Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El (cercano) fin del fútbol europeo

El (cercano) fin del fútbol europeo

Escrito por: Jesús Vega25 agosto, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No hace tanto tiempo, ni siquiera hay que peinar canas para recordarlo, las ligas americanas competían en situación casi de igualdad con las europeas. Las inmensas canteras de jugadores fundamentalmente sudamericanos alimentaban sus ligas, vistosas y competitivas. Solo aquellos futbolistas que destacaban mucho saltaban el charco para jugar en las ligas europeas. Quizá recuerden, como muestra vale un botón, que en el palmarés de ganadores de la Copa Mundial de Clubes de la UEFA (anteriormente Copa Intercontinental) alternaban clubes europeos y americanos, sin que hubiese un predominio avasallador por parte de ninguno de los continentes.

Todo cambió en el siglo XXI. Las frecuentes y sucesivas crisis económicas de los países latinoamericanos, las inmensas inversiones (derechos audiovisuales y patrocinios) en las ligas europeas, la sentencia Bosman (que normalizó, aún más, la movilidad de los jugadores anteriormente extranjeros) y la globalización audiovisual del fútbol (que llevó cualquier partido a cualquier rincón del mundo) potenciaron el fútbol europeo a unos niveles nunca vistos anteriormente. Y claro, la capacidad económica eleva las oportunidades: los clubes habituales de la Champions pudieron atraer, ya sin ninguna dificultad, los mejores jugadores del mundo, a edades cada vez más tempranas. La calidad atrae el dinero y el dinero retiene la calidad.

Ronaldinho psg

Como conclusión, los países americanos seguían siendo capaces de generar grandes jugadores pero al mismo tiempo sus ligas se debilitaban, porque estos acudían al llamado del dinero y del prestigio europeo. Revisen, si les apetece, la evolución de la Copa Mundial de Clubes en los últimos años en que han campeonado casi invariablemente Clubes europeos.

La calidad atrae el dinero y el dinero retiene la calidad

El dominio del fútbol europeo parecía tan incuestionable como imperecedero. Quizá, quizá, la única voz de alarma se elevó con la propuesta de la SuperLiga (de la que el máximo promotor es/ era Florentino Pérez, Presidente de ACS). Pues bien, de imprevisto, nos damos cuenta de que la SuperLiga ya está aquí. Pero no se va a jugar en los campos europeos, sino en los árabes. Y hay mucha gente que todavía no se ha dado cuenta de que es una iniciativa que tiene muchos visos de hacerse realidad.

Hay muchos argumentos que me hacen pensar así:

  • Economía.- Los clubes europeos están prácticamente en la bancarrota. La mala gestión, la falta de previsión y el déficit de visión estratégica los ha llevado a ello. Por el contrario, Arabia Saudí cuenta, prácticamente, con un pozo casi sin fondo de recursos económicos para financiar sus clubes. Un pozo de petróleo.

 

  • Visión.- Los burócratas de la UEFA no la tienen. Inmovilistas, no son capaces de ver ninguna amenaza, de Arabia o de la Kings League, que tanto me da, porque su soberbia y su naturaleza política se lo impide. ¿Hace falta recordar que Rubiales es vicepresidente de la UEFA? Por el contrario, Arabia sí tiene una visión: lavar la imagen de un país y de un dirigente que tienen ambiciones mucho más allá de la economía y del fútbol. Tener un proyecto que cuente en el escenario internacional requiere tener visibilidad y peso en el concierto internacional. Y generar alternativas para cuando el petróleo se acabe, por agotamiento o porque salga alguna energía alternativa viable.

 

  • Intereses geoestratégicos.- Todos quieren matar a Europa como centro de poder. Incluyendo a los europeos, que somos incapaces de dar respuesta común a las amenazas que provienen de Estados Unidos, China, India, Rusia y, ahora, Arabia Saudí. La incapacidad de Europa de plantear un modelo productivo viable, la escasísima tasa de natalidad y el creciente, y esclerotizante, peso del poder público en las esferas privadas provocan que seamos el máximo candidato a ser asesinado en el tablero de Cluedo mundial. Arabia Saudí pretende ser el líder de los países musulmanes y los pujantes países africanos para tomar nuestro lugar. Más pronto que más tarde.

Hay quien dice que la iniciativa de SuperLiga árabe será como las anteriores: la norteamericana de los años 80 o la china de los años 2000. Tuvieron un efecto tan efervescente como poco exitoso. Les garantizo que no será así. El fondo que maneja la iniciativa árabe de potenciar su Liga cuenta con 620.000 millones de dólares. Sí, han leído bien, 620.000 millones de dólares.

El fondo que maneja la iniciativa árabe de potenciar su Liga cuenta con 620.000 millones de dólares. Sí, han leído bien, 620.000 millones de dólares

¿Qué podemos hacer en Europa para defender nuestro fútbol (si es que queremos)? Primero y más fundamental: aislar al máximo la iniciativa. Para ello, considero clave no permitir la entrada de los clubes árabes en la UEFA Champions League. Serán un caballo de Troya. Aunque no soy optimista: parte de los recursos del fondo anteriormente mencionado se utilizarán en el soborno de los que son fácilmente sobornables (no hace falta recordar cómo Qatar consiguió su Mundial, ¿no?). De hecho, ya estábamos presenciando como los clubes estado (muchos de ellos financiados en la península arábiga) se hacían con los mejores jugadores, con clubes irrelevantes que hacían campeones después de unos pocos años y de una enorme inversión. Ante la inacción de casi todo el mundo.

