Las mejores firmas madridistas del planeta

El 30 de octubre de 2019 les escribí la primera parte de este artículo, en el que les comentaba la nula rentabilidad del fútbol femenino, la ausencia de patrocinadores (pese a que su liga tenga el nombre de una empresa suministradora de energía), la escasez de sus audiencias y que todo ello, bien agitado, suponía la no generación de recursos propios. También les preguntaba si el fútbol femenino, a nivel organizativo, era una mentira, y ante mi propia falta de respuesta concluía con que todo su entramado aparentaba ser una pompa de jabón al lado de un cactus. El pasado domingo día 11 de octubre ya de 2020, el Real Madrid Club de Fútbol jugó en Valencia un partido cuyo resultado fue de empate a uno. Quizá alguno de ustedes se haya sorprendido por esto, más que nada porque el fútbol durante la semana pasada y esta se encuentra metido en ese torneo llamado «Liga de las Naciones», cuyo desarrollo y finalidad desconozco, pero en medio de esa competición de selecciones, donde ustedes pueden informarse de cualquier partido en los diferentes programas deportivos de radio e incluso ver por televisión a potencias como las Islas Feroe, Gibraltar, San Marino o su comunidad de vecinos llegado el caso, el Valencia – Real Madrid del que les hablo se celebró de una manera casi clandestina. Para empezar, no se pudo ver por televisión. Por ninguna plataforma, página web, o medio de difusión similar. Incluso si ustedes disponen de acceso a satélites militares de la OTAN, tampoco habrán podido verlo.

El pasado domingo día 11 de octubre ya de 2020, el Real Madrid Club de Fútbol jugó en Valencia. Incluso si ustedes disponen de acceso a satélites militares de la OTAN, tampoco habrán podido verlo

La razón es sencilla, el partido no se retransmitió ni siquiera por el  canal oficial del club. Del gol marcado en el minuto 22 de la primera parte por Kosovare Asllani, conocida como Kosse, no hubo imagen alguna. Año 20 del siglo XXI: La sección femenina del Real Madrid Club de Fútbol marca el primer gol oficial de su historia y para encontrarlo uno tiene que andar rebuscando el Google. Si nos vamos unas fechas atrás, creo recordar que el 14 de julio, se produjo la presentación oficial del equipo. Tras varios años en los que se pedía (exigía) que el club creara un conjunto de fútbol femenino como ya habían hecho en España el Atlético, el Athletic o el Barça entre otros, uno esperaba que se nos fuera informando de cada fichaje que se hizo, de cada firma de contrato, de las revisiones médicas. Vamos, igual que se hace con cualquier incorporación del equipo masculino. No se vio a lo largo del verano ni un toque de balón con la camiseta del Madrid a ninguno de los ocho fichajes que se hicieron. El club optó por una presentación conjunta, foto de grupo en Valdebebas y hala, a entrenar. No se gastaron ni unos cuantos tuits en mostrarnos una por una a cada jugadora, con su nombre, dorsal, demarcación, algún video… nada.

Real Madrid femenino

¿Para esto queríamos un equipo de fútbol femenino? No sé, en mi opinión se debería haber dado un protagonismo a la altura del evento. Y no, la situación de pandemia no es excusa. Tampoco sé nada sobre los derechos de retransmisión de los partidos del equipo, y si me apuran de la liga femenina en su conjunto. Haciendo comparaciones, y asumiendo que en estos países nos llevan varios años de ventaja en la cuestión, la potencia de los clubes franceses, ingleses, alemanes o norteamericanos nace de su organización, de la real y verdadera voluntad de crear una liga de fútbol femenina profesionalizada y dotada de medios económicos para que sea competitiva. De momento, y casi un año después de haberles escrito la primera parte de este artículo, sigo pensando en la pompa de jabón al lado de un cactus cuando escucho algo sobre fútbol femenino, una pompa a la que ahora empuja contra las espinas esta pandemia que parece que va a arrasar con todo.

 

Fotografías Getty Images.

Presentamos una exposición de argumentos, para utilizar con ánimo de polémica, con respecto al once titular que presente el Real Madrid en su encuentro de esta noche, a las 21:30, contra el Real Valladolid. Ideal para periodistas con carencia de habilidades o deudas que cobrar/pagar o, incluso, para madridistas incapaces de vivir su equipo con placidez.

Las tesis se pueden utilizar tanto antes del partido, una vez se conozca la convocatoria, como después, si el resultado es favorable a la crítica o, incluso, si no fuera así, para provocar resquicios de dudas frente a un buen resultado.

 

DEFENSAS convocados:

Carvajal, Sergio Ramos, R. Varane, Nacho, Marcelo, Odriozola y F. Mendy.

 

-Si Zidane mantiene hoy a sus zagueros habituales - Carvajal, Ramos, Varane y Mendy - sería aconsejable destacar el inmovilismo del técnico con respecto a la defensa, una prueba de la falta de fe en su fondo de armario.

