Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Señorío versus seny

Señorío versus seny

Escrito por: Jorge Garcia Vela8 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En la rebelión contra el “señorío” ad hoc que el antimadrisimo lleva décadas intentando imponernos, desde la época de Luis de Carlos, se creó una corriente madridista que demostraba la falacia de tales postulados.

Ese falso señorío consiste, básicamente, en una serie de reglas que sólo valen para el Real Madrid, para la inacción de nuestro club. Es decir, que por ser los más ricos, los más prestigiosos, los que más éxitos y los que más títulos conquistamos, tenemos que soportar con estoicismo que nos roben, humillen, violen, lancen injurias y vilipendien, poniendo sonrisas a todos, justificando esas acciones y quitándoles importancia.

Lo peor de esto es que gran parte del madridismo compra esta mercancía averiada en honor a un pasado que ni se molestan en conocer, confundiendo el señorío con una idea de caballerosidad y generosidad casi condescendiente, en vez de con su verdadero sentido, “el que manda”, siempre con mesura y sentido común. Un madridismo sumiso que tuvo un guía intelectual en un caballo de Troya culé llamado Jorge Valdano.

El señorío que valoran los antimadridistas y madridistas despistados es el de la no confrontación, la ausencia de protestas y quejas y el sufrido estoicismo y, sin sonrojo, citan a Bernabéu como ejemplo, nuestro eterno presidente, ¡que fue célebre por sus encontronazos con el régimen, varios de sus dirigentes y con la FIFA!

Si un entrenador del Real Madrid se queja de los árbitros es falta de señorío. Si un entrenador del Barcelona se queja no ya del fallo, sino del acierto de los árbitros porque le perjudican es un ejemplo de seny… Esto han llegado a comprar algunos madridistas…

El antimadridismo valora mucho el seny culé, algo lógico. Un equipo tan acomplejado históricamente como el Barcelona siempre ha sentido un odio visceral a nuestro club y un impulso incontrolable por injuriarnos, calumniarnos y darnos lecciones, algo que se sublima cuando tienen algún éxito, aprovechando el momento como altavoz, ya que al fin y al cabo es lo único que parece justificar su existencia: intentar acabar con el Real Madrid, su oscuro objeto de deseo y causa de su complejo. El Barcelona ha intentado, a través del desprestigio del prójimo, lo que no ha tenido narices de ganar en el campo. Ha intentado manchar nuestra reputación para defenderse de todas sus tropelías y las de sus presidentes, demostradas fuera del campo. Pero claro, hay clases y clases.

Ya lo dijo Laporta, que si el Real Madrid no existiera habría que inventarlo, y es que en su época, con el nuevo tótem filosófico culé en el banquillo, Pep Guardiola, que se puso a miccionar colonia de tal manera que dicen las malas lenguas que todas las muestras de imitación de perfumes que podemos encontrar en “los chinos” llevan el sello “Pep”, tuvimos una master class de todo esto que comento. Las lecciones morales, la falsa humildad, los menosprecios, los consejos para ser más humildes y tener más “valors”, la transformación en “gremlin” de Xavi Hernandez, que de tipo prudente tornó en jardinero fiel... Ahora veremos si se repite con Luis Enrique…

Y es que muchos culés tienen un incontenible tic, como John Travolta y su peine en “Grease”, sólo que ellos sacan su tarrito de “Nenuco” cuando se menciona a Guardiola en cualquier trivial conversación para gasearse el cuerpo con sus agradables efluvios y así, una vez adecentados, disponerse a dar lecciones…

El señorío que hay que evitar es ese que nos lleva a callar cuando vemos que la Federación o la UEFA se ríe de nosotros, cuando los árbitros nos perjudican o cuando nos injurian desde todos lados. Es ese que nos lleva a renunciar a fichajes para no incomodar a sobrevenidos clubes antimadridistas como el Valencia o a hacer pactos de no agresión que solo benefician a una de las partes, como ocurre con el Atlético de Madrid, otro club cómodo en su antimadridismo. Porque esto nos perjudica y beneficia al antimadridismo, ese que desea este comportamiento pero jamás lo aplaudirá, ya que guarda fuerzas para apoyar o procurar justificar fichajes fraudulentos como el de Neymar o estafas a Hacienda. Señorío versus seny.

