Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Todos los homenajes del Real Madrid (I)

Todos los homenajes del Real Madrid (I)

Escrito por: Alberto Cosín28 febrero, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid a lo largo de su historia ha rendido tributo a más de una treintena de jugadores. En estos casos se ha premiado el rendimiento durante su estancia en el equipo o la extensa trayectoria en el club blanco. Todo comenzó en los años 20 del pasado siglo con Alberto Machimbarrena y hasta Raúl González en 2014, el último futbolista homenajeado hasta la fecha. En algunos casos incluso gozaron de dos homenajes, el primero mientras aún estaban en activos y el segundo cuando ya colgaron las botas.

El Real Madrid a lo largo de su historia ha rendido tributo a más de una treintena de jugadores

Alberto Machimbarrena falleció en 1923 a los 35 años de tuberculosis en el sanatorio de Guadarrama donde estaba ingresado. El vasco llevaba un año retirado y hacía cuatro campañas de su último encuentro con el cuadro merengue con el que ganó la Copa de 1917 y tres Regionales. El centrocampista dejó una huella profunda en el fútbol español y se le quiso tributar un homenaje en una honra extendida al también fallecido exmadridista por neumonía Sotero Aranguren. El 1 y 2 de noviembre de 1924 se jugaron en Chamartín dos encuentros: el primero con un choque entre las plantillas vigentes del Real Madrid y la Real Sociedad (el otro gran equipo de la vida de Machimbarrena) y el segundo entre dos equipos con antiguos jugadores madridistas y excompañeros de los fallecidos. En el duelo entre el Real Madrid y la Real los locales vencieron 2-1 con dianas de Barrero y Félix Pérez y la reunión fue un éxito de público y recaudación. Una buena suma de ese dinero fue a parar a la construcción del famoso monumento de bronce con la figura de ambos futbolistas que hoy en día se encuentra en la bocana de vestuarios del Santiago Bernabéu. Durante aquel fin de semana el escultor Vela del Castillo presentó el boceto del proyecto que causó una magnífica impresión.

Machimbarrena y Aranguren monumento

Un mes más tarde, en diciembre, le tocó el turno ex aequo a Ernesto Mejía y Víctor del Campo, campeones de cinco y seis Campeonatos Regionales respectivamente. Tanto el recio centrocampista como el hábil extremo izquierda seguían en la disciplina madridista pero el club programó una visita a su localidad natal de El Escorial para homenajearlos a ambos. No existe una gran documentación sobre el festival deportivo aunque en el diario ‘El Liberal’ se pudo leer la siguiente nota: “Mañana sábado y el domingo se celebrarán en El Escorial varios festejos organizados en honor de los jugadores Ernesto Mejía y Víctor del Campo, hijos de dicho pueblo. El primer día tendrá efecto una función teatral, y el domingo un gran partido entre el Madrid y la Unión Deportiva de El Escorial. Después se celebrará un gran baile”. Lo único que salió publicado en el mismo medio unos días después fue que“en el equipo del Madrid se alinearon los homenajeados” y “ganaron los madrileños por cinco a dos”.

Todo comenzó en los años 20 del pasado siglo con Alberto Machimbarrena y hasta Raúl González en 2014, el último futbolista homenajeado hasta la fecha

Antonio Sicilia, un medio ala muy batallador llegó al Madrid F.C. procedente del Iberia en 1914. En octubre de 1925 ya con su retirada anunciada recibió un homenaje el día de la Fiesta Nacional. El riojano con más de una década como blanco a sus espaldas había logrado un excepcional bagaje de títulos con la Copa de 1917 y ocho Campeonatos Regionales. En Chamartín se enfrentaron Real Madrid y Athletic de Madrid con Santiago Bernabéu ejerciendo como colegiado. Los rojiblancos tenían bajas en defensa pero alinearon un once con el célebre Barroso en portería, con el exmadridista De Miguel o los futuros jugadores blancos Monchín Triana y Luis Olaso. Por parte merengue jugaron Martínez; Escobal, Quesada; Sicilia, Helguera, Illera; Muñagorri, Moraleda, Monjardín, González y Mejía. El resultado fue de 4-2 para el Madrid con una fenomenal actuación de un Monjardín que reaparecía tras tres meses e hizo un doblete. En el diario ‘El Liberal’ loaron a Antonio Sicilia al señalar que “es merecedor de este homenaje que le han tributado sus compañeros de equipo y los caballerosos atléticos, que una vez más han dado muestras de su deportividad. Sicilia es, sin duda, uno de los pocos jugadores que, como Olalquiaga, Pololo y Bernabéu, no tienen enemigos. Ha pasado por los campos futbolísticos y deja en ellos una estela de nobleza y caballerosidad de la que muchos de los futbolistas castellanos debieran tomar un ejemplo, provechosísimo en los tiempos que corren”. Mientras que en la crónica de ‘Murcia Deportiva’ señalaron que “hubo mucha gente, y gran animación y aplausos para Sicilia”.