En cambio, si opta por introducir algún cambio, sería interesante resaltarlo como un indicio de pérdida de confianza en el sustituido, con especial énfasis si se trata de Mendy (dejar caer que Marcelo es uno de los protegidos de Zidane), de Varane (insinuar que la percepción de Zidane sobre su compatriota ya no es la misma tras lo sucedido en la vuelta de Champions League contra el City) o de Carvajal por Odriozola (¿Y si sirve como recambio por qué lo dejó marchar al Bayern de Munich?).

Marcelo Real Madrid

 

CENTROCAMPISTAS convocados:

Modric, Casemiro, Valverde, Odegaard e Isco.

 

Con respecto a la medular, hay que aprovechar la baja de Kroos para acentuar la gravedad de una ausencia, sea cual sea: “Ni tan siquiera juega con el alemán lesionado…”.

-Si uno de los suplentes es Isco, constatar que “todavía no ha sido titular un solo partido” (cuidado de no mencionar el punto de la temporada en el que nos encontramos).

-Si uno de los suplentes es Odegaard, reafirmar que la esperanza en el noruego se ha diluido y que "se confirma" que a Zidane nunca le gustó (no mencionar que el jugador sale de una lesión, a no ser que se especule con una perspectiva dramática con respecto a la misma).

-Si uno de los suplentes es Valverde, aseverar que el uruguayo no termina de consolidarse tras su buena actuación del fin de semana pasado. Recordar que no es la primera vez que Zidane aparta al charrúa pese a encontrarse en un estado óptimo.

-Si uno de los suplentes es Casemiro, hilarlo con su suplencia en la primera jornada contra la Real Sociedad y sembrar la duda: "¿Qué está sucediendo entre Zidane y Casemiro?"

-Si uno de los suplentes es Modric, incidir en que al croata parece agotársele las fuerzas a sus 35 años: "Igual hubiera sido necesario un centrocampista más en la rotación".

Martin Odegaard.

 

DELANTEROS convocados:

Hazard, Benzema, Asensio, B. Mayoral, Lucas V., Jovic, Vini Jr. y Rodrygo.

 

El frente de ataque es el más explotable de todos,  máxime en esta jornada con la lesión, a última hora, de Eden Hazard que permite el mismo recurso dramático que con la de Kroos: “Ni tan siquiera juega con el belga lesionado…”

-La ausencia de Vinicius Jr. sería, sin duda, la que más juego daría. Sumaría dos partidos consecutivos sin ser titular y, por tanto, "certificaría" que el brasileño no es del agrado de su técnico que no le da minutos ni en ausencia de su competencia directa. Por supuesto, es vital contraponer "el ostracismo en el que le ha sumido Zidane" con la situación privilegiada de Ansu Fati y Joao Félix, a los que cabría presentar como titulares indiscutibles (no conviene recurrir a la estadística en este caso).

-La ausencia de Rodrygo va un poco al hilo de la de Vinicius. Se pueden utilizar los mismos argumentos que con el carioca, pero, además, si se juntan ambos descartes es preferible hacer una enmienda a la totalidad en clave “A Zidane no le gustan los jóvenes” (si el once incluyera a otros jugadores por madurar, como Valverde u Odegaard, obviamente, sería necesario omitirlo)

Si, en cambio, Rodrygo es titular pero su compatriota no, se intensificarían los argumentos expuestos anteriormente contra Vinicius.

Cuánto esperar a un jugador

-La ausencia de Asensio de inicio se puede aprovechar para suscitar incertidumbre en torno al estado físico del balear. No atender a su falta de minutos, tras su última lesión, como motivo de su suplencia, sino incidir en que "la progresión de Marco se ha estancado". Uniendo el argumento a la lesión de Hazard, también se puede utilizar para cuestionar la planificación de la plantilla en su globalidad.

-La ausencia de Jovic, debería corroborar que el serbio no pasó la prueba del último partido, pero a su vez que Zidane no sabe sacarle provecho a un jugador que ya demostró su aptitud en otro sitio (no es necesario especificar en dónde). Cabe, también, la opción de extender la incapacidad del francés “a todos los que no son de su cuerda”. Es importante mencionar el precio de su fichaje para fortalecer la carga argumental. Expresiones como “es que no le da ni tres partidos seguidos” son muy aconsejables.

-Aunque la ausencia de Mayoral no tiene mucho margen de interpretación, una nula participación en el partido podría leerse como una muestra de la indecisión del francés, que terminó, según la prensa, decantándose por el canterano en su “pulso” con Jovic "Y ahora, en el siguiente partido, le niega el pan y la sal".

