Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Fútbol Femenino
Crónica del Eibar, 1 - Real Madrid, 3

Crónica del Eibar, 1 - Real Madrid, 3

Escrito por: F. Alcalá-Zamora9 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tercera victoria consecutiva

El Real Madrid femenino venció (1-3) a la S.D. Eibar en la sexta jornada de la Primera Iberdrola y sumó su tercera victoria consecutiva. Dos goles de Asllani y uno de Marta Cardona dieron los tres puntos a un conjunto blanco que sufrió para derrotar a las vascas.

La importancia del apartado mental tiende a minusvalorarse en el fútbol en general, y durante los noventa minutos de partido en particular. Su influencia es tal que, en ocasiones, es imposible explicar lo sucedido sobre el césped sin atender a ese plano de la realidad. En Unbe, el bonito campo del Eibar con vistas al monte, el Real Madrid aprovechó un cuarto de hora clave para derrotar a su rival: los quince minutos del descanso.

Hasta entonces, el Eibar había ejecutado con solvencia un plan que empieza a ser reconocible en la categoría y que parte de la seguridad defensiva y la intensidad. El abecé de todo buen equipo recién ascendido. Con defensa de tres, carrileras y piernas frescas, las locales desdibujaron a un Madrid inoperante durante la primera parte.

Sin Teresa Abelleira ni Maite Oroz para aclarar el juego de posesión, las blancas respondieron a la intensidad armera jugando todas sus cartas a la electricidad. No funcionó. Arriba, Kosovare Asllani y Jessica Martínez quedaron enjauladas por la zaga, sin encontrar nunca la llave del candado.

En Unbe, el campo del Eibar, el Real Madrid aprovechó un cuarto de hora clave para derrotar a su rival: los quince minutos del descanso

El blanco inmaculado de las camisetas del Real fue mutando en gris, al tiempo que el Eibar aumentaba su confianza en una idea que les permitió iniciar la jornada empatadas a puntos con las de la capital. A falta de ocasiones de gol y virtuosismo, las vacas situadas en la ladera eibarresa optaron por seguir pastando sin atender al partido disputado sobre el césped artificial.

Entonces llegó el descanso, y al reinicio el Eibar tuvo la mala fortuna de tardar en recuperar su ritmo. En diez minutos, el balón comenzó a sobrevolar el área local y las piezas de la defensa cometieron mano en dos ocasiones sucesivas. No hubo introducción ni nudo, tan sólo una escena de desenlace con Kosovare Asllani frente al punto de penalti. En la primera toma, su ejecución a la derecha de la guardameta puso el 0-1. En la segunda, el remate raso a la cepa del poste contrario dobló la distancia.

J. Martínez

El revés noqueó al Eibar, incapaz de encontrar una explicación razonada a lo sucedido. Fueron los mejores minutos del Real Madrid, en los que pudo explotar las virtudes de un once repleto de jugadoras veteranas con capacidad para contemporizar. Solo un golazo aislado de la sudafricana Kgatlana, imposible para Misa, equilibró un poco la balanza del tanteador, pero la mente de las jugadoras vascas seguía inundada de preguntas sin respuesta desde la sucesión de penaltis.

Esta vez, con la trama ya resuelta durante el ecuador del partido, no quedó nada con lo que saltar del asiento en los compases finales. El frágil hilo de esperanza local fue cercenado por la aragonesa Marta Cardona, que ayer partió desde el banquillo. Corredera recuperó un balón en la frontal del área al filo del minuto 80, cedió con inteligencia para que chutara la infatigable Olga Carmona que entraba libre de marca por el costado izquierdo y, tras encontrarse con las manos de la portera, el balón quedó sin dueño en el área hasta que Cardona lo empujó a la red.

Sin tiempo que perder y con los tres puntos en el autobús, el Real Madrid emprendió el viaje de vuelta desde el País Vasco con la mente ya puesta en el siguiente destino: Tenerife, donde espera un equipo en racha que penalizará cualquier desconexión. El Eibar puede dar buena fe de ello.

 

Fotografías Getty Images.