Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Fútbol infecto

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Fútbol infecto

Escrito por: La Galerna18 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Aunque estos días de virología no son buenos tiempos para la lírica inauguramos nuestro nuevo portanálisis de cuarentena recordando una de las frases intelectualoides más celebradas de don Jorge Valdano: "El fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes".

Una máxima que llueve como café en el campo de unas portadas de la prensa deportiva, que andan de información tan resecas y arrugás, como un billete de mil pelas perdido en el bolsillo trasero de tus vaqueros adolescentes. Y es que hablar de deporte sin deporte, con este virus que todo lo copa, es complicado incluso para nuestros cuatro jinetes del apocalipsis deportivo diario desde las primeras planas.

No todos pueden ser La Galerna.

El caso es que ayer, a su ritmo, sin estrés, se reunieron los grandes popes del fútbol europeo, reputados virólogos todos ellos, para decidir algo tan trascendental para la sociedad hoy como qué hacer con 22 tíos en calzoncillos pegando patadas a un balón. Y a las portadas les ha salido esto.

Por un lado, la cursilería ñoña, naif, repipi, de un Marca cuya intención, eso sí, aplaudimos porque comparte también con La Galerna la voluntad de sacaros, amigos galernautas, una humilde y esperanzadora sonrisa en estos aciagos días. Lo que ocurre es que les ha salido tan cursi como un repollo con lazo al filo de un atardecer ibicenco.

Hablar de esperanza, que es lo último que se pierde, para referirnos al balompié en unos días en los que salir a por provisiones sin ballesta es inquietante, podría parecer una frivolidad.

 

Nos gusta más el mensaje transmitido por Ouija Today. “El fútbol puede esperar”. Así es. Por mucha importancia que quieran darse en estos tiempos de crisis los gerifaltes del furbo que ayer, sin prisas, decidieron lo contrario.

Más allá de que algún talibán y no necesariamente de Afganistán, interprete el retraso de la Eurocopa al verano de 2021 como una prebenda mayestática para que los lesionados del Real Madrid tengan más tiempo para recuperarse, desde esta humilde atalaya portanalítica quisiéramos hoy detenernos en Rubiales.

Y es que Rubi dejó ayer una perla, pedrusco, perlón, que a nuestro modesto entender bien hubiera merecido algo de espacio privilegiado en las primeras planas de la meseta, y no tanta botita colgando de unos y los verdes pastos de otros.

Contundente y sin florituras, como cuando corría la banda del Levante, Rubiales descartó que el Barcelona fuera campeón de esta Liga sin jugar un partido más.

Lo que viene siendo una perogrullada que conviene aclarar antes de que Jota Jordi vaya corriendo a Canaletas en plena crisis del coronavirus y se quede allí solo.

Porque si es cierto que vivimos tiempo de mascarillas, más cara que nadie tiene el Barça , como publicó Sport y diseccionó con feroz bisturí La Galerna, que el mes que un club tenía intención de reclamar la Liga.

Mira chico, una cosa es que te den el campeonato porque así lo han decidido unos señores en un guateque con Tebas, Rubi, Ceferín, Cerezo, Gaspart e Infantino, y otra cosa es reclamar personalmente el campeonato y convertir por tanto tu dignidad en una hipoteca subprime.

Para disgusto de los gentlemen culés, estetas del tiki chapa y apologistas del fair play, la intención es otra.

La intención es jugar y acabar los campeonatos antes o después del 30 de junio. Sea como fuere ha tenido que llegar una pandemia para ver a los futbolistas jugar en Navidades o disfrutar de una semifinal de la Shempions en pleno veranito desde el chiringuito con una cañita, una de boquerones y un sol de justicia que no hay virus que resista.

De hecho Sport, que fue quien hizo saltar la liebre por la Ampurdá, escurre el bulto al tiempo que ilustra su portada a todo color con unos sonoros "Liga y Champions, sí; Eurocopa, no". Lo que no sabemos muy bien es que pinta Messi por ahí cuando todavía andan investigando su desaparición en Roma, Liverpool y Chamartín.

Nos quedamos sin embargo con Messi y Coutinho, el de los 150 kilos, dando tumbos por Baviera, antes de abrazar el nuevo culebrón central que propone el diario de Godó, Grande de España. Lo de Luiz Felipe promete ser peor incluso que lo de Marquinhos.

Si me apuran, podría ser más cansino que el Covid19.

Nos disgusta, eso sí, y a pesar de la línea dedicada por Marca, la ausencia de Don Lorenzo Sanz de las portadas de la prensa deportiva, especialmente, como no, de la madrileña.

El expresidente del Real Madrid permanece ingresado en la UCI por coronavirus.

Desde aquí toda nuestra fuerza, ánimo y cariño. Y esta entrevista galernauta como homenaje.

Pasen un nuevo feliz día confinados.