Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Iker es el rey

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Iker es el rey

Escrito por: La Galerna5 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Iker Casillas ha anunciado su retirada. No es una noticia que sorprenda, pero sí una que debe mover a gratitud y legítima nostalgia. Abandona el fútbol un portero que deja atrás un palmarés incomparable con el Real Madrid y la selección española, y que ha sido crucial en el logro de ese palmarés para ambas entidades. Ha sido un guardameta excepcional cuyas mágicas intervenciones, dotadas a veces de una aura ultraterrena que contrastaba con la sencillez de su carácter, han restado goles al rival, han valido puntos. Han supuesto títulos.

Tras anunciarse que cuelga las botas (o las alas, como reza el ocurrente título de un documental que ya se anuncia sobre su figura), el Real Madrid no tardó en el día de ayer en emitir un comunicado que lo dice todo.

  

Ante el anuncio de Iker Casillas sobre su retirada del fútbol como jugador profesional, el Real Madrid C. F. quiere mostrar su reconocimiento, su admiración y su cariño a una de las leyendas más grandes de nuestro club y del fútbol mundial.
 
El mejor portero de la historia del Real Madrid y del fútbol español llegó a nuestra casa con 9 años. Aquí se formó y defendió nuestra camiseta durante 25 años, siendo ya para siempre uno de nuestros capitanes más emblemáticos. Iker Casillas se ha ganado el cariño del madridismo y es un referente de los valores que representan al Real Madrid.
 
Hoy se despide como jugador profesional uno de los futbolistas más importantes de nuestros 118 años de historia, un jugador al que queremos y admiramos, un portero que ha agrandado la leyenda del Real Madrid con su trabajo y con un comportamiento ejemplar tanto dentro como fuera de los terrenos de juego.
 
Con el primer equipo disputó 725 partidos durante 16 temporadas en las que conquistó 19 títulos: 3 Copas de Europa, 3 Mundiales de Clubes, 2 Supercopas de Europa, 5 Ligas, 2 Copas del Rey y 4 Supercopas de España. En Portugal, con el Oporto, ha logrado 2 Ligas, 1 Copa y 1 Supercopa. Y ha sido internacional con España en 167 ocasiones con la que ha ganado 1 Mundial, 2 Eurocopas y 1 Mundial sub-20.
 
Iker Casillas fue incluido en 5 ocasiones en el Once Mundial FIFA FIFPro y elegido 5 veces mejor portero del mundo por la IFFHS. Su impresionante trayectoria deportiva ha sido reconocida con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, la Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo, la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo y la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid.
 
Iker Casillas pertenece al corazón del Real Madrid y así será para siempre. El Real Madrid quiere transmitirle a él y a su familia el afecto de nuestro club, que es el club de su vida.

 

Poco se puede agregar a lo certero y oportuno de estas palabras por parte del club. Todo hace indicar, aunque según nuestras informaciones aún no está cerrado, que Iker Casillas va a volver al Club que sigue siendo su casa, como corresponde a una leyenda de su magnitud. Los mitos de la Historia del Real Madrid deben permanecer cerca de la entidad  a la que deben su gloria, que a su vez es deudora en alguna medida de las leyendas que han jalonado su éxito.

Por lo demás, en La Galerna no podemos sino estar inmensamente agradecidos por el trato personal que siempre nos ha dispensado Iker, a pesar de que en estas páginas se ejerció sobre él alguna crítica constructiva en sus últimos meses de desempeño activo. Nunca olvidaremos cómo, desoyendo cualquier atisbo de rencor por esas viejas críticas, Iker no dudó un instante en unirse a nuestra campaña #LeyendasEnCasa, de la mano de la Fundación Real Madrid, para la lucha contra el coronavirus.

Pensamos, y aquí nos dirigimos muy directamente a aquellos de nuestros lectores que no hayan cerrado heridas que vienen de los últimos años de este extraordinario guardameta en el Madrid, que no queda ya una sola razón para no querer a Iker como debe ser querido un hombre que tantas veces nos hizo tan felices. Sus posibles errores han prescrito ya, y no hay un solo motivo para no quedarse con lo mucho bueno (incluso muy bueno, incluso milagroso, como subraya Marca) desdeñando los recuerdos agrios de una vez. Es un llamamiento directo a parte de nuestro lectorado más nostálgico de Mourinho. Poco sentido tiene ser más “mourinhista” que Mourinho, que es como ser más papista que el Papa, aunque en este caso haya sido el mismísimo sumo pontífice de la religión MOUnoteísta más practicada por una facción del madridismo quien haya salido a desautorizar a aquellos de sus fieles que aún conserven, absurdamente, algún rescoldo de frialdad hacia este héroe.

Escuchemos a Mou, en declaraciones que As ha tenido el acierto de captar.

  

“Su inteligencia y su madurez (las de Iker) han hecho que siempre nos respetemos y años más tarde hasta hayamos podido cultivar una amistad honesta. Es un gran portero y un gran hombre, un arquero histórico del Real Madrid, de la Roja y del fútbol mundial. Con él gané la Liga de los récords y con él he tenido momentos difíciles por mi decisión profesional y jamás personal de hacer jugar a otro compañero".

Sobre sus pretéritas disputas con el entonces capitán, el portugués ha dicho: “Todo el mundo sabe que, cuando le saqué del equipo, hubo algún enfrentamiento. No diría que fueron los egos sino un problema entre el capitán del Real Madrid y el entrenador del Real Madrid. No fue fácil para mí tomar esa decisión ni para él aceptarla. Pero tenemos una relación positiva, no es lo que todo el mundo piensa”. Nos consta, de hecho, que la relación se tornó particularmente estrecha a partir del infarto del que afortunadamente Iker se recuperó satisfactoriamente.

 

La pregunta a los mourinhistas más recalcitrantes es si, en la hora de la despedida de Casillas, van a seguir absurdamente aferrados a viejas cuentas sobre las que el mismísimo Mourinho ha pasado página, como vemos. Y como también lo ha hecho Iker, un hombre cuya grandeza de espíritu le mueve a despejar rencillas oxidadas y fijarse en lo que une.

Lo que nos une a Iker Casillas es muchísimo. Sus hazañas bajo los palos, a veces inverosímiles, nos han comunicado una dicha que pocos podrán igualar. Una dicha valor Champions (3), que es lo máximo a lo que aspira el madridista, de igual modo que el hincha de la Selección no puede aspirar a más que a ganar un Mundial como aquel de 2010 donde, efectivamente, como parafrasea As, Iker fue el San Iker de las vidas de muchos. Por lo demás, el Madrid ganó Ligas galopando prácticamente solo sobre la genialidad de Ronaldo Nazario y la tranquilidad de que el rival podía plantarse solo ante las narices del portero (de hecho lo hacía todo el rato) y aun así no marcaría gol. Porque en ese portero se cumplía el imposible de no ser de este mundo aun siendo de Móstoles,

La prensa culé, aunque no sea la principal noticia de portada, también despide a Iker con gran respeto. Nos parece lo mínimo, y algo que a estas alturas ya no debería despertar suspicacias en nadie.

Con ella os dejamos. Con ella y con la emoción de despedir del fútbol activo a un mito sin parangón, solo para abrir un paréntesis (esperamos que breve) antes de volver a darle la bienvenida al Club al que tanto puede dar.

Pasad un buen día.