Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Dos entornos venenosos

Dos entornos venenosos

Escrito por: Antonio Vázquez21 octubre, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Quiero plantear un ejercicio que quizás sea repetitivo, pero no por ello deja de ser enriquecedor. Pongámonos en la piel de una persona que ha eliminado de su memoria los últimos diez años, un futbolero sin contexto reciente que, para ponerse al día de la actualidad de su deporte favorito, decide asomarse a la prensa deportiva y a las redes sociales. ¿Sería fácil para el ‘señor descontextualizado’ saber qué equipo lleva dominando el fútbol en la última década tras unas horas de lectura, escucha y visualización de las (pocas) informaciones y las (infinitas) opiniones a su disposición? A mi parecer, sería complejísimo. Debería comenzar por los historiales de las distintas competiciones y comprobar el hecho objetivo; quién ganó. En este caso, el Madrid es sin duda el triunfador inapelable. Pero la realidad se deforma contaminada por una corriente de opinión que plaga de reproches lo que tenga que ver con el 14 veces campeón de Europa, mientras se afana en encontrar motivos para el optimismo cuando se trata de su gran rival, el F. C. Barcelona. Tras unas horas de consumo de prensa deportiva (y redes) puedes llegar a pensar que es en el Bernabéu y no en el Camp Nou donde se está en plena travesía por el desierto.

Hombre leyendo prensa

En los últimos años se ha dado un fenómeno que raya lo paranormal. Nunca una entidad que encadenó tanto éxito fue más vituperada, y nunca una que concatenó tamaña cantidad de errores ha sido tan vitoreada. Mientras el Madrid disfruta de uno de los mejores momentos de su legendaria historia a nivel institucional, financiero y, por supuesto, deportivo, su reverso azulgrana afronta un presente y un futuro cercano envuelto en tinieblas. La deuda barcelonista es descomunal tras años de dilapidar dinero en inversión deportiva, como única reacción a la hegemonía merengue. Además, no se ha comenzado la urgente reforma de un estadio muy desvencijado. Y no desvencijado al estilo turístico lisboeta, sino más parecido a una ruina con atractivo histórico como Pompeya.

Nunca una entidad que encadenó tanto éxito fue más vituperada, y nunca una que concatenó tamaña cantidad de errores ha sido tan vitoreada. Mientras el Madrid disfruta de uno de los mejores momentos de su legendaria historia a nivel institucional, financiero y, por supuesto, deportivo, su reverso azulgrana afronta un presente y un futuro cercano envuelto en tinieblas

Siempre me he rebelado contra lo que se denomina el entorno del equipo, que no es otra cosa que la opinión publicada, antes solo profesional y ahora abierta a todo el mundo a través de las redes sociales. Aunque no hay equilibrio de fuerzas, pues el enorme poder de los medios condiciona en buena parte a los seguidores. Existen innumerables pruebas de lo tóxico que resulta ese entorno del Real Madrid, aplicando un perpetuo e implacable rasero hipercrítico, que exige perfección y machaca incluso cuando, como la temporada pasada, se está cerca de alcanzarla. ¿Alguien imagina la escandalera mediática que supondría la condena a un segundo o tercer plano de leyendas del Madrid, de la casa para más inri? No hace falta elucubrar demasiado, porque hay ejemplos recientes, con ruedas de prensa dedicadas casi en exclusiva a ametrallar al entrenador de turno con preguntas sobre esos veteranos. Solo el entorno del Madrid es capaz de inventar chorri-polémicas sobre cualquier aspecto, por más nimio que este sea. Así se ha elevado a la categoría de debate periodístico auténticas memeces como si la Champions era más importante que la Liga o si el campeón de Europa es siempre el que más lo merece.

La intérprete

Al Madrid le rodean fiscales inclementes, mientras que en torno su gran rival hay casi unanimidad de entusiastas abogados defensores. Y en ambos casos creo que estos entornos perjudican a las entidades afectadas. Buena parte de la hinchada madridista ha abrazado un discurso que convierte cualquier empate en una crisis, demerita todo éxito alcanzado e incapacita para saborear los triunfos y asumir la imposibilidad de lograrlos siempre. La amargura o la querencia por pitos y abucheos no generan réditos para el club. De hecho, suponen una rémora. Entre los culés en cambio se ha inoculado un optimismo de hojalata, basado en ingenuos augurios y no en hechos, desmontado en cuanto llegan los cada vez más frecuentes fracasos. La ausencia de crítica impide el avance, cambiar lo que no funciona. Y en ese estado transita un Barcelona incapaz de detectar las causas de su desplome competitivo e institucional, aunque muchas de ellas sean evidentes.

Buena parte de la hinchada madridista ha abrazado un discurso que convierte cualquier empate en una crisis, demerita todo éxito alcanzado e incapacita para saborear los triunfos y asumir la imposibilidad de lograrlos siempre

El resquicio de información que navega en el sentido contrario de estas dos corrientes mayoritarias está aquí, en internet, y en las redes sociales, donde se expresa un crisol de madridismo amplísimo, en el que caben tanto vinagres que se suelen alinear con lo que plasma la opinión publicada, como oficialistas que asumen buena parte de la visión que transmite (muchas veces con poco éxito) el club, y una amplia gama de grises intermedios. El reflejo más realista de la masa social de esta y cualquier otra afición es un coro de opiniones poliédrico. Concluyo mi reflexión reivindicando medios como La Galerna, donde tienen cabida a sentires y pareceres de todo tipo de madridistas, y además se abandera la sintaxis, con la coma del vocativo como punta de lanza.

 

Getty Images.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Treinta horas en Estambul (para derrotar al Fenerbahçe) https://www.lagalerna.com/treinta-horas-en-estambul-para-derrotar-al-fenerbahce/ vía @lagalerna_

Pues resulta que el enorme @Hankscorpio66 ha escogido tres obras maestras para relacionar al Madrid (y a otros) con el cine de 2014.

En @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/el-madrid-y-el-cine-de-2014/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram