Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Donny Van de Beek: fichen un alma

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Donny Van de Beek: fichen un alma

Escrito por: La Galerna2 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Donny Van de Beek cobra fuerza en lo mentideros de la capital como posible e inminente fichaje del Real Madrid. El pulmón del Ajax, bajo cuyo empuje accedió a semifinales de la Champions el cuadro holandés la temporada pasada, tras eliminar brillantemente al propio Real Madrid, se antoja una alternativa de primer nivel a Pogba.

¿Y por qué una alternativa?, pregunta La Galerna. ¿Por qué no los dos, Van De Beek y Pogba, en el entendido de que ambos sean medianamente factibles? El centro del campo del equipo viene emitiendo, tanto durante la temporada pasada como en la pretemporada de esta, señales escleróticas que hablan de un equipo viejo o envejecido, signos que evidencian la necesidad de un electroshock. Es precisa sangre nueva en esa línea, efectivos que aporten garra, ansia, ganas irrenunciables e inmatizables de victoria.

Van de Beek representa exactamente eso. Es un jugador hiperactivo, un Makelele blanco, si bien con un espíritu mucho más vertical y ofensivo que el medio francés, quien en el imaginario colectivo madridista representa el paradigma de las virtudes del centrocampista defensivo. Van de Beek es un pit bill goleador, uno que la roba diez o veinte metros más arriba que el aguador al uso y que cuando la roba se la pasa al que sabe o no, porque él también sabe. También sabe enfilar como una flecha la portería contraria y dar una asistencia o definir por su cuenta. Recientemente Van Gaal lo señalaba como la verdadera clave del Ajax que asombró la temporada pasada, el jugador con un sentido táctico tan elevado que es capaz de ordenar el desorden con continuas coberturas. Un futbolista que ocupa todos los espacios vacíos, cuando defiende y cuando ataca. “Fichemos un alma”, rogaba Pepe Kollins tras la humillante derrota ante el Atleti. Parece que en la T4 le van a hacer caso.

Fichemos el alma de Van de Beek con independencia de lo que pase con Pogba. Son jugadores diferentes y, probablemente, ambos necesarios. Revitalicemos ese centro de campo que se ha cansado de ganar, brindemos pasión a esa zona del campo que ahora conforman soldados mayoritariamente pagados de sí mismos que a día de hoy se miran a los ojos y solo en encuentran el reflejo de su propio acomodamiento.

Jiménez Losantos recomendaba en La Galerna la adquisición de un nuevo Stielike, y Van de Beek es también eso: peso específico, enjundia, presencia. “Fíchenme a ese de bigote”’con tan mala leche, ordenó Bernabéu tras ver jugar al alemán. “Fichen al rubito que no para un segundo y no cesa de apretar”, decimos nosotros. Porque hacen falta muchas cosas pero esa es tal vez la más perentoria: el pundonor, la tolerancia cero a la derrota y aun al hecho de que el rival tenga el balón, el alma de Kollins.

Hágase.

Os dejamos con las portadas cataculés porque también querréis verlas.