Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis Gestión
El Real Madrid en la lucha contra el Covid

El Real Madrid en la lucha contra el Covid

Escrito por: Tomas J.Rubio22 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La solidaridad del Real Madrid es el mejor de todos sus trofeos

El jueves pasado ante el Villarreal, en el estadio Di Stefano (gracias por todo, Don Alfredo), el Real se proclamó campeón de Liga por trigésimo cuarta vez en su historia. Cualquiera que me conozca personalmente o vía RRSS sabe que ganar esta Liga, o la Champions, desde que se desató esta trágica pandemia me ha importado entre cero y nada, entre un pimiento o un plato de repollo. Nada es más importante que la vida de las personas.

Sumará en el palmarés del club y será recordada como una de las Ligas más difíciles de ganar por las circunstancias y, deseo sea la única, como las más extraña y dura de todas. Algo me he alegrado, por supuesto, pero sin algarabías, con mi mujer, en casa y achispado. Eso sí, esta vez moderadamente achispado porque ha sido muy triste lo vivido estos meses. El recuerdo de los que ya no están ha pesado mucho y ha estado muy presente. Diré más, incluso: de darse la campanada en el Etihad ante el prescrito dopaje financiero del Manchester City (el petróleo es mi pastor, nada me falta), y terminar alzando la decimocuarta Champions en Lisboa, la celebración y el sentimiento seguirán siendo los mismos.

Aun logrando un hipotético doblete (más la Supercopa de España), lo que sería una de las mejores temporadas del club de toda su historia, estos títulos quedarán a años luz del título más importante que ha logrado el club esta temporada y del que todo madridista debería sentirse más que orgulloso. Y éste sí que lo celebro como se merece. No tiene asas ni base, ni lleva inscripción. No estará expuesto en el museo, no habrá video de Florentino colocándolo con mimo, no figurará en el palmarés, pero sin duda es el más importante. El Club se ha erigido durante esta tragedia como el más solidario y comprometido. Y además con muchos cuerpos de ventaja sobre el siguiente.

El Club ha vuelto a demostrar que el señorío no es una palabra vacía y que nuestros valores, con los que vivimos y los que tenemos para con la sociedad, ya sea madridista o no, es lo que mejor nos define y nuestra mayor virtud. Así, a los diez días de decretarse el confinamiento, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, hacía pública una gran donación de material sanitario. La cual, según Europa Press, pudo ascender a 350.000 €.

Apenas dos días después, el CSD y el club, a través de sendos comunicados, hacían público que el estadio Santiago Bernabéu se convirtiera “en centro logístico para el aprovisionamiento y distribución de insumos sanitarios estratégicos dirigidos a la lucha contra la pandemia del COVID-19". El Club puso a disposición de manera altruista el Bernabéu, que estaba en obras (asumiendo todos los gastos, lo cual no habrá sido una cuantía baladí), al servicio de la sociedad.

No se puede olvidar la solidaridad de la Fundación Real Madrid en estos duros días con diversos proyectos, vía donaciones anónimas, o con subastas benéficas como por ejemplo la que se realizó conjuntamente entre La Galerna y la propia Fundación. El señorío, la solidaridad y el compromiso social del club no terminan aquí.

A nivel autonómico se unió, junto con el Atlético de Madrid, a la campaña solidaria ‘Madrid x Madrid’. Una campaña destinada a los más necesitados en estos días. Incluso a nivel europeo el Club, junto a Inter de Milán y Bayern de Munich, han organizado para 2021 la “Copa Europea de la Solidaridad” . Tres partidos a disputar en los tres países de origen de cada club, Italia, Alemania y España, cuya recaudación íntegra irá destinada a la compra de material sanitario. Faltan por definir las fechas en las que se disputará porque se quiere que haya público para que la ayuda económica sea la mayor posible.

