Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Del Bosque no habla ex cathedra

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Del Bosque no habla ex cathedra

Escrito por: La Galerna6 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Buenos días. Vicente del Bosque ha concedido una entrevista exclusiva a Mundo Deportivo, como podéis comprobar con una rápida mirada a la primera plana del rotativo de Godó. En la entrevista habla el salmantino de muchas cosas, y como veis muchas trascienden el tema futbolístico y hasta deportivo. Como no podía ser de otra manera, siendo Del Bosque alguien que no suele privarse de opinar sobre nada, el hombre que hizo a España campeona del mundo repasa la situación de emergencia nacional causada por el Coronavirus. La entrevista completa está en la web de Mundo Deportivo.

La sensación que transmite esta y otras entrevistas, en las que se pronuncia sobre graves cuestiones de índole sociopolítico, es que Del Bosque se considera a sí mismo un referente, y es posible que en efecto lo sea. Se le tiene por un modelo de sensatez y es posible que no sea descabellado el tenerle por tal. Como ganó el Mundial que unió a los españoles, es asumido como paradigma de la creación de consensos, un poco como si fuera el Papa nacional, que habla para todos y cuyo criterio está destinado a marcarnos el camino en materias conflictivas. Es posible que ahí falle un poco el análisis. Cuando hablamos más allá del fútbol, Vicente del Bosque es un ciudadano más, uno que (faltaría más) está legitimado para hablar de lo que le venga en gana y perorar sin cortapisas sobre la crisis del Covid-19 o lo que estime oportuno. Otra cosa es si hay (o no) que revestir sus palabras del halo de infalibilidad que parece otorgarle el gol de Iniesta en Johannesburgo. Otra cosa es si hay que asumir que habla ex cathedra y por tanto asistido siempre por la razón, o por el contrario cabe discrepar de sus palabras desde el más sentido respeto. Eso sería bueno que se aclarara, dicho sea desde el más cabal sentido de la iconoclastia.

Parece loable que Del Bosque hable de unidad nacional. “Las desgracias deberían unir, no desunir” es frase que, pronunciada por un hombre que estuvo al frente de una hazaña deportiva que indudablemente ejerció de unificadora nacional, es muy digna de ser tenida en cuenta. El problema viene cuando te internas en la entrevista y compruebas que el concepto de unidad que preconiza Del Bosque no es el de unirnos en virtud de un concepto colectivo realmente aglutinador, sino la simple alineación acrítica con todo lo que hace el gobierno en esta crisis. Criticar y exigir a dicho gobierno es, conforme a las palabras del exseleccionador nacional, un acto de deslealtad y de búsqueda de rédito político. El gobierno no ha tenido la culpa de nada, insiste Del Bosque, y nos parece bien que lo diga. Es su opinión. Simplemente, nos gustaría recalcar que es la opinión de un español más, y que un Mundial en Sudáfrica, como si fueran treinta y seis mundiales, no brinda ninguna autoridad especial a su visión progubernamental de estas circunstancias tan inimaginablemente crudas y macabras. Si Del Bosque aspira a ser figura de unidad nacional (y todo indica que no solo aspira a ello, sino que ya se siente instalado ahí), será sin duda en virtud del hecho de haber conducido a un equipo nacional a un hito sin precedentes. En tal caso, habrá que recordar a Del Bosque que también ganó la Copa del Mundo para aquellos que consideran que los más de doce mil muertos trágicamente causados por el virus en España podrían haber sido menos, tal vez muchos menos, si el gobierno hubiese adoptado medidas más tempranas y taxativas a la vista de lo que sucedía en China e Italia. Para los que piensan eso también ganó Del Bosque en Sudáfrica. Si quiere que España se una en la desgracia, y si quiere constituirse en instrumento de dicha unión, tal vez deba tener en más alta consideración a los españoles que no piensan como él, aunque solo sea porque muchos de ellos (seguramente millones) cumplen a rajatabla con el deber cívico del confinamiento a pesar de repudiar el manejo de la crisis por parte del gobierno. Y no lo repudian por la búsqueda de un rédito político, D. Vicente. Lo repudian en obediencia a su libertad, igual que quienes aplauden al gobierno como usted. Ambas tendencias son respetables, máxime en contexto de esta gravedad. Opine D. Vicente lo que quiera, y subraye quien quiera (por ejemplo yo) que las opiniones de D. Vicente no son dogma de fe.

El resto de portadas son naderías. Vuelve el rumor Pogba, Rakitic se va pero no se sabe a dónde y Odriozola se postula para volver. Esto último sí que nos gusta, ya que no podemos tener mejor opinión de alguien que la que tenemos acerca del excelente lateral donostiarra.

Pasad un buen día, sí es que podéis.