Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sergio Ramos: demasiado corazón

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sergio Ramos: demasiado corazón

Escrito por: La Galerna10 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Le faltan ya, gracias a Dios, dos telediarios a este campeonato de Liga que todos los madridistas estamos viviendo como un viacrucis. Si se nos apura, y en homenaje al Martin Romaña de Bryce Echenique, podríamos decir que lo está viviendo como un viacrucis rectal. Ayer perdimos en el Pizjuán de manera bastante lastimosa, con un Ramos acelerado por razones del corazón, y con un resto del equipo plagado de suplentes a quienes sienta demasiado bien la condición de tales.

Hay algo más incómodo y marrullero que el Sevilla, y ese algo es un Sevilla entrenado por Joaquin Caparrós. A un Sevilla entrenado por Caparrós, con el excedente de aspereza que ello acarrea en un equipo quintaesencialmente duro cuando se enfrente al Madrid (por contraste a lo que les pasa cuando, verbigracia, juegan finales de Copa contra el Barça), se enfrentaron ayer los hombres de Zidane, y lo hicieron sin un atisbo de legítima protección por parte de Mateu Lahoz, que dio carta blanca (blanca sevillista) para repartir estopa. Con todo, tan endeble fue la actuación de los habituales suplentes que ni esto ni la cercanía de la final de Kiev (acierta en esto Marca) pueden servir como excusa.

Decíamos que Ramos jugó acelerado, lo que no implica necesariamente jugar mal. Quillo Barrios le pone un 4,5 en sus notas y califica de "raro" su partido. Este portanalista no osaría catear semejante exhibición (acertada a veces y errada otras) de omnipresencia arriba y abajo. La Ouija, esta vez, no lo define mal.

Ramos hizo prácticamente todo lo que se puede hacer en un partido de fútbol: defender bien, defender mal, atacar bien, atacar mal, tirar un penalti mal, tirar un penalti bien, que te hagan un penalti (tras fallar el primero), internarte como extremo izquierda, despejar los centros del extremo izquierda contrario, tirar una falta fuera por poco, meter un gol, pedir perdón al público, protestar, sonreír, amar.

Amar, sí. Sergio Ramos llevó ayer a cabo (y no es descartable que fuera él mismo quien pidiera no quedar fuera del evento) un acto de amor desaforado a todo, un acto de panamor: amor al Madrid, amor al Sevilla, amor a Sevilla, amor a su profesión, amor a su abuelo, amor al público sevillano que le respeta y hasta -si se mira bien- amor al público sevillano que no le respeta, porque jugar para joderles un partido que podría haberse ahorrado es algo tan grande que no cabe en los confines del simple desquite. No podemos censurar que Ramos jugara ayer ni el cómo jugó, porque cómo censurar algo que se parece a la vida más que la vida misma y que es más grande que ella en sus viscerales y nobilísimas razones. Pero sí diremos algo: nuestro capitán debe plantearse si el jugar allí, cuando seguramente nadie le requiere para hacerlo, le hace algún bien.

Por lo demás, la prensa catalana está en modo celebración, aprovechando que aún no estamos a 26. El Villarreal le hizo al Barça un pasillo de 90 minutos en el que brilló hasta Dembélé, a quien Sport dedica en portada una exclamación de lo más española.

Ole, ole y ole. Arsa morena. Niño, no seas malafollá y ponme una pringá que tengo mucha bulla y me voy pa' los cacharritos. Qué grasia tiene mi niño, por la gloria de mi madre. Son cosas estupendas cuando se las dice o se las escribe un periódico con trazas de indepe a un francés de origen africano y cara de recién llegado. Es como que el mensaje no cuadra ni con emisor ni con receptor, pero qué sabremos nosotros cuando andamos en pleno crash course de ruso o de ucraniano.

Pasad un buen día.