Ceferin Catar

Segundo, aguantar. Esperar que la iniciativa árabe empiece a mostrar la fragilidad de sus costuras. El dinero es muy importante, pero no lo es todo. Los más mayores tenemos nuestros equipos tatuados en la parte más profunda de nuestros seres. Los más jóvenes no tanto, vean el seguimiento de la Kings League. La carrera de las emociones sigue siendo de largo recorrido.

Por último, renovar. Recuerdo un Presidente de la RFEF (no el macarra y sobón que se niega a dimitir, uno anterior) que decía que no había que tocar las normas del fútbol porque había nacido perfecto. En fin… El fútbol mola, pero está anticuado. En riesgo. De igual manera que las series han matado al cine y a las series las está matando TikTok. Hay que plantearse ideas renovadoras, frescas, imaginativas que devuelvan al fútbol europeo a su lugar. Ahora que estamos a tiempo. Y a pesar de no haber previsto la acometida árabe.

Hay que plantearse ideas renovadoras, frescas, imaginativas que devuelvan al fútbol europeo a su lugar. Ahora que estamos a tiempo. Y a pesar de no haber previsto la acometida árabe

¿Y todo ello para qué? Para que dentro de unos años no contemplemos, como hacen nuestros hermanos latinoamericanos, los partidos de unas competiciones que no son las nuestras con nostalgia y envidia.

 

Getty Images.

Jesús Vega
Professional speaker & Business Angel. Escritor. Colaboro con la @cope y @ondacero

4 comentarios en: El (cercano) fin del fútbol europeo

  1. A mi la liga árabe me parece una excentricidad. Lógicamente cuando metes dinero levantas un interés inicial pero va a ser difícil que puedan mantenerlo. Al final lo importante es el espectáculo. Eso es lo que ha hecho grande este juego, eso y la rivalidad entre franquicias históricas luchando por título antiguo y muy prestigioso como es la copa de Europa. ¿A quién le importa la liga árabe? ¿Qué espectáculo van a ofrecer? Por desgracia se juega igual de mal en casi todo el mundo, es uno de los motivos de la decadencia de este deporte. Apenas hay tres o cuatro equipos que hagan algo digno de ver todas las semanas y a donde no llega la calidad lo hace la fidelidad a unos colores pasada de padres a hijos. ¿Pero qué hay de todo esto en el fútbol árabe? Nada. Dejemos que disfruten con su juguete nuevo. Ya perderán el interés. Obviamente esa cantidad de dinero altera los polos de poder y el efecto consiguiente debería ser subir las clausulas de rescisión. Pero poco más. Arabia se convertirá en retiro dorado de los jugadores que ya lo hayan dado todo en Europa y en los que acaben sus contratos y quieran ganar más, pero hay antídotos para eso. El caso de Veiga, para mí, no es sintomático. El fútbol europeo se enfrenta a otros problemas más importantes como la saturación de partidos, la impericia de sus dirigentes y la pérdida de espectáculo que ha terminado por alejar a las generaciones más jóvenes.

    1. Hace 40 años, los videojuegos eran una excentricidad. Hace 30 años, internet era una excentricidad. Hace 25 años, los teléfonos móviles eran una excentricidad. Hace 5 años, la inteligencia artificial era una excentricidad.

      Hace 20 años pagar un servicio para ver la Premier, la Serie A, la NBA o la NFL era una excentricidad. Hoy hay mucha gente que sigue deportes que se juegan a miles de kilómetros sin más problema que no asistir a estadios tan acogedores como los de la liga española, dónde no se puede acudir al estadio con la camiseta del equipo visitante...

      1. Hola. Son cosas distintas. Estoy descuerdo en lo de las camisetas, de hecho, para quién no lo sepa lo que hace el FCB es ilegal. Si un aficionado demanda va a ganar. En lo otro no lo veo igual. Si me hablas de Superliga tengo claro que va a ser el futuro pero la liga árabe acabando con el fútbol europeo…

  2. Me ha gustado el fondo de este escrito. Me parece que no va desencaminado.
    Lo cierto es que, por lo que sea , diferentes motivos -a veces- e, incluso, algunos difícilmente reconocibles, las cosas cambian. Es la vida y la historia misma. Los imperios, de todo tipo, caen y aparecen otros nuevos.
    Uno , desde sus limitadas posibilidades, "admira" el aprendizaje histórico de los USA con su enconada pugna para no caer y por mantener el imperio. No entro a juzgar cuestiones éticas, ningún imperio lo ha sido gracias a ellas.

    No quisiera irme excesivamente por las ramas, lo que estoy tratando de explicar es que Europa, no ya el furgol europeo, el viejo continente ha dejado de serlo. Ha muerto (como potencia y como referente moral). Y ya sí ponemos la lupa en Espanya...ni te cuento.
    Florentino, el visionario , lo advirtió ...quizás demasiado tarde. Un obstáculo para que el intento de reacción hubiera podido prosperar, en beneficio de todos, es su etiqueta blanca; distintivo inadmisible para el antimadridismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram