Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Marca y el burka: denuncia o blanqueamiento

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Marca y el burka: denuncia o blanqueamiento

Escrito por: La Galerna12 enero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Marca ha liado una buena. No se habla de otra cosa, ya desde anoche en las redes, que de la primera plana que a estas alturas quizá ya hayáis visto, pero que no tenemos inconveniente en volver a mostraros para que podáis escandalizaros o dejaros las manos aplaudiendo, que de todo hay si uno mira las reacciones en Twitter. Justo es decir, con todo, que predomina el escándalo, la gente arremete contra lo que consideran un intento de normalización de la represión que sufre la mujer en Arabia Saudí, país donde esta noche disputan Real Madrid y Atlético la Final de la Supercopa de España.

Os la mostramos ahora pero la vais a volver a ver muchas veces más en el futuro. La gente va a volver sobre ella para arremeter contra el rotativo una y otra vez. Va a pasar a la historia como epítome de bajeza moral, aunque seguirá habiendo quien la defienda considerando que es justamente lo contrario de lo que se le acusa de ser, esto es, precisamente una denuncia del maltrato a la mujer en el mundo árabe y en Arabia Saudí en particular.

La portada de la discordia es esta.

A las 2:30 de la madrugada, conscientes del revuelo levantado y quizás abrumados por él, en Marca entienden la necesidad de dar algún tipo de explicación, y el hecho mismo de que se haya impuesto esa necesidad hace concluir que la idea inicial no fue buena, o que fue torpemente ejecutada.

Bajo el título “Un martillazo de realidad”, está fue la aclaración de Marca ante el inmenso lío desatado.

Como veis, Marca rechaza con contundencia cualquier acusación de complacencia con la realidad que la portada muestra, posicionándose claramente en el lado de la denuncia. No falta quien asegura que la denuncia no era la intención inicial de Marca pero que se han visto obligados a declarar públicamente, ante el escándalo desatado, que esa es la interpretación correcta.

Habrá que aceptar, si Marca lo dice, y nuestro general respeto por la figura de Juan Ignacio Gallardo lo avala, que esa y no otra era la intención, lo cual no significa que la portada no haya sido un error por la ambigüedad que inevitablemente le acompaña: cuando algo necesita de tantas explicaciones a posteriori, es que debieron darse más datos inicialmente.

“La imagen es tan poderosa que no necesitaba ni titular”. O sí. No poner un titular que denote una condena de lo que sale en la foto deja abierta la puerta a la sospecha de sensacionalismo a través de una calculada ambigüedad. El vídeo que Marca ha difundido, con diversas personas posando en las calles de Yeda con las camisetas de Madrid y Atleti, confirma que el posado fue buscado por los fotógrafos de Marca. Hay quien considera que esta circunstancia abona la tesis de la ignominia, del blanqueamiento del burka, aunque muy bien podría ser tenido por lo contrario: un posado puede buscarse para blanquear o para señalar. La ambigüedad sigue prevaleciendo, lo mire uno por donde lo mire.

El sintagma “antes de que nuestra primera plana convulsionase el siempre agitado mundo de las redes sociales” viene a decir que lo que se buscaba era precisamente eso, convulsionar, agitar, y que esa búsqueda se sustentaba en el uso de la ambigüedad. Se ha tenido la respuesta esperada. Si se buscaba otra, bastaba con haber añadido a la portada una subtitulo del siguiente tipo: “Ojalá esta imagen deje de ser posible”. Aunque el argumento que inmediatamente se esgrimirá por parte de Marca, ante esta objeción, será seguramente algo parecido a esto: “Si alguien necesita, al ver esa imagen, que la subrayen su intrínseco oprobio, el problema lo tiene quien lo necesita”. Ese será el argumento, aunque nos tememos que habrá no pocas dosis de hipocresía en el mismo. Marca ha optado por epatar antes para denunciar después, hacer ruido primero y aclarar más tarde. No sabemos si ese orden ha sido bien o malintencionado. Lo que sí sabemos es que habría sido preferible que ambas cosas, el ruido y la denuncia, llegaran a la vez. También puede plantearse si la denuncia (de ser esta primera plana realmente una denuncia) no correspondería haberlo hecho antes y no en la víspera de la Final.

As no se mete en jardines y se centra en lo deportivo. Aburrido pero seguro. Lo de Marca es un caminar por la cuerda floja que probablemente traiga al rotativo más quebraderos de cabeza futuros que réditos por su audacia. El tiempo lo dirá.