Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Dios maldiga la Nations League

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Dios maldiga la Nations League

Escrito por: La Galerna20 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Si queréis lo decimos también en húngaro, esa lengua ignota que parece compartir raíz con el finés y hasta con el euskera. O en twi y ga alternativamente, dos de las lengua autóctonas de Ghana, habladas a este y oeste, respectivamente, de la desembocadura del río Volta, allá donde pescadores que viven en una y otra orilla se cruzan en sus barcas y se gritan de una barca a otra algo que les es respectivamente ininteligible y que erróneamente han descontado que significa “buenos días”, pero que en realidad quiere decir justo lo que este humilde portanálisis tiene por iracundo título: Dios maldiga la Nations League.

Portada Marca

Esto no es un portanálisis. Es un grito, un aullido, un metafórico bate de baseball blandido y agitado frente a la tele y la portada del Marca. Porque estamos hasta las narices. Estamos indignados, subyugados por esa furia inconfundible que solo trae consigo el sentirte humillado, vejado. Porque eso precisamente (humillar, vejar) es lo que hacen con los clubes las federaciones nacionales, esos entes con derecho de pernada para llevarse de los clubes sus activos, que son los jugadores. Esos jugadores a los que los clubes tienen que ver partir para diez días en pleno noviembre, y despedirles en la puerta como una madre mandara a la guerra a sus hijos, aterida de pavor, con el rosario en la mano, suplicando a Dios que el hijo vuelva de una pieza. En el caso del Madrid, casi nunca vuelven todos de una pieza. A ver si algún día, por lo menos, nos pasa como en Salvar al Soldado Ryan, la obra maestra de Spielberg, y tras la tercera baja madridista decide magnánimamente la UEFA que un cuarto futbolista va a ser dispensado de seguir en el frente, y así manden los orondos prebostes del fútbol de países, conmovidos al fin, un comando que aparezca de pronto en la concentración de (pongamos) Bélgica.

-En atención a las bajas cosechadas por su club en (pongamos) España, Croacia y Serbia, hemos decidido que Thibaut Courtois vuelva inmediatamente a casa, sin un rasguño, al abrazo maternal de Ibai. Vea lo que hemos hecho por usted, soldado Courtois. Merézcalo.

Nada de eso va a pasar. Esta gente no tiene piedad, y continuará expropiando sin tino a los futbolistas para sus pachangas, para sus torneos de la galleta (como atinadamente los llamaba ayer Lorenzo Sanz en estas mismas páginas), y nos dejará rezando en húngaro y en finés y en euskera y en twi y en ga para que vuelvan sanos y salvos. La cosa, en el presente contexto, ha pasado de tener caracteres abusivos a matices crimínales. En medio de una pandemia mundial, en la que los viajes y las estancias internacionales se limitan a lo indispensable, el torneo de la galleta cae justamente, increíblemente, criminalmente, en la categoría de indispensable, de suerte que mandas a tu jugador sano y no solo tienes que emitir plegarias trémulas para que vuelva a ser posible sin una triada, sino que ahora tienes que añadir que vuelva exento de Covid, por piedad, virgencita.

Es indignante.

Ya lo dice Marca sobre Sergio Ramos. “Un roto para el Madrid”. El capitán, que es absolutamente esencial en este Madrid, se va a quedar sin jugar mañana en Villarreal y también en el decisivo partido europeo frente al Inter. Veremos si la baja no va más allá. La pregunta que formulamos, o que berreamos el borde del acantilado, tiene muy sencilla formulación, pero al parecer muy complicada repuesta: ¿por qué?

Métanse su Nations League, ese trasunto de amistosos VIP, de amistosos que se cambian astutamente (?) el nombre para aparentar ser una cosa tan importante que hasta deben prevalecer sobre las restricciones sanitarias del Covid, por donde les quepa.

Y poco más hay hoy, amigos. Prestar mucha atención al resto de primeras planas nos distraería de lo esencial, que es ciscarnos en la Nations League en todas las lenguas vivas y muertas, en directo y en playback, en mate y en technicolor. Esto no tiene un pase y hay que plantarse.

Ved el resto de portadas del día.

Un abrazo.

Portada AS

Portada Sport

Portada Mundo Deportivo