Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Retorno del Rey. Vuelve la Champions

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Retorno del Rey. Vuelve la Champions

Escrito por: La Galerna21 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Como si no tuviéramos todos ya suficientes pandemias, brotes y rebrotes, el Cádiz nos inoculó la fiebre amarilla de la Bahía el domingo pasado en la Liga. Menos mal que vuelve la Champions y regresa el verdadero torneo doméstico del Real Madrid Club de Fútbol. Su rey. Ya estamos todos más tranquilos. Como Pedro por su casa.

O no. Con la Central Lechera nunca se sabe.

Portada Marca hambre de Champions

De acuerdo con Marca, hoy podemos estar tan caninos como Suárez o tan lenguaraces y vivarachos como Karim. Hay hambre, sea de Champions o de boquerones en vinagre, y qué mejor personaje para anunciar la perogrullada del día que al protagonista de los bocados más solemnes del fútbol mundial. No obstante, el mérito de la primera plana de Marca no es ese. La hazaña es haber seleccionado como fotografía de portada un instante eterno, que conjuga el temple del reportero de guerra y el arte de Man Ray, la foto-finish del maxilar charrúa, el caníbal desdentado, Suárez sin incisivos. Tremenda imagen.

Maxilares, mordiscos e incisivos al margen, la portada de Marca contiene los viejos tópicos continentales de siempre, desde el clásico ogro que habita en Baviera, recibe al Atleti, regurgita en la Oktoberfest y viaja a Mallorca en chanclas con calcetines, hasta la búsqueda perenne de Joao “Pelé” Félix y su gran partido continental, pasando por la contrición, humildad y propósito de enmienda de las disculpas de Zidane.

Habrá hambre de Champions, pero aquí reside el solomillo del asunto. Carne mechá en este caso. En los albores de la tempestad madridista, aliñada por el Cádiz, pero salpimentada con fervor en las redacciones deportivas, llega el Shaktar ucraniano al Alfredo Di Stefano. Y por si aún no se habían enterado, amigos galernautas, lo hace en cuadro.

De Botero, de Degas, de Picasso. En cuadro.

Ya se han encargado Marca de recordarlo a todas horas para configurar así un nuevo win-win de manual en clave de contrapropaganda merengue, digno del epígrafe de efectos secundarios del prospecto de cualquier medicamento. Ya saben. En caso de duda, consulte a su farmacéutico. Sepan ustedes que se desmerecerá cualquier victoria del 13 veces Campeón de Europa contra el desdichado equipo ucraniano con el mismo ímpetu con el que se abrirán las grietas del infierno para los blancos si esta noche también salimos de chirigotas como el domingo pasado. La banca siempre gana.

Portada AS Bajo presión Zidane

Claro, que una cosa son los malabares de Marca para presentarse bajo la aureola de la virtud del justo medio, y otra es el Rock&Roll de la Ouija, entusiasmada ella en la perspectiva de hurgar en la herida con dedos rechonchos como morcillas. Bajo presión dicen, casi salivando, oliendo en la distancia la sangre que mana de su presa herida, esperando la oportunidad de un nuevo zarpazo que les aproxime a un nuevo festín.

Bajo presión dicen, echando más leña al fuego, como si pasara algo grave, cuando la triste realidad, partiendo de un prisma determinista científico, es que, aunque hoy nos cayeran cinco el mundo seguiría en órbita, el Madrid, en Europa, la Covid, dando por saco, y Jordi Hurtado donde siempre. Claro que eso no vende tantos periódicos.

Y nuestro Zinedine, aunque a veces se líe, otra cosa no, pero Saber y ganar es lo que tiene.

Aquel que micciona perfume por las mañanas y lidera revoluciones de salón por las tardes acuñó un día con palabrotas desde la sala de prensa del Bernabéu aquello de la prensa deportiva madrileña como la Central Lechera.

Y una leche. Ahí la tienen ustedes.

Portada Mundo Deportivo manita

Portada Sport manita

Es duro vivir bajo presión. Nada que ver con el sempiterno edén culé donde golear al todopoderoso Ferencvaros húngaro es motivo de chanza, jolgorio y bravata. No han necesitado demasiado en el mundo sportivo, de allí arriba a la derecha, para volver a sacar a pasear la manita con sus cinco deditos en una clara alusión al Clásico venidero, como si por allí nos rimaran con cinco en cada visita.

Ya saben. Cinco lobitos tiene la loba, cinco lobitos detrás de la escoba. Así que menos lobos, Caperucita azulgrana y revisa a fondo la cestita. Primero, porque por mucha esencia magiar que conserve el Real Madrid de siempre de la mano de Ferenc Puskas, nosotros no somos el Ferencvaros, otro al que rápidamente tildarían de banda de bohemios trasnochados si jugaran contra nosotros.

Y segundo, porque más allá de un resultado sonoro, la verdadera noticia en Can Barça se aloja en la demencial y torticera política de renovaciones culé, que nos arrojará a un Geri matusalénico en la zaga azulgrana por delante de Abueleten Ter Stegen.

El truco está, como indica el mejor asesor fiscal a este lado del Manzanares, Don Ramón Álvarez de Mon, en proporcionar más años a cambio de una reducción salarial -aplazamiento de cobro lo llaman- jugada que más allá de Imsersorizar a la plantilla, provee a la junta directiva de Nobita de mayor capacidad de maniobra para sus tropelías.

Claro, que el resto, encabezados por Capitán Burofax, ni renuevan ni quieren que llegue Paco con las rebajas. Explícales luego que vendrán dos fichajes por Navidad.

De El Almendro a El Lobo. Ya lo verán ustedes. Gent del Barça.

Nosotros, a lo nuestro, bajo presión que proclama la Ouija.

Es decir, como siempre.

Aunque muchos sigan sin enterarse.

Que pasen un buen día, en especial don Paco Gento, presidente de honor y grande entre los grandes, que hoy cumple 87 años. ¡Felicidades!