parejo en la antesala de unas Fallas, también canceladas.

“¿No sería mejor aplazar los partidos?”, pregunta Marca sin respuesta haciendo suya la reivindicación de ese gremio tan stajanovista como el futbolero que en otro tiempo y en otro lugar hubiera dado con sus huesos a picar hielo en Siberia en camiseta tras esta reivindicación.

Ellos, los artistas del balompié, se ponen estupendos y aseguran en redes que “juegan para los aficionados” sin plantearse, como brillantemente apuntó Jorgeneo en Twitter, que los que pagan sus nóminas son las televisiones.

Show must go on. Pan y circo. A ver cómo soportamos sin futbol 15 días a los críos en casa.

El futbolista es un ser melodramático, pero cuando coge el micrófono en calidad de virólogo la cosa roza el esperpento. Así hemos visto al presidente de la AFE dar un canutazo en El Chiringuito estilo Bane, el malo de Batman, mascarilla mediante. También hemos visto a Dani Parejo protestar porque “el partido del año” -con un 4-1 a remontar ante Atalanta, todo sea dicho de paso- se iba a jugar y se jugó a puerta cerrada.

No te preocupes Dani, que la cuota de estulticia ya la cubrieron los cientos de aficionados ché que compartieron sus virus y miasmas en familia a la llegada del autobús del Valencia. Lo del virus no es un simulacro, pero habrá quien le eche la culpa a Covid19 de la eliminación del Valencia. Tiene proteínas la cosa.

Escribía Mario Benedetti que un estadio vacío es un esqueleto de multitud. Por eso tal día como hoy nos quedamos con las portadas de Ouija Today y Sport. Incluso disculparemos el delirio perpetrado por As en la esquina superior derecha de su primera plana en el que los fubolistas colchoneros trasmutados en una suerte de liliputienses víricos tratan de derribar a un Gulliver Salah. No le echéis la culpa tampoco al Coronovirus de esto. Viene de serie.

Como tampoco es culpa de Covid19 otras ideas solidarias que han fluido estos días a las faldas del Camp Nou, con aliño de la Generalitat de Catalunya, que no hizo sino seguir la senda de otra propuesta fallida de Valencia Basket hace una semana.

Que digo yo que si los infectados son italianos abro mi Fonteta y mi Camp Nou sólo para los uno di noi y aquí paz y después gloria. Estamos expectantes ante próximos movimientos en Barcelona donde probablemente ya esté operando un laboratorio secreto y subterráneo para clonar un ejército de Joan Gaspartes que pudieran recibir al Nápoles en la Shempions

Así las cosas, entre ataques de pánico por una tos en la cola del Mercadona y señoras que utilizan las bolsas de plástico de la fruta como pasamonañas antiviral para hacer la compra, hacemos nuestro el que es prácticamente el único ejemplo de sensatez que ha emergido desde el mundo del fútbol en estos días de crisis.

Jurgen Klopp.