Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El señorío del Real Madrid

El señorío del Real Madrid

Escrito por: Patricio Cuadra14 enero, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Día 8 de enero de 2021, viernes. Con la comunicación por parte de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) desde el 5 de enero de la llegada a España de una borrasca calificada como profunda llamada “Filomena”, y el aviso de que Madrid era declarada como “zona roja” (no vean aquí connotación política alguna), el Real Madrid era obligado a viajar a Pamplona para enfrentarse en partido de liga contra Osasuna. El equipo estuvo atrapado dentro del avión unas cuatro horas antes de despegar, en unas condiciones climatológicas que yo no calificaré dado mi desconocimiento, pero que con carácter previo habían impedido aterrizar en el mismo aeropuerto al Athletic de Bilbao, aeropuerto que poco después del despegue del avión del Real Madrid fue cerrado al tráfico aéreo durante 24 horas para ir retomando, poco a poco, la normalidad. El partido se jugó y el equipo tuvo que quedarse en Pamplona ante la imposibilidad de volver a Madrid, cuyos accesos estaban cortados. Por parte de la organización de la Liga, se le propuso al Madrid volar hasta Valladolid y desde ahí regresar en autobús a Madrid. Hasta aquí, los hechos tal y como sucedieron, y ahora cómo debieron haber ocurrido desde mi perspectiva.

Avión Real Madrid Filomena

A la vista de la tremenda borrasca y con el equipo dentro del avión sin poder despegar, el club debería haberse negado a viajar, bajarlos del avión y que se volvieran a sus casas. Así, sin necesidad de levantar la voz, ni dar un puñetazo en la mesa, ni emitir blasfemia alguna contra nadie. Porque si al Real Madrid se le reconoce el señorío en gestos como ceder la maquinaria de las obras del Bernabéu para limpiar de nieve la capital de España, señorío también es enfrentarse a quien sea necesario para defender los intereses del club. Poner la otra mejilla no es señorío, y desde hace un tiempo, no sé el motivo, supongo que la mera envidia, el Real Madrid se ha convertido en el saco de boxeo de cualquiera que se quiera hacer notar, ya sea periodista, o miembro de cualquier competición que disputemos. No alcanza con que al final del partido de Pamplona Courtois haga unas declaraciones diciendo que: “Ha sido lamentable lo que nos han hecho, no somos marionetas que tenemos que jugar siempre”, porque encima esa queja, más que justificada, se enmarca en el contexto de un partido empatado y se imputa como un lloro motivado por el resultado. Me reitero en lo expuesto: igual que se rechazó el retornar a Madrid desde Valladolid en un autobús, por el riesgo a quedar atrapado en cualquiera de las carreteras que estaban cortadas, hubiera sido preferible impedir también el vuelo a Pamplona. Pero el esperpento no acaba aquí. Resulta que hoy, en Málaga, jugamos una de las semifinales de la Supercopa de España frente al Athletic de Bilbao. El equipo voló directo desde Pamplona, donde pasó un día entero sin entrenar, hasta la localidad andaluza y allí están desde el lunes. Con un calendario recargado de partidos, entre semana y casi de manera clandestina, la Real Federación Española de Fútbol organiza una competición en la que ni siquiera participa el campeón de la Copa del Rey del año pasado, porque la final no se ha jugado todavía. Y tampoco se juega, afortunadamente, en Arabia Saudí por razón de la pandemia.

El Sadar

Y sí, puede ser que ustedes estén pensando en el escándalo que se crearía si el Madrid se hubiera negado a jugar en Pamplona o si por razones de calendario renunciase a disputar la Supercopa, pero es que en lo que la institución del Real Madrid debe pensar con carácter primordial es en sus intereses, aparte de en el buen nombre del club como es obvio. Y señorío no es bajar la cabeza y tener que decir sí a todo por aquello del qué dirán. Señorío es defender al Real Madrid por encima de todo y frente a todo sin ningún tipo de complejo, porque desde pequeño a mí me enseñaron que los complejos están en otras aceras que no son las de la Avenida Concha Espina.