A nadie debería sorprender que los efectos económicos de esta maldita pandemia en el Club hayan sido y vayan a ser mayúsculos  Los nulos ingresos vía estadio (ticketing, explotación de palcos..), las tiendas y el museo cerrados casi tres meses, la pérdida de patrocinios y/o la renegociación a la baja de algunos de estos, menor explotación de la U televisiva, cancelación de giras y amistosos, etcétera, suponen decenas de millones de euros que no se van a ingresar. La excelencia y pulcritud en la gestión económica que impera desde hace años en el Real va a permitir que, pese a esta cuantiosa disminución de ingresos, el club no presente pérdidas económicas en este ejercicio.

Este impensable extremo fue confirmado por el propio Florentino Pérez en El Transistor la noche del alirón. Al hacer mención a los futbolistas dijo que, gracias a su buena voluntad para reducirse el salario, el club no presentará pérdidas este ejercicio. Una reducción que consistió en el 10% para las dos primeras plantillas de fútbol y baloncesto, y para parte de los principales ejecutivos del salario anual si se reanudaban las competiciones, como felizmente para el fútbol y para el Club ha sido.

Esta reducción fue alabada incluso por el Comité de Empresa del Club, ya que permitió no tener que aplicar ningún ERTE a ningún trabajador, deportivo o no deportivo, lo que en la modesta opinión del que escribe hubiera sido vergonzoso. Los clubes a los que se les llena la boca hablando de valores, Mès que un club, equipo del pueblo y demás, deben estar al lado de los suyos cuando vienen mal dadas, especialmente del de aquellos que menos dinero ganan. Deben demostrar que esos valores que profesan y de los que se enorgullecen no son meros eslóganes publicitarios huecos sino las líneas maestras y rojas que marcan la forma de actuación del club. Es en estos momentos cuando se ve la talla moral de cada uno.

Una reducción salarial que no fue, además, la mayor de entre los clubes grandes, aunque desde ciertos sectores mediáticos alineados con el Mès que un club así lo manifiesten. Un ahorro total en términos económicos de algo menos de 40 millones de euros. Respetar todos los años la famosa y criticada (incluso por algunos madridistas) escalera salarial ha ayudado y mucho en estos momentos. Vean si no como clubes españoles que pagan por encima de lo que se pueden permitir, que incluso pagan multas de hacienda a sus estrellas, han tenido que recurrir a reducciones salariales mayores, ligadas a la duración del Estado de Alarma, tanto en porcentaje como en cuantía total. Llegando además al extremo de que el Estado se tuviera que hacer cargo de parte de las nóminas de la mayoría de sus trabajadores no deportivos, mileuristas en muchos casos. Los defensores a ultranza de “todo el dinero en el campo y no en el banco” han de reflexionar.

Al contrario que los jugadores, y como no podía ser de otra manera, el abonado del Real no se ha visto afectado económicamente. Al haberse tenido que jugar estos partidos a puerta cerrada por orden sanitaria, el abonado perdió la posibilidad de asistir a los seis partidos restantes de Liga y, remontada mediante, a dos posibles partidos de Champions. A principios de junio se hizo pública la compensación para los abonados con tres opciones, 25% a devolver en cash, 25% de descuento para el abono de la siguiente temporada o, la posibilidad del abonado de renunciar a dicha compensación en favor del club.

Salvo las compensaciones del Getafe y Leganés, que han regalado el abono de la siguiente temporada, la del Real ha sido la mayor compensación y con las mejores condiciones. Por comparar, el Barça devuelve el 25% a partir de septiembre pero cobrará el nuevo abono en agosto, y el Atlético compensa con el 20% pero sólo como descuento en el abono de la siguiente temporada. Esta compensación ha tenido un coste, en el supuesto de que todos los abonados pidieron el cash, de entre 8 y 10 millones de euros, y los pagó en los días inmediatamente posteriores al anuncio. Además, se anunció que el cobro del abono se posponía hasta que haya más claridad sobre cuándo, cómo y cuántos los aficionados puedan volver a los estadios.

El club no se ha detenido aquí sino que ha ido más allá. Cuando se vislumbraba la primera oportunidad para ganar la Liga, emitió un comunicado apelando al sentido común y a la responsabilidad de los madridistas, para que en caso de alirón, no acudieran a La Cibeles a festejar el título para evitar aglomeraciones y posibles contagios.