Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El pasado fue tuyo; el futuro es mío

El pasado fue tuyo; el futuro es mío

Escrito por: Emil Sorel1 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“Cosas van a cambiar”.

“El fútbol es motivación y ha sido complicado hasta el final. Antes del partido digo que lo vamos a intentar pero luego queremos pero no podemos”.

“Vamos a tener mucho tiempo para trabajar y poder hacer una gran temporada. Vamos a estar compitiendo desde el minuto uno”.

“Vamos a cambiar cosas dentro de la plantilla”.

“Esta temporada no la vamos a olvidar, la tendremos presente para poder preparar bien la próxima”.

“Tengo que tomar decisiones y cuando las cosas no me gustan o hay algo que no me cuadra hago las cosas como las veo”.

“Si tuviéramos que esperar al mes de junio o julio para empezar a preparar la siguiente temporada sería más complicado. Lo que me importa es el proyecto que tengo ante mí, en el que se van a cambiar cosas y vamos a trabajar”.

 

Ese arsenal de frases -duras, directas, inequívocas- no vienen de un tuitero random, ni de un aficionado avinagrado a la salida de una de las múltiples derrotas del Real Madrid en 2019. No, son del actual técnico del equipo, Zinedine Zidane. El marsellés afirmó igualmente que quería ver las cosas desde dentro para comprobar in situ cuáles eran todos esos cambios a los que él mismo aludió. El madridismo respiró tranquilo. El hombre que dimitió porque pensaba que con ese grupo no se podía seguir ganando y que analizó desde fuera la situación volvía a mandar.

Ha llegado la temporada y el Madrid se ha puesto frente al espejo: sigue siendo él mismo. Los michelines y las arrugas no han desaparecido por arte de magia. Los traumas siguen siguen ahí, se facturaron en la maleta de vuelta de las vacaciones. Continúa esa sensación agobiante de que el mundo conspira para que no se ganen partidos. Los postes están compinchados para despejar los balones y los rivales, con muy mala intención, no se toman a guasa los amistosos. Cuando el Madrid despertó, el equipo que había protagonizado la peor temporada en más de dos décadas seguía ahí.

Esperar que de las mismas personas y los mismos procedimientos se obtengan resultados distintos resulta ser un ejercicio de fe absoluta. Milagros hay, pero lo más normal es que repetir lo que se ha demostrado fehacientemente que no funciona te dirija hacia el fracaso. El Madrid es ahora mismo un estado depresivo ambulante, un ejército de caras contrariadas, una retahíla de excusas, malas suertes y madre mías. Lo que se anhelaba era una inyección de ilusión, volver a recuperar las ganas de jugar, desprender entusiasmo, enganchar a la gente para que no se repitan esas entradas ridículas de menos de 50.000 espectadores. Ya se sabe que lo normal es perder, pero qué menos que nos dejen disfrutar del camino, de empatizar con los jugadores que representan a la institución, de vibrar, de imaginarse cosas chingonas. De ver a Kubo, joder.

El aficionado está hasta el gorro de la molicie, de elegir competiciones, de reivindicar el pasado, de que se pasen por alto faltas de profesionalidad y de pudor, de ese hedor a fin de proyecto que destila este equipo y del que no se ha desprendido. Porque aquí no hay falta de intensidad, ni de ganas, que quede claro. Estos jugadores ya no pueden, aunque quieran. Se podrán recuperar a algunos, claro. Pero como grupo, como colectivo con escalas, rangos y procedimientos específicos, los Jerarcas murieron una noche de primavera en Kiev.

14 comentarios en: El pasado fue tuyo; el futuro es mío

  1. Lo dije hace poco frente a descuartizadores de jugadores mayores y venerables por sus éxitos. Quieren pero ya no pueden.
    Savia nueva.
    Kubo me gusta si. Tiene algo especial
    En cambio Vinicius y Rodrigo me generan dudas, aunque tienen márgen. Jovic no lo veo .
    Valverde me parece bastante normalito.
    Hace falta un goleador de nivel aunque tenga años.
    Pogba ... Otra bomba en el vestuario ?