 

Fotografías: Getty Images.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Letrado y aprendiz de escritor y @cuadrablanco en las redes sociales. Sarcástico, curioso, paladín de la oratoria, la ortografía y la gramática. Deportista, amante del café y de un buen gintonic. Siempre del lado de la defensa de la justicia social. blog: patriciocuadrablanco.blogspot.com

9 comentarios en: El señorío del Real Madrid

  1. Nuestro Real Madrid sufre dos patologías de carácter terminal:
    La primera es la propia directiva con el Sr. Pérez al frente que quizás por motivos particulares no defiende ante los organismos pertinentes a nuestro Real Madrid.
    Para exponer la segunda se hace necesario ver el resultado final que cosecha el equipo al término de la presente temporada
    HALA MADRID Y NADA NI NADIE MÁS

  2. No me parece que sea la envidia ,o principalmente la misma, la base propulsora para que el Real Madrid sea el saco de boxeo. Lo Mas nocivo para el madridismo es que se trate de una cuestión socio-política. Es una leyenda urbana o un relato fantástico que se ha ido arraigando empeñándose en convertir al Real Madrid , y a ojos de la opinión pública, en el “equipo del régimen”. De tal guisa que el puteo al Madrid es aceptado como “la” muestra de democracia. La cosa es grave, muy grave. Tanto para el Real Madrid como para la democracia (real).

  3. Estoy parcialmente de acuerdo con el conjunto del texto.

    Totalmente en que el equipo no debería haber siquiera cogido el autobús al aeropuerto. Primero mal el Real Madrid, pero aún peor AENA. El escándalo sería sonado, pero hubiese señalado a los auténticos responsables del asunto, los que no tienen cohartada y mucho más poder que Tebas.

    No estoy de acuerdo en lo de renunciar a la supercopa del campeón de liga contra los tres segundos de competiciones varias. Hay que ganar todo.

  4. La inquina al Real Madrid sostenida por la envidia solamente se dio hasta el villarato. A partir de allí hay algo más, como dice Floquet. Algo que lleva muchísimos años debilitando al club, que es tan grande que aguanta como un jabato. Pero le hace mella.
    Ayer, en el Telediario de la noche de la 1, pusieron una entrevista con el ínclito Tebas. Pero no se molestaron en hablar con alguien del club para ofrecer su versión ¡faltaría más! Y ahora, me pregunto ¿hubiera servido de algo hablar con alguien del club? Porque si es el Buitre, apañados estamos. Y así siempre. No podemos seguir con esta política de comunicación, nos hace daño y nos debilita.
    Y estoy completamente de acuerdo con la descripción que se hace de lo que es el señorío (así me lo inculcó mi padre); señorío no es lo que los medios antimadridistas dicen que tiene que ser y los madridistas incautos tragan y asumen.

  5. Un apunte a tu artículo. El Real Madrid no hubiera podido viajar desde Valladolid hasta Madrid en autobús, por la sencilla razón de que la circulación estaba prohibida para camiones y autobuses en ese tramo a causa del temporal. Detallitos...

    1. He leído a antimadridistas hasta escribir que podían haber hecho el trayecto Madrid Pamplona por carretera, dando a entender que la culpa de quedarse más de 4 horas en el avión era del propio club.

      Es evidente que a Mas de uno así le hubiera gustado. El equipo bloqueado en la carretera, congelado y/o atacado por lobos...

  6. Grandisimo articulo y es lo que llevamos denunciando todos los madridistas, desde hace mucho tiempo. alguien que nos defienda pero de todos los enemigos que tenemos. desde los estamentos que no nos respetan y toda la prensa antimadridista que es el 90 por ciento de este pais. y yo digo a nuestro presidente y por que lo consiente y nadie levanta la vos cuando todas las temporeadas nos mangan la friolera de mas de 20 puntos alguien me lo puede explicar este silencio del club por que yo no lo entiendo

    1. A mí la razón de ese silencio me suena a los intereses de la empresa del máximo dirigente del club, que, casualidad, casualidad, depende en gran medida de las decisiones políticas de los gobiernos de turno. Y ya sabemos de quién dependen los gobiernos de turno desde hace ya muchísimo tiemo (más bien demasiado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram