Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Carlos Marañon: “El Real Madrid arrasa también en la historia del cine”’

Carlos Marañon: “El Real Madrid arrasa también en la historia del cine”’

Escrito por: Jesús Bengoechea17 octubre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A mí para querer a Carlos Marañón me bastaría con que fuese hijo de quien es, a saber, Rafa Marañón, jugador del Real Madrid en los 70, máximo goleador (después) de la historia del RCD Espanyol, arquitecto y excelso conversador sobre fútbol. Pero resulta que hay mucho más que eso en el director de la veteranísima y todavía excelente revista Cinemanía que me obliga a tenerlo en el más alto de los pedestales: es un hombre profundamente encantador, un gran aficionado al fútbol (jugó en las divisiones inferiores del propio Espanyol) y -claro- un cinéfilo compulsivo. Da un poco de corte entrevistar a un tipo al que aprecias tanto, porque el síndrome de Estocolmo está servido. Su doble pasión (el deporte rey y el séptimo arte) alienta la transversalidad que también late en La Galerna. Este ferviente espanyolista, cuyo segundo equipo es el Madrid, lo mismo habla de Lopetegui o Hazard que de John Ford, y tiene un archivo de más de 250 menciones al Real Madrid en películas de toda la historia del cine mundial.

 

Entrevista: Jesus Bengoechea, Mario de las Heras

El libro que has escrito al alimón con Galder Reguera (Quedará la ilusión, Ed. Libros del KO) es, a pesar de que son correos electrónicos y no cartas, género epistolar del de toda la vida. La gente ahora se escribe más de lo que se habla. Esta literatura, por tanto, debería estar a la orden del día.

Totalmente. Todo nace a través de un tuit que pone Galder, que es un tipo interesantísimo, que trabaja en la Fundación Athletic de Bilbao y ha publicado ya varios y excelentes libros. Galder comentó que le gustaría escribir algo sobre el Mundial de Rusia, que comenzaba por esas fechas, algo relativo al modo en que él iba a vivir el Mundial con su hijo de 7 años, y yo le respondí que me encantaría también hacer algo parecido. Por privado me sugirió que hiciéramos una correspondencia sobre el Mundial y cómo lo vivíamos con nuestras familias. Le dije: “no voy a poder, estoy liadísimo, mi mujer está mala, va a ser un verano difícil”. Pero él dijo: “yo te voy a escribir, tú me contestas si quieres”. Cuando me quise dar cuenta, el cabrón había escrito la primera carta, y tanto ella como mi respuesta estaban publicadas en una web. Claro, ya no había forma de no seguir contestándole y de que no empezase a girar la rueda.

¿Le guardas rencor?

(Risas). No, en el espíritu del acuerdo estaba que eso podía pasar. Sabíamos que no era un chat entre amigos. Estaba claro que había en este juego una vocación literaria, de estilo. Entre líneas se veía que esta correspondencia tenía ese cariz, así que no me mosqueé.

En ella habláis de los partidos del Mundial pero en casi una excusa para hablar de nuestras vidas, y hasta de temas de actualidad de por entonces, desde la manada a Maxim Huerta. Y de cine, claro.

Así es. Me enganché. Me tocaba escribir un día sí, uno no. Me llegaba por las noches el correo de cada día de Galder y no había otra que contestarle, sobreponiéndome al cansancio de la jornada y a lo que es cualquier día con tres niños pequeños.

En la versión del libro, ¿hicisteis retoques respecto a los mails que realmente os ibais mandando a diario?

Pues pensábamos hacerlos, pero al final resultó que no, que al editor le gustaba la naturalidad de mantenerlos tal cual llegaron a nuestras respectivas bandejas.

Eso es lo más parecido que hay a lo que en música sería un disco en directo, sin retocar los errores.

Pues sí, un poco. Había que mantener la magia de aquel encuentro. Nunca he sido tan sincero conmigo mismo escribiendo algo.

Entre las cosas que comentáis, está lo que pasó aquel verano, y donde se cruzaron los caminos de la selección y del Madrid: Lopetegui.

Fui y soy muy crítico con aquella decisión de la RFEF. Se le destituye porque anuncia que irá al Madrid. Si en lugar de ser el Madrid es el Galatasaray, nadie dice nada de nada. Con la distancia, se ve todavía más claro, como se ve clara la influencia de este hecho en el fracaso. Que también podíamos haber fracasado con Lopetegui, cuidado. Pero que fue un factor me parece indudable. Por lo demás, a mí tampoco me entusiasmaba para el Madrid.

Tú eres perico pero le tienes simpatía al Madrid, cosa que nunca has ocultado. Los dos principales equipos donde jugó tu padre.

Soy hincha del Espanyol y del Madrid soy más que simpatizante. Es mi segundo equipo. Simpatizar simpatizo con el Murcia, el Sporting (Gijón es la tierra de mi madre) o el Osasuna, por ser mi padre navarro. Pero por el Madrid siento algo más fuerte.