Es por ello que recordaremos que Don Santiago Bernabéu era un azote de antimadridistas. No mercadeaba con nada que tuviera que ver con el club ni cedía lo más mínimo ante los ataques, manteniendo siempre la dignidad de la institución y el orgullo del escudo, si bien cuando era menester demostraba la máxima caballerosidad y generosidad. Bernabéu, Di Stéfano, Juanito, Goyo Benito, Hugo Sánchez y tantos otros: poco tenían que ver con ese señorío inane, temeroso y acobardado que desean nuestros rivales para nosotros.

No olvidamos esto porque demuestra la falacia del señorío que pretende imponer el antimadridismo, pero aún olvidamos menos que, efectivamente, el Real Madrid es el club más caballeroso del mundo, sin lugar a dudas, sin necesidad de repartir carnets ni dar lecciones a los demás.

No es de extrañar que los dirigentes del Manchester United se quedaran perplejos, fascinados y sorprendidos ante el trato dispensado por el Real Madrid cuando el 6 de febrero de 1958 murieron 23 personas, 8 de ellas jugadores de la primera plantilla del equipo británic,o en un accidente de avión al estrellarse el Airspeed  Ambassador en aeropuerto de Munich, un hecho que conmocionó al mundo. Muchos mostraron sus condolencias, pero fue el Real Madrid el que volvió a marcar las diferencias teniendo un comportamiento sencillamente ejemplar, entregándose por completo a uno de sus rivales más pujantes en Europa, pero con el que había una relación excepcional. Bernabéu y Saporta no escatimaron ayuda ni homenaje alguno, se invitó con los gastos pagados a veranear en España a todos los jugadores del club inglés, realizaron un tapiz en honor a los fallecidos y se creó la Copa de la Amistad corriendo el Real Madrid con todos los gastos a modo de tributo. Por si fuera poco, Bernabéu  puso la propia plantilla madridista a disposición del Manchester hasta que recompusieran el equipo.

Si el Real Madrid mostraba su apoyo y solidaridad con el Barcelona por el cierre de su estadio por la dictadura de Primo de Rivera, en honor al verdadero señorío, el club catalán ponía todo de su parte para que nuestro equipo no pudiese participar en el Campeonato de Cataluña, cuando la competición nacional fue suspendida por la Guerra Civil, siendo el único equipo que se opuso a ello, en honor del seny.

El antimadridismo se ofende porque Cristiano se señala un muslo tras meter un gol, porque va en contra de no sé qué señorío, pero se lima las uñas y se va de cañas antes de ir a ver a Messi al juzgado por sus “problemillas” con Hacienda, a darle apoyo y aplaudirle un rato. Supongo que serán las confusiones y diferencias entre el señorío y el seny.

Nuestro querido Real Madrid demuestra su señorío con cosas sin importancia, por ejemplo apoyando y ayudando a equipos y aficiones que nos ultrajan, insultan e incluso apedrean en ocasiones. Cuando la Real Sociedad, con tremendos problemas económicos, quiso celebrar su centenario por todo lo alto y quiso contar con el Barcelona (ya sabéis, los del seny) vio sus intenciones frustradas porque los culés se negaron a rebajar su caché. Acto seguido probaron con el Real Madrid, ese club que tantos odios despierta, y los blancos aceptaron jugar gratis en un generoso gesto que ustedes juzgarán si merecían… El Madrid no solo no cobró su caché, sino que hizo que la Real Sociedad ganara dinero en tan señalada fecha para ellos.

El Barcelona, para poder presumir del seny con el que luego da lecciones, le pidió 3 millones de euros a la Real Sociedad, el 20% del presupuesto del club para ese año, que como dije tenía importantes problemas económicos. Comparen lecciones y actuaciones. Señorío versus seny.