Antonio Sicilia, un medio ala muy batallador llegó al Madrid F.C. procedente del Iberia en 1914. En octubre de 1925 ya con su retirada anunciada recibió un homenaje el día de la Fiesta Nacional

Félix Quesada fue uno de los jugadores más importantes del equipo madridista en los años 20 ostentando la capitanía desde 1928. En 1931, cuando el magnífico defensa internacional aún formaba parte del plantel, la directiva quiso realizarle el primer homenaje de su vida deportiva. El homenaje estaba previsto para el 19 de marzo pero se aplazó por la lluvia. La fecha definitiva fue el 19 de abril, solo unos días después de la proclamación de la República española con lo que el club merengue pasó a llamarse Madrid F.C. sin el Real. El contrincante elegido para el tributo a Quesada fue el Athletic de Madrid de los Ordóñez, Santos, Buiria, Losada o Luis Marín. En el diario ‘La Voz’ indicaron en su crónica que antes del choque “hubo varios regalos para el homenajeado, muchas ovaciones olorosas, flores y hasta lágrimas de emoción”. El partido, sin embargo, fue calificado de malo y aburrido y se lo llevó con claridad el Athletic por 1-3. En el Madrid F.C. que jugó con Vidal; Quesada, Torregrosa; Boneta, Esparza, Peña; Lazcano, Leoncito, Hilario, García de la Puerta (Cosme 45’) y Luis Olaso (Urretavizcaya 45’), solo se destacó la labor de Leoncito y el homenajeado “denotó baja forma y cansancio” según la ‘Hoja Oficial de los Lunes’. Los ingresos brutos del partido ascendieron a 26.000 pesetas y como el club le garantizaba a Quesada 25.000 pesetas limpias la directiva tuvo que añadir a esos ingresos unas siete mil pesetas más para gastos. El encuentro fue presenciado por un gran número de espectadores, aunque en la prensa se criticaba que muchos de ellos fueron para estar al tanto de lo que ocurría en el amistoso entre España e Italia de San Mamés del que se fueron dando noticias.

Quesada

Los dos primeros jugadores profesionales que firmaron por el Real Madrid fueron el asturiano Miguelón y José María Peña en 1926. El vasco tuvo una carrera muy importante en la década de los 20 y siempre fue un jugador muy valorado en el club y en todo el país por su fama de deportista (practicó ciclismo, atletismo o remo). Centrocampista de gran fuerza y físicamente muy potente, puso fin a su carrera en 1932 y en el mes de junio el Madrid F.C. le dedicó un homenaje con el Deportivo de la Coruña como rival. En toda la prensa hubo grandes críticas por la pobre asistencia al choque que se pudo ver influenciada por la tarde tan desapacible en la capital. En el periódico ‘Luz’ se pudo leer lo siguiente: “Ha quedado demostrado una vez más que el público es egoísta y que, salvo una escasísima minoría, capaz de moverse por otro orden de consideraciones, la inmensa generalidad no acude a los espectáculos más que cuando espera divertirse en grado que le compense el precio de la localidad. Ayer no llegaron a cinco mil personas las que acudieron al partido homenaje a Peña. Y los socios del Club blanco fueron los que menos sintieron la necesidad espiritual de ir a juntar sus manos en este partido”. El duelo entre madridistas y blanquiazules produjo “dolor de cabeza primero y sueño después” según ‘La Voz’ y lo ganaron los blancos por 2-0 con goles de Gurruchaga y Luis Regueiro. En el equipo blanco formaron: Zamora; Quesada, Quincoces; Gómez, Esparza y Peña; Urretavizcaya (Leoncito 45’), Luis Regueiro, Gaspar Rubio, Gurruchaga y García de la Puerta. Pese a la poca afluencia, ‘La Voz’ resumió el acto como “brillantísimo” y en ‘Heraldo de Madrid” se destacó como “sobresaliente la ovación unánime y cerrada que el público tributó al gran Peña, ovación que se reprodujo en diferentes ocasiones”.

 Los dos primeros jugadores profesionales que firmaron por el Real Madrid fueron el asturiano Miguelón y José María Peña en 1926

Josep Samitier, fue toda una institución en el F.C. Barcelona, una de las primeras estrellas del fútbol español y un personaje muy influyente en el balompié nacional. En 1933 tras unos problemas con la directiva culé y convencido por su amigo Ricardo Zamora aterrizó en Madrid para firmar por la institución merengue. Su paso por el Madrid F.C. fue breve y apenas duró una temporada y media donde alcanzó una Liga y una Copa, pero dejó huella tanto en el club, como en sus compañeros y aficionados y en la primavera de 1934 se le rindió un partido homenaje y de beneficio antes de su eventual retirada. El 13 de mayo saltaron Madrid F.C. y el CD Español a Chamartín con un lleno completo en las gradas. Por los blancos se alinearon Zamora (Cayol 45’); Quesada, Maciá; P. Regueiro (Sauto 45’), Bonet, Gurruchaga (Valle 45’); Lazcano, L.Regueiro (Olivares 45’) Samitier, Hilario y Eugenio. El choque fue un festival anotador que se llevó el equipo de Paco Bru por 8-2 con dos goles de Eugenio y Samitier, uno de Hilario, Luis Regueiro, Olivares y Lazcano. El diario ‘Luz’ explicó que el Madrid “realizó un encuentro magnífico de resultado y espléndido de forma”. También el medio tuvo grandes palabras de elogio a Samitier: “Muchos fueron los momentos en que el buen delantero catalán lució toda la gama de sabiduría, impregnada unas veces de valor, otras de habilidad y siempre del dominio que solo es capaz de poseer un jugador de gran clase. Consiguió dos tantos, el primero y el último de la tarde, modelos de habilidad y colocación. El público, satisfecho de su actuación, no escatimó su aplauso en muchos momentos, tributándole una ovación clamorosa cuando, al término de la jornada, se retiraba a la caseta, visiblemente emocionado”.

Samitier

Cinco años después del primer homenaje a Quesada, se produjo el segundo. El defensa ponía punto final a su carrera al final del curso 1935-1936 y el club volvió a rendirle tributo. En Año Nuevo del 36 el Madrid F.C. se enfrentó a los húngaros del Szegedi TC que contaba en sus filas con los internacionales Palinkas, Miklósi o Mátyás Korányi. Además del día festivo por Quesada, también pasó a la historia por ser un duelo donde en el equipo blanco se alinearon por única vez los tres hermanos Regueiro, Luis, Tomás y Pedro. Jugaron aquel día en las huestes blancas Zamora, Quincoces (Mardones 45’) en la zaga junto al homenajeado, Hilario, Sauto; Sañudo, Lecue, Emilín y Leoncito que salió en el descanso por Pedro Regueiro. El resultado del choque fue 4-1 con dos goles de Lecue y uno de Emilín y Luis Regueiro. Según recogió ‘La Libertad’ en su crónica “asistió poco público seguramente por lo desapacible de la tarde” y “Quesada recibió una ovación sincera y bien merecida”.

Cinco años después del primer homenaje a Quesada, se produjo el segundo

De los pocos jugadores que se mantuvieron en el club merengue después de la Guerra Civil y tras un periodo de tres años sin jugar fue Jacinto Quincoces. El legendario defensa había ganado dos Ligas y dos Copas antes del conflicto bélico y continuó en el equipo hasta la conclusión de la campaña 1941-1942 cuando anunció su retirada. Gran figura y persona muy respetada en todo el panorama nacional, recibió su merecido homenaje por parte del Real Madrid el 8 de diciembre de 1942. Para la ocasión, se celebró un partido amistoso con el Atlético Aviación como rival. En el cuadro rojiblanco se invitó al encuentro al barcelonista César, el zaragocista Lerín o el periquito Gabriel Jorge, además de los jugadores propiamente del Aviación como Riera, Germán, Gabilondo o Machín. En el Real Madrid se vistieron de blanco aquella tarde Epì del Valencia y Pruden del Salamanca, que formaron en el once junto al retirado Zamora, Mardones en la zaga al lado del homenajeado; Sauto, Rovira, Ipiña; Chus Alonso, Moleiro y Botella. En la segunda mitad Marzá, Arzanegui, Belmar y Alsúa entraron por Zamora, Quincoces, Alonso y el lesionado Epi, respectivamente. El partido tuvo un resultado de empate a dos con dobletes de Pruden y Adrover. La crónica en ‘ABC’ firmada por DEPORTISTA contaba que “el recinto de Chamartín está colmado y rebosa de público” y desde todos los sectores “ovacionan largamente a Ciriaco, Quincoces y Zamora. En el centro del campo sobre una mesita, están las copas, trofeos, banderines, gallardetes y regalos que ofrecen a Jacinto. Por su parte, el capitán atlético Mesa, ofrece a Quincoces un precioso ramo de flores”. Unos días después en ‘Mundo Deportivo’ se publicó la recaudación: “130.000 pesetas en venta de localidades” y “en donativos unas 40.000 pesetas”.

