Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
No se crean nada: ni Camavinga ni Haaland.

No se crean nada: ni Camavinga ni Haaland.

Escrito por: Pepe Kollins6 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Poco a poco nos vamos amoldando a la situación de excepcionalidad en la que nos ha sumido la pandemia. Una prueba de ello es que desde hace unos días nos volvemos a levantar con anuncios de posibles fichajes en las portadas de la prensa. En un principio, los diarios deportivos habían reaccionado con cautela ante este drama que nos está asolando. Plasmar en portada otra cosa que no estuviese relacionada con el covid-19 o sus efectos, más que una frivolidad parecía una falta de respeto. Pero transcurridas tres semanas de confinamiento esa austeridad ha ido relajándose y paulatinamente han ido apareciendo informaciones referidas a objetivos deportivos (como la polémica de si debería proclamarse un campeón en caso de suspensión del campeonato) o de fichajes de cara a la próxima temporada.

En mi opinión, no es reprochable que los medios recurran hoy al tema de posibles incorporaciones. Una vez superado el shock inicial y concienciados todos del momento que vivimos, es casi necesario plantear otros escenarios futuros, no solo para aliviar la carga que comporta la constante reincidencia informativa referente al virus, sino también por brindar a la gente un horizonte, trasladarle mediante hipótesis, a un mañana en el que lo trivial vuelva a tomar el protagonismo.

La cuestión será, en todo caso, si ese tipo de informaciones tienen fundamento. Y no nos referimos a ninguna en concreto sino a todas en general. Estos días hemos oído hablar del interés del Real Madrid por Haaland, Mané, Camavinga, Fabián, Pogba, Harry Kane y de Ligt, o del Barça por Lautaro y Neymar. Pero parece inverosímil que los clubs estén, en este momento, planteándose ningún movimiento.

La situación real nos indica que nadie sabe que sucederá con la temporada que queda por disputar. La mayoría de campeonatos nacionales han sido suspendidos, a la espera de poder retomar el curso a finales de mayo o en junio, aunque algunos, como la Liga Belga, ya han dado por concluida la temporada y la holandesa parece que va a tomar el mismo camino. El propio presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, declaraba anteayer que la Champions y la Europa League tenían que estar terminadas antes del 3 de agosto, abriendo la posibilidad a que finalmente no se jugasen. Hasta un actor tan interesado en que se termine disputando todo el calendario, como Jaume Roures, admitía hace pocos días que en caso de que un solo jugador diese positivo, una vez reanudada LaLiga, esta tendría que darse por cancelada. No sabemos que es más complicado, si la reanudación del torneo o que ese supuesto no se dé a posteriori.

El escenario es de máxima incertidumbre. Ningún club sabe si se terminará el presente curso, también desconocen, por tanto, cuál será su situación económica en el momento en que puedan plantearse la posibilidad de realizar alguna operación. Todos los equipos van a sufrir importantes pérdidas económicas por ingresos que ya no serán posibles restituir aunque se jueguen los partidos (entradas, devoluciones de cuotas de socios, tiendas, museos, ingresos de estadio…), pero si finalmente no se vuelve a disputar ningún partido, la situación económica de muchas de esas instituciones será de extrema gravedad.

La pérdida de una tercera parte de los ingresos totales de la temporada difícilmente va a poder compensarse con una rebaja de los sueldos de los futbolistas (que en los casos que conocemos, solo han accedido, a regañadientes, a una rebaja, supeditada a un mes, que no supone ni al 5% anual). En ese supuesto, que para nada es improbable, los clubs tendrán que luchar por su mera supervivencia. Pero es que ni entidades como el Real Madrid, con su economía saneada, podrán hacer otra cosa que atenerse a un severo ajuste para poder cuadrar sus cuentas. Unos números que será casi imposible que ofrezcan un balance positivo.

Es evidente que las secretarías técnicas de cada equipo trabajan durante todo el año en el seguimiento de jugadores que puedan cubrir sus necesidades, si bien esto refiere a decenas de jugadores, no a cuatro o cinco. Pero resulta del todo imposible concebir que unas entidades que no saben si tendrán que afrontar o no una adversidad económica de tal calado, estén pensando ahora mismo en fichar a tal o cual jugador.

El Madrid cuenta con la ventaja, eso sí, de un grupo de cedidos que podrían reforzar al equipo sin coste e incluso de cierto margen para canjear algún jugador. No voy a privar a los aficionados de la posibilidad de especular sobre el mercado, pero no se crean, en todo caso, ninguna información, en estos momentos, referente a fichajes presuntamente en marcha y menos aún por parte de clubs que no sabrán, ni tan siquiera, si podrán pagar los sueldos de la presente temporada.