No fue el único gesto madridista con la Real Sociedad. Juan Gómez “Juanito”, el jugador madridista más odiado por la afición txuri urdin, a pesar de haber recibido desde la grada todo tipo de insultos y desprecios en los duelos entre los dos equipos, se puso a la cabeza y organizó él solo, llamando a todos los capitanes de Primera División, un partido para homenajear a Sagarzazu, ex jugador de la Real Sociedad que perdió la vida a causa de un derrame cerebral.

En cambio,  veamos la actuación del equipo del seny cuando Alberto Ormaetxea, el entrenador más laureado del equipo donostiarra, murió y los culés se enfrentaron a la Real en el Camp Nou. Como del Barcelona no salió la iniciativa, los dirigentes de la Real Sociedad solicitaron un minuto de silencio para homenajear a su icono, pero el club catalán se negó (con mucho seny, ya saben, ese con el que dan lecciones), alegando que los estatutos no permitían semejante tropelía… Todo esto lo contó Oier Fano en un magnífico artículo llamado “Un club señor y un club mezquino”.

También se comenta que al homenaje que el Sporting de Gijón dio al mítico “Quini” en 1987 tuvo que asistir el Real Madrid, ese club al que allí gritaron  “Así, así, así gana el Madrid”, porque el Barcelona no quiso participar sin cobrar… Un Barcelona que ya montó un lío en 1984 en otro homenaje a “Quini” cuando su presidente, José Luis Núñez, vetó a Maradona, que militaba en el Nápoles, lo que enfadó y disgustó al homenajeado…

nunez

Muchos otros equipos han pedido ayuda al Real Madrid debido a sus problemas económicos y otros no necesitaron pedirla: en ambos casos, los madridistas acudieron a la llamada, sin dar lecciones, pero con verdadero señorío. El Deportivo de la Coruña y el Real Oviedo, que atravesaban una situación económica crítica, recibieron el auxilio madridista: los primeros con la participación gratuita en el Teresa Herrera -lo que llevó a su presidente, Augusto César Lendoiro, a pedir una ovación para nuestro equipo-, y los segundos recibiendo los beneficios de un amistoso, dinero donado y el regalo de una camiseta de Iker Casillas para ser subastada… A este señorío sin presunción que poco se publicitó en los medios se contrapone el venerado seny del club que ficha ilegalmente a jugadores menores de edad, acto que ha merecido sanción FIFA al equipo de las lecciones de Barrio Sésamo. Los que callan sobre los fichajes a menores de edad por parte del Barcelona ponen el grito en el cielo por el fichaje de Odegaard. Señorío versus seny.

Además, para seguir demostrando su seny, prefieren suplicar que se ceda el Bernabéu para jugar finales de Copa del Rey y así dar a sus aquelarres nacionalistas mayor poder simbólico, todo para regocijo de dirigentes catalanes y del Fútbol Club Barcelona. Porque ya se sabe que hacer calvos al Rey, insultarle, faltarle al respeto, pitar el himno y a la bandera, no es falta de educación ni ausencia de seny, es libertad de expresión. Señorío versus seny

Nuestro verdadero señorío vuelve a emerger de forma natural con las desgracias. Así, con el trágico terremoto en Lorca, en 2011, el Real Madrid acudió raudo a jugar un amistoso para recaudar lo máximo posible para las víctimas. Otros, en cambio, se limitaron a felicitar en catalán con un bochornoso “Anims Llorca”, porque ya se sabe que la verdadera educación debe ser en catalán…

En Bilbao no somos muy bien recibidos, pero cuando el Real Madrid de baloncesto fue allí a jugar contra el equipo del ex-madridista Álex Mumbrú -el Bilbao Basket, equipo a punto de desaparecer- les apoyaron y honraron con un pasillo de homenaje por su difícil situación. Sin necesidad de dar lecciones, eso también es señorío.

Reivindicamos el señorío auténtico de la mano de Bernabéu y su ejemplo, el de verdad, no el inventado por antimadridistas, y en contraposición vemos la reivindicación del seny en un club que no ha tenido un