Quincoces

Juanito Monjardín, fue una de las grandes estrellas del Real Madrid en los años 20. Un delantero con un remate de cabeza primoroso y además un “gran madridista” en palabras de su íntimo amigo Santiago Bernabéu. Su homenaje se retrasó casi dos décadas desde su retirada y no llegó hasta el 31 de octubre de 1943. Se aprovechó los partidos por la paz tras todo lo acontecido por el 11-1 de la Copa en junio frente al Barça, para que el público madrileño mostrase su respeto y admiración por el ‘El Nene’. Los culés antes del choque realizaron varias excursiones y se presentaron en Chamartín con un campo en muy malas condiciones por las recientes lluvias caídas. En aquel equipo figuró su capitán Raich y otras figuras de la entidad catalana como Balmanya, Escolá, Mariano Martín o César. El Real Madrid por su parte alineó a Bañón; Arzanegui, Corona; Elías (Tormo 40’), Ipiña, Huete; Alsúa, Alonso, Pruden, Barinaga y Cantero. Los dos equipos a pesar de las circunstancias del terreno de juego se afanaron por agradar y dar espectáculo a los aficionados presentes en el estadio de Chamartín y el resultado final fue 1-1. El arquero blanco Bañón se erigió en el más destacado de la tarde y el gol blanco lo anotó Chus Alonso.

Juanito Monjardín, fue una de las grandes estrellas del Real Madrid en los años 20. Un delantero con un remate de cabeza primoroso y además un “gran madridista” en palabras de su íntimo amigo Santiago Bernabéu

Al igual que Quincoces, el hispanomexicano José Ramón Sauto, fue otro de los escasos jugadores blancos que permanecieron en el club antes y después de la Guerra Civil. El aguerrido centrocampista se retiró en 1941 pero viendo la mala racha del equipo en forma de lesiones se presentó en el club unos meses después para ofrecerse a volver a jugar. Ese gesto le valió recibir un homenaje merecido el 27 de febrero de 1944 a escasos meses de colgar las botas de manera definitiva. En los actos primero se programó un partido entre el Imperio campeón de España aficionado en 1932 frente a los veteranos del Real Madrid (con Quincoces, Esparza, Ricardo Álvarez o Del Campo), ya que Sauto llegó al club blanco procedente de aquel equipo madrileño. Más tarde, se disputó un duelo entre el Real Madrid y un poderoso Sevilla de los Arza, Campanal, Busto o Alconero. Por su parte, el cuadro merengue dirigido por Encinas contó con los refuerzos de los granadistas Luis Marín y Trompi y los rojiblancos del Aviación Gabilondo y Ameztoy. De esta forma los participantes blancos en el encuentro fueron Martín; Querejeta, Arzanegui; Gabilondo (Ameztoy 45’), Ipiña, Sauto (Huete 45’); Marín, Trompi, Barinaga (Elías 80’), Alsúa II (Bachiller 45’) y Ochoa (Botella 45’). El saque inicial lo realizó Chus Alonso que se sumó al homenaje a su amigo y compañero Sauto. En el diario ‘GOL’ se comentó que “Chamartín se encontraba bastante animado, aunque no todo lo que se podía esperar dados los alicientes” y que antes del pitido inicial “el presidente del Madrid, señor Bernabéu, entregó a Sauto una copa y una medalla conmemorativa”. El encuentro fue un banco de pruebas y se lo llevó el Sevilla 2-3. Para el Real Madrid marcaron Ochoa y Bachiller.