Soy hincha del Espanyol y mi segundo equipo es el Madrid, aunque el vivir en la capital acrecienta mi espanyolismo

El hincha perico ya no es necesariamente del Madrid también...

No, eso ha cambiado. Antes era así. Sigue habiendo algo a cuenta del enemigo común, que es muy poderoso y une mucho, pero ya no se le recibe como antes. Hay incluso un espanyolismo antimadridista.

¿A qué lo atribuyes?

Al tema político. Hay un espanyolismo independentista. En la masa social del Espanyol, políticamente, hay de todo, y yo me enorgullezco de ello. Hay desde gente que va al estadio con la bandera del club y la bandera española a la que va con la estelada blanquiblau. Es el club con la mayor apertura en esos términos que yo conozco.

Es un poco arbitrario que la gente se haga antimadridista por ser independentista, ¿no? ¿Por qué vincular al Madrid con una determinada orientación política cuando es un club que nunca se manifiesta políticamente?

Ya, pero contra esa concepción no se puede luchar. Podéis escribir en La Galerna 10.000 páginas explicando que el Madrid fue el club más republicano, o desmontando toda la leyenda negra, que los antis van a seguir ligando al Madrid con Franco y con la derecha. Ese estigma ha calado demasiado como para que luchar contra ello conduzca a otra cosa que no sea la melancolía.

¿Y siempre fuiste muy madridista?

Yo creo que todos pasamos por picos en nuestras relaciones con los clubes que nos gustan. Lo explica muy bien Nick Hornby en Fever pitch. Yo también los he tenido en mi relación con el Madrid. He tenido fluctuaciones. Con la Quinta del Buitre era una gozada ser madridista en Barcelona, donde vivía yo, pero cuando llega la era dorada del Dream Team de Cruyff mi madridismo se resiente un poco, siempre a favor de mi espanyolismo, que aparte de que nunca se resiente es que en ese momento el Espanyol es subcampeón de la Copa de la UEFA. Pero vamos, en mi casa, por haber jugado mi padre en ambos equipos, siempre se ha respirado un ambiente perico y de cariño al Madrid. Mi padre no es uno de esos exmadridistas que luego rajan del Madrid. Se fue al Espanyol porque necesitaba jugar más, pero siempre conservó un gran afecto por el Madrid.

Mi padre no es uno de esos exmadridistas que luego rajan del Madrid. Se fue al Espanyol porque necesitaba jugar más, pero siempre conservó un gran afecto por el Madrid

¿Desde que vives en Madrid, hace veinte años ya, cómo vives esa dualidad perico-vikinga?

Desde que vivo en la capital, he redescubierto el encanto de ser de un equipo más pequeño, en este caso el Espanyol. La distancia geográfica, tal vez por voluntarismo, acrecienta mi fervor perico. Sé que si me abandono a la tendencia, me comería el Madrid, y luchando por no dejarme ir refuerzo mi amor por el Espanyol.

¿Y tus hijos de qué equipo son?

El mayor es madridista y los otros dos dicen que son espanyolistas. Desde luego, no me van a salir ni del Barça ni del Atleti.

¿Cómo ves al Madrid?

Creo que el año va a ser complicado.

¿Preferirías ganar Liga o Champions?

Yo soy muy de la Liga. Sé que el Madrid ha cimentado su gloria reciente a base de ganar 3 Champions seguidas, lo cual es maravilloso. Pero me parece muy ingenuo creer que vas a volver a hacer algo así si no estás en forma para la Liga.

¿Cómo ves la posibilidad de quedar fuera en la fase de grupos de la Champions?

Aterradora, y sobre todo la de tener que jugar la Europa League. Preferiría que el Madrid quedara cuarto a que quedara tercero.

Antonioni dijo que necesitaría hacer otra película para explicar algunas de sus películas. ¿Necesita el Madrid jugar algún que otro partido que explique su partido anterior?

Sin duda. Sobre todo ahora, cuando hay tantas cosas que no se entienden. No se entiende que Hazard haya dado tan poco de momento. Siempre ha sido de los que ganan partidos. 1-0, gol de Hazard. Y conste que confío en él, pero ya vamos tarde.

No se entiende que de momento hayamos visto tan poco de Hazard

¿Cómo ves la política de fichar jóvenes talentos que practica ahora el club?

Me encanta, pero claro, la cuestión es qué haces con ellos una vez los tienes, cuándo y cómo los pones a jugar. A priori, tienes que hacerlo o cuando ya lo has ganado todo o cuando no te queda ninguna opción. Por tanto, el último tramo del año pasado habría sido un buen momento, pero Zidane prefirió respetar los galones. Si el que llega ahí es Amancio, pone a jugar a todos los jóvenes desde el primer día. Y de eso habría salido algo este año.

¿Te gusta Vinicius?

Yo soy un entusiasta del gol, supongo que me viene de familia. Los que dicen que prefieren dar una asistencia a meter un gol es porque no tienen gol. A Vinicius le falta gol.