Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Fútbol Femenino
Crónica del Real Betis, 0 - Real Madrid, 3

Crónica del Real Betis, 0 - Real Madrid, 3

Escrito por: F. Alcalá-Zamora22 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid femenino ha sumado su quinta victoria de la temporada tras derrotar (0-3) al Real Betis Balompié. Aurélie Kaci, Marta Cardona y Kosovare Asllani anotaron los goles blancos en esta novena jornada de Liga Iberdrola.

 

El Real Betis y el Real Madrid son, en estos momentos, dos equipos antagónicos. No sólo en sus dinámicas de resultados, sino también –y principalmente– en lo relativo al juego. No tendría por qué ser así, ya que ambos conjuntos cuentan con calidad en sus plantillas y con diversos problemas por resolver. Sin embargo, el Madrid ha hecho del pragmatismo una virtud para no dejarse puntos por el camino.

Bajo el sol mañanero de Sevilla, el partido que les enfrentaba duró 48 minutos, pues la segunda parte no fue más que un trámite burocrático. Para entonces, las blancas habían conseguido tres goles de distancia en el marcador, pero el abismo estaba en la cabeza de las jugadoras que se hallaban sobre el césped. Unas, convencidas de que su plan funciona; las otras, frustradas y faltas de respuesta.

Quinta victoria de la temporada del Real Madrid Femenino

El Betis lo confió todo a la clarividencia de Rosa Márquez y Ángela Sosa para dominar el centro del campo y trenzar juego por dentro. Sin Maite Oroz enfrente, es cierto que lo consiguieron durante algunas fases del juego, pero la calidad de sus dos referentes no fue suficiente para ocultar las debilidades que arrastran en la línea defensiva.

Por su parte, el Madrid optó por no entrar a la disputa de la posesión y prefirió aceptar el papel reactivo que le propuso el equipo local. A cada balón robado, a cada duda con el cuero en los pies, pases largos y al espacio como respuesta. El gran momento de confianza de Kosovare Asllani, Sofia Jakobsson y Marta Cardona lo permite, y sólo la barrera de los fuera de juego parece frenar estos días a las inspiradas atacantes del Real.

Marta Cardona

El choque maduró sin sobresaltos durante media hora, momento en el que el Betis se condenó. Aunque su corazón les pide construir jugadas paso a paso y desde la portería, la nefasta coordinación de la defensa verdiblanca desbarata cualquier planteamiento. Las blancas parecieron saltar al verde con la lección aprendida, y por ello esperaron tranquilas a que los errores comenzaran a aflorar.

El primero lo forzó Cardona, que presionó a Eva Llamas hasta que perdió la posesión en la frontal del área –y se lesionó–. El balón suelto lo interceptó Kaci, y la francesa no dudó en lanzar un disparo a portería que botó de forma envenenada para superar a Méline Gérard.

La defensa verdiblanca seguía en shock siete minutos después, y esta vez fue Marta Cardona la encargada de rematar. Corrió tras un balón en profundidad por el carril del medio, territorio de unas centrales desaparecidas de la escena, y su internada sin oposición acabó con el balón de nuevo en la red.

Kosovare Asllani es una pichichi a la que se le caen los goles de los bolsillos

Para entonces el Betis se sabía y reconocía como culpable de su situación. Esa carga mental, que arrastró hasta el pitido final y que encadena desde el comienzo de la temporada, fue demasiada montaña para escalar. Y el Real Madrid, ya atrincherado en la cumbre, se limitó a defender con veteranía su situación de privilegio.

La sentencia corrió a cargo de Kosovare Asllani. La sueca encontró un nuevo balón en las inmediaciones de la meta local y, cargada de confianza, hizo bailar a la zaga local, demasiado blanda, hasta hacerse con el espacio suficiente para chutar con calidad. Su acción, de pichichi al que se le caen los goles de los bolsillos, acabó con las esperanzas béticas.

Los últimos coletazos del choque los resolvió con aplomo Misa Rodríguez, quien incluso disfrutó de tiempo para entrenar la coordinación con defensas de refresco como Claudia Florentino. Y no hubo más. Era un partido entre la noche y el día y, en la capital andaluza al mediodía, la claridad de ideas del Real Madrid no dejó margen de sorpresa.

 

Fotografías Getty Images.