José Ramón Sauto se retiró en 1941 pero viendo la mala racha del equipo se presentó en el club unos meses después para ofrecerse a volver a jugar. Ese gesto le valió recibir un homenaje merecido el 27 de febrero de 1944

Un año después, en el día de San Isidro de 1945, el homenaje fue para Chus Alonso que continuaba en activo pero con problemas de salud que le impedían desarrollar su carrera con normalidad. Desde el país vecino se invitó al Os Belenenses para que fuera el contrincante del Real Madrid en el duelo en Chamartín. Un equipo portugués que integraron algunos internacionales como Quaresma, Amaro y Serafim y con el que viajó también el seleccionador nacional Tavares da Silva para presenciar el partido. La tarde anterior la expedición vio un Atlético Aviación – Sevilla en el Metropolitano y por la noche pasó una divertida velada en el teatro Calderón. Por su parte, el cuadro blanco sin invitados formó con Bañón; Querejeta, Corona; Berridi, Ipiña, Huete; Alsúa, Rafa (Muñoz 45´) Barinaga, Borbolla y Vidal. Los portugueses agradaron y de los blancos se esperaba algo más. El marcador concluyó con un empate a dos con tantos de Vidal y Alsúa. En cuanto al reconocimiento de Chus Alonso en ‘GOL’ se pudo leer lo siguiente: “Constituyó el homenaje a Alonso una organización tan impecable como cariñosa por parte del Madrid, que pone el máximo cariño cuando se trata de rendir tributo de simpatía y admiración a aquellos de sus jugadores más destacados en el campo y en sus afinidades con el club”. El presidente blanco Santiago Bernabéu según la misma publicación deportiva le hizo “entrega de un regalo del Madrid, que fue a sumarse a los valiosos obsequios que le dedicaron sus compañeros de equipo y numerosos admiradores”.

Chus Alonso

El último homenaje de los años 40 le correspondió al gran capitán de esa década, Juan Antonio Ipiña. El vasco fue el encargado de levantar las dos Copas de 1946 y 1947 y decía adiós al fútbol al finalizar el curso 1948-1949 tras diez temporadas en la casa blanca. Un centrocampista que sobresalió por su inteligencia, sus facultades físicas y su notable técnica. Otro equipo portugués fue el seleccionado para el tributo al vizcaíno, el Benfica de Ferreira, Félix, Arsénio o Moreira que fue recibido en Barajas por directivos del Real Madrid e Ipiña o Molowny. El homenaje, además, sería el primero celebrado en el nuevo Chamartín. El cuadro merengue entrenado por Mr. Keeping jugó con Bañón; Clemente (Marcet 45´), Azcárate; Ipiña, Narro, Muñoz; Macala (Vidal 63´), Barinaga, Pahíño, Olmedo y Arsuaga. En lo concerniente al juego los merengues fueron muy superiores durante los 90’ y avasallaron a los lusos por 5-0 con tres dianas de Pahiño y una de Narro y Olmedo. ‘Mundo Deportivo’ reflejó la “excelente entrada en el estadio de Chamartín” la tarde del 19 de diciembre de 1948. Y en ‘ABC que “cuando Ipiña surgió, acompañado del Madrid y numeroso séquito, la ovación fue larga y exaltada. Con el ‘Capi’ los directivos, representantes de varias peñas, admiradores y sus dos hijos, que se repartieron durante largo rato los aplausos y los vítores al notable futbolista, que puede servir de ejemplo para los jóvenes generaciones de aficionados”.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Apasionado del balompié, me hubiese gustado ver en directo a las figuras de los años 30, 40 y 50. Gato y madridista, en mi primera visita al Santiago Bernabéu pude contemplar a Diego Armando Maradona.

4 comentarios en: Todos los homenajes del Real Madrid (I)

  1. Espectacular artículo que, afortunadamente, es sólo una primera parte.

    Gracias por compartir la historia del club más grande de la historia.

  2. Héctor Rial, NO FUE EXTRANJERO, nació en Argentina pero sus padres eran Españoles. Y siempre fue ninguneado del Club. Como dice Gento, invitaba a sus amigos de la mítica delantera, Kopa y DiStefano, Rial no existía. Que ingrata es la gente.......

    1. Hola,

      Rial nació en Argentina y tenía pasaporte argentino. Por tanto era extranjero pese a tener orígenes españoles (Santamaría era un caso similar). Tras unos años en España se nacionaliza español y puede jugar con la selección.

      Gracias

      Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

«Nadie duda que de haberse invertido los roles y ser el Madrid el equipo con más carencias, nuestro rival habría salido a arrasarnos, tratando de endosarnos una goleada lo más abultada y dolorosa posible».

Nanook no quedó plenamente satisfecho ayer.

https://www.lagalerna.com/el-real-madrid-de-bud-spencer/

Para el @realmadrid, la victoria de ayer fueron casi tres puntos más, y no sabemos si es posible transmitir una peor noticia para el @FCBarcelona_es.

Esto y más, en el #Portanálisis de La Galerna.

👉🏻👉🏻👉🏻https://bit.ly/3pwPYtx

2
homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram