La Galerna

No vamos a dejar de hacerlo

Buenos días. Hay  días como hoy en los que sobre el habitualmente dicharachero y jovial portanálisis galérnico de todos los días  se desploma un manto de profunda tristeza e iracundo hastío. Hay días como hoy en los que las chanzas no fluyen, no apetecen. Hay días como hoy en los que la barbarie yihadista vuelve a escena. Fue en Niza, de nuevo en Francia, pero podría haber sido en Londres, Berlín, Washington, Lahore, Islamabad, Kabul, Estambul, Bagdad o en una peña madridista en Irak. Como seres humanos que somos, la sinrazón de la muerte que predican estos barbudos y sanguinarios trogloditas con turbante nos duele allá donde golpea. Así lo decimos antes de que ningún trol con bouquet se nos ponga exquisito y afee al portanálisis no haber dedicado una línea a aquel atentado o a otro. La espiral de violencia de la realidad, y es triste admitirlo, ocuparía cada portanálisis de La Galerna si tuviéramos que dedicar unas palabras por cada muerte injusta y cruel a manos del Estado Islámico y su caterva de demenciales acólitos, desde Boko Haram o su competencia, Al Qaeda,  hasta todos y cada uno de los lobos solitarios que aguardan el momento oportuno para matar.

Hoy nos negamos, no obstante. Y lo hacemos para homenajear a las víctimas de Niza. Pero también a las de Estambul, a las de Bangladesh, a las de Bagdad, a las de Lahore, a las de Bruselas, a las de las peñas madridistas en Irak. Que no. Que hoy no nos jodéis el portanálisis, yihadistas asesinos de mierda. Nos gusta el fútbol. Nos gusta la vida. Sabemos que lo que buscáis desde las cavernas de Tora Bora de turno es precisamente condicionar nuestra rutina, nuestro día a día, fastidiarnos la vida en definitiva. Por muy poquito que signifique el portanálisis de La Galerna de cada día en la rutina de cualquier galernauta, por ínfima que sea su trascendencia en la Aldea Global de la que hablaba McLuhan,  hoy no vamos a dejar de hacerlo, majaras del califato, quedaos de Al Qaeda, panda de asesinos. Hoy hay portanálisis. La vida sigue. Seguimos con vida. Y si no os gusta, a coger amapolas, que diría Guti , que en Afganistán hay muchas.

Es justo reconocer, por el contrario, que poco nos ofrecen este viernes las cuatro primeras planas de los otros tantos diarios deportivos patrios. Muy poquito. Nos encontramos en el dichoso periodo de entreguerras futbolístico en el que, salvo Eurocopas y Mundiales, la prensa se agarra al Tour, también denominado siesTour en numerosos hogares españoles. No fue el caso ayer. La Grande Boucle nos dejó una imagen para la historia, la de Froome corriendo a pata los 300 metros que le faltaban para llegar a la meta después de besar el asfalto y romper su bici en el choque con una moto. La decisión tomada a posteriori por los gerifaltes de la carrera nos recuerda a cualquiera de las que hubiera tomado la UEFA o directamente a una avestruz cuando no quiere saber nada de nadie en la sabana.

Es la imagen deportiva del día, está claro, y así la saludan desde las portadas de la Hernia y de la Ouija. El sensacionalista Oxígeno para Cristiano de Marca, digno del tabloide amarillo más Brexit, nos inquietó por un segundo, al tiempo que la renovación de Morata que anuncia As a bombo y platillo habrá que cogerla con pinzas, máxime después de comprobar en el portanálisis precedente cómo se teledirigen entrevistas y titulares por esos lares.

Quizás por aquello de que su reino no es de este mundo, la Ouija confunde los deseos del representante de Morata con la realidad de las rúbricas de un contrato. El tiempo, ese juez severo e implacable que decía Butanito, será quien dé y quite razones.

La que es oficial es la renovación de Gustavo Ayón. El Titán de Nayarit seguirá tres años más ganando títulos con un Real Madrid de baloncesto que sigue sentando cátedra de cómo se hacen las cosas dentro y fuera de la cancha. No sé quién acabará por echarse más de menos en este sentido, si el equipo o el Chacho, que ya está en Philadelphia.

En el rinconcito siguen en su admirable empeño por entusiasmarse con las medianías que suenan como nuevos fichajes azulgrana. “22”, entona entusiasmado Mundo Deportivo cual Dúo Sacapuntas embutido en traje de luces. Es la edad de Dennis Suárez, del tal Umtiti y del tal Digne, al que por cierto apartó de la titularidad en el Paris Saint Germain un tal Maxwell. Lo decimos por aquellos que se rasgan las vestiduras con los modelos, los directores deportivos y la gestión en materia de fichajes.

Los mismos que tienen, según Sport, a Tello entre su lista de futuribles.

No me pises que llevo chanclas, las mismas que vende mañana este mismo diario.

Tengan ustedes un buen fin de semana, queridos galernautas.

No permitan que el horror perturbe su día.

Es lo que quieren.

Salir de la versión móvil