Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Quejas y reclamaciones al VAR

Quejas y reclamaciones al VAR

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares27 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Barcelona, 27 de septiembre de 2020

A/A del dueño del Var, el mandamás de la Liga y el jefe del Caprabo de les Corts.
Departamento de quejas y reclamaciones.

Muy Sres. míos:

Les escribo para mostrar mi rotunda disconformidad con el buen funcionamiento del VAR durante el partido disputado ayer entre el Real Betis y el Real Madrid. Este malestar no es nuevo, sino que viene gestándose desde hace aproximadamente un año, cuando el sol dejó de brillar en los terrenos de juego y la llama de mi esperanza me se apagó. Es intolerable que una tecnología más objetiva que la fugaz visión humana del hecho directo se utilice para modificar el statu quo imperante. En casa, somos gente de orden y se nos indigestan estas desviaciones en la doctrina habitual de los estamentos deportivos. Fíjense, por ponerles un par de ejemplos: mi hija se hizo vegana después de un penalti sancionado contra el Barça meses ha y el pequeño escucha reguetón desde ayer. Además, el perro ya no me habla.

Se equivocan si creen que nos quedaremos quietos y les permitiremos que continúen por el camino erróneo. Es inconcebible que la verdad torpedee las expectativas de tantos aficionados que basamos nuestra existencia en la observación de la derrota madridista y el regocijo que ello nos provoca, el cual viene a llenar una vida trufada de frustraciones (ruego me disculpen, estoy comiendo un polvorón mientras escribo). Si no se le escamotean penaltis al Madrid en Liga o se expulsa a Ramos, díganme con qué me voy a entretener los fines de semana. ¿Qué pretenden, que hable con mi señora? Tengo problemas de salud que me impiden maquillar la realidad con alcohol, soy bastante obtuso y el Señor no me dio la capacidad de captar la ironía, por lo que mi vida es un erial de felicidad si no veo perder al Madrid de vez en cuando. Y además, mi suegra vive en casa. Y no tiene previsto marcharse, contraer matrimonio ni fenecer a corto plazo. Pónganse en mi pellejo.

Para demostrarles que mi queja no es una enajenación mental pasajera (o turista, según prefieran), esgrimo el argumento de que medios de comunicación tan madridistas cono el diario As también asisten con horror a este nuevo capricho de utilizar el VAR para lo que fue concebido. Y digo más, ni siquiera los jugadores madridistas acudieron a acosar al trencilla en las jugadas que había pasado por alto y por desgracia el VAR captó y apremió a señalar al colegiado principal. Ustedes saben que lo común en estos casos es rodear al árbitro, faltarle al respeto e incumplir el reglamento; es inconcebible que los futbolistas del Madrid no incumplan estas normas y sean educados.

El futbol es un circo creado para diversión de los mortales y como tal ha de ser guiado por normas flexibles que corrijan la deleznable manía que tienen de ganar quienes hacen las cosas bien. Errar es humano, y herrar también, pero me van a disculpar que no ahonde en esto último porque mi intención no es ungulada. Como decía, equivocarse es natural y ayer, de Burgos Bengoechea solo falló, grosso modo, al no expulsar al bético Emerson tras quebrantar el tobillo de Casemiro a los pocos minutos de comenzar el partido. No es suficiente equivocarse tan poco. Y tampoco (perdonen la aliteración) tuvo buenas consecuencias este error, porque el propio Emerson marcó gol en propia puerta y acto seguido se expulsó, ya que al revés, es más difícil llevarlo a cabo. Inaudito, el error del colegiado al no expulsarle provocó en Emerson un sentimiento de culpa que le llevó a cometer los subsiguientes desaciertos.

Solicito, por tanto, mayor tolerancia y mano izquierda con la aplicación estricta del reglamento. ¿Dónde se ha visto que se cumpla la ley? No es necesario pitar todos los penaltis que son y es aconsejable administrar la concesión de goles según convenga. Un árbitro puede cargarse un partido si aplica el reglamento y expulsa a un jugador que agreda a otro a los cinco minutos de iniciarse el encuentro. Además de los motivos expuestos, aduzco causas personales: Fernández, mi compañero de trabajo, se chotea de mí cada vez que se cumplen las normas y no pierde el Madrid.

Sin otro particular, por el momento, se despide atentamente:
Sr. Caicedo Rebaño
Vía Crucis, 94, 28082 Barcelona

Postdata: Sr. Jefe del Caprabo de les Corts, si es posible, ruego que vuelvan a poner a la venta bolsas de pistacho cerrados. Ahora, los venden semiabiertos cual mejillón al vapor y las visitas pueden extraer el fruto seco sin esfuerzo y comérselo, con el consiguiente perjuicio de mi economía doméstica.

VAR acierta

 

Fotografías Getty Images.

 

 

11 comentarios en: Quejas y reclamaciones al VAR