Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Neymar por Dembélé dormido (a pelo)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Neymar por Dembélé dormido (a pelo)

Escrito por: La Galerna22 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Crece (y muy justificadamente) la indignación en la Ciudad Condal ante la obstinación del PSG por no venderles a Neymar. No será que el Barça, que además disfruta de una situación financiera boyante (en el sentido de que solo les resta aferrarse a una boya para no ahogarse), no les está haciendo ofertas prácticamente irresistibles. De ahí el enfado ante tamaña cerrazón.

La prensa cataculé refleja con virulencia el estado de gran enojo social contra el club parisino por desestimar las grandes ofertas del Barça por el brasileño. Ved cómo Mundo Deportivo viene con todo contra la testarudez del jeque, mientras Sport se centra en la recuperación de Messi pero no descuida ceder un faldón superior en feroz alegato contra tanto y tan incomprensible inmovilismo del club parisino.

“El PSG bloquea a Neymar”. “El Barça topa con un PSG que lo rechaza todo”. Sí, amigos, el PSG lo rechaza todo, y hombre, es que así no puede ser. El Barça le ha ofrecido al PSG de todo menos dinero, que es una ordinariez.

Lo comprenderéis. Está muy feo eso del vil metal, el sucio parné. Para alguien con tanto dinero como el jeque resultaría casi ofensivo que otro alguien se atreviera a hacerle una oferta económica. No, hombre, no. A un jeque -que ya lo tiene todo en lo que a lo material concierne- se le ofrecen mejor cosas simbólicas. Por ejemplo, Dembélé + 350 cheques restaurante. O bien Dembélé + una estelada firmada por Yoko Ono. O bien Dembélé + el anillo de pedida de la señora de la limpieza que despertó a Dembélé en el aeropuerto del Prat. Cosas que quizá no tengan excesivo valor pecunario pero sí un gran valor sentimental. Las culturas árabes son muy emotivas, se besan mucho. Y sin embargo el jeque no parece tentado de aceptar los ósculos tan sentidos de Bartomeu, que anda anímicamente maltrecho porque el jeque no le llama ni le escribe.

Al final, ya veréis, el jeque no va a tener la sensibilidad suficiente como para saber valorar los gestos de amor del Barça. Porque pedir a Neymar en cesión, sin obligación posterior de compra y a trueque de la discografía completa de Lluís Llach (o Mascaró, cualquiera de ellos) es un acto de sutil amor, de casi indescifrable elegancia. No será Bartomeu quien se arroje en brazos de la zafiedad que comportaría el hacerle al PSG una oferta económica. Pero al final va a ser que el jeque es como todos, un preboste ávido de incrementar aún más su fortuna y encaramarse a lo alto de montañas ingentes de billetes, tal como As retrata hoy a Neymar.

Dinero. Qué cosa tan chabacana y qué detalle de excelente gusto por parte del FC Barcelona el no incluir tal elemento en su oferta para hacerse con el delantero exazulgrana. Florentino, en cambio, es un ordinario que seguro que al final se lleva a Neymar por el camino fácil, es decir, el de la chequera. En el palco del Bernabéu se cocinan cosas muy turbias y hay ahí muchos jueces. Que qué tiene que ver esto con Neymar, os preguntaréis los más ingenuos. No seáis inocentes. Los poderes fácticos van todos a una cuando se trata de engrandecer el poder omnímodo y dictatorial de ese mundo financiero sin escrúpulos que se gobierna desde Valdebebas y al cual, ay, todo hace indicar que puede unirse Neymar pudiendo como puede jugar casi de gratis en beneficio de todos los niños que sufren en el mundo.

El que en cambio parece querer alejarse de Valdebebas es Keylor Navas. Keylor ha sido siempre uno de los héroes de La Galerna y nunca hemos querido que se fuera. Por eso ahora le volvemos a pedir que se quede. Keylor, no te vayas, pero sobre todo no te vayas precisamente ahora, cuando acabamos de ceder a Lunin y queda muy poco tiempo para la búsqueda de otro portero. Keylor empieza por Ke de Kédate, de Ké dices de marcharte. Solo hay una letra entre la R y la T, y solo haría falta una cosa (la marcha de Keylor) para que la puRa vida del slogan tico por excelencia quedara truncada en algo muy distinto.

Pasad un buen día.