-La ausencia de Benzema sería un acontecimiento de gran repercusión al tratarse de uno de los pilares del Madrid de Zizou. Si ocurriese, se podría deducir que Karim necesita descanso tras dos partidos seguidos, de lo cual, a su vez, se colegiría que “solo han sido necesarias tres jornadas para evidenciar que la plantilla está mal confeccionada”, dada la ausencia de recambios de garantías para cubrir los parones que, a su edad, ya necesitaría Benzema.

En sentido contrario, la tercera titularidad seguida de Karim podría presentarse como una irresponsabilidad por parte de su entrenador, a tenor del desgaste que podría sufrir Karim si no es dosificado.

-La mera presencia de Lucas Vázquez en la convocatoria debe anticiparse como el canto de cisne de Marvin Park y Sergio Arribas, canteranos que debutaron en la primera jornada, en el Real Madrid.

Si, además, Lucas fuese titular o simplemente se le concediese minutos, el canto de cisne sería aplicado a los dos extremos brasileños.

 

Y no lo olviden: pase lo que pase, siempre hay margen para criticar. Los ventajistas siempre ganan.

 

Fotografías Getty Images.

Buenos días. Hay mañanas en las que uno se levanta envuelto en capullitos de alelí y respira aroma de azahar. Tan es así que, a pesar del frío que despunta al alba, uno tiene ganas de abrir la ventana del salón de par en par y asomar la cabeza a la vida, al amanecer, a la brisa, y soltarse al viento como una sábana blanca refulgente propia de los anuncios de detergentes Ondear al sol. Y gritar al amor.

Los días que tú juegas, son todo lo que soy dice un viejo proverbio chino y hoy el campeón de Liga regresa a Valdebebas para recibir al Valladolid. A ver si pensaban ustedes, amigos galernautas, que íbamos a comenzar el portanálisis nuestro de cada día con un tal Leo Messi. A ese señor lo reservamos para el final y apurar así a mandíbula batiente las últimas carcajadas. Lo dicho, dejemos a Cuccitini en el cambiador y vayamos con lo importante: El Real Valladolid.

¿Messi? ¿Quién es Messi?

Portada Marca fichajes Hazard y Asensio

Ni es el partido del siglo, ni tampoco la portada de Marca invita a grandes jaranas. Si aceptamos barco como animal acuático, aceptaremos a Eden y Marco como los fichajes de la temporada, con permiso de Martin Odegaard. Nos inspira, eso sí, la sonrisa de Asensio, cuya irrupción en el Real Madrid, suponemos que aún recuerdan, a base de clase, talento y obuses supercoperos dirigidos a las escuadras de las porterías del Barcelona y Sevilla, acabó por desatar una verdadera ilusión en el madridismo. Pero, efectivamente, sólo en el madridismo.

Nada de promesas en el fútbol español ni zarandajas de ese calibre.

En aquellos días en los que un joven balear dibujaba jugadas de fantasía no escuchamos ni a Pelopincho Martínez, ni a falange de corifeos alguna, elevar a Marco al pedestal de las leyendas del fútbol como hicieron y hacen a todas horas con Ansu Fati, cuya matraca acaba de empezar y sin embargo ya es eterna.

Lo de Edén es otra historia. Hoy se postula como el heredero de Bale en el peor de los sentidos: el de presa de ave de rapiña de sala de prensa. Convenimos en que definir como gordo el problema que padeció Hazard el año pasado en su tobillo no fue, entre todos los adjetivos posibles a utilizar por Zidane, el término más adecuado.

No obstante, lo que sí empieza a ser un problema gordo de verdad es el maltrato de algunos periodistas a Zinedine en rueda de prensa. Da igual que da lo mismo. Aunque el técnico del Real Madrid fuera el mismísimo Dalai Lama, las gracietas, chanzas, maledicencias y sopapos verbales siempre tienen su correspondiente turno en la sala de prensa del Bernabéu.

Portada Hazard segundo intento

La primera plana de la Ouija de hoy, en esencia, es una buena muestra de lo expuesto en líneas precedentes. As no miente. Efectivamente es el segundo intento del belga. Y con esta mala leche se lo preguntaremos al Míster. Tampoco es la primera ocasión en la Liga para Joao Pelé Félix. Pero uno, apenas transcurrida la primera jornada ya es un huracán, y el otro tiene un problema gordo, está gordo, y a Zinedine le caéis gordo.

No nos extraña. Santa paciencia la de nuestro calvo favorito. Del número de intentos de Vendelé mejor no hacemos cuentas por el momento.

¡Ale hop!

Portada Sport Messi pide paz y unidad

Mejor no hacerlas, las cuentas, porque Cucittini ha hablado. Larga vida a Cucittini.

Si nosotros amanecíamos entre capullos (de alelí), por jugar hoy nuestro Madrid ante el Valladolid, en la Ciudad Condal despiertan mecidos por el dulce susurro de un coro de ángeles que cantan el nuevo advenimiento del Mesías Cuccitini, hoy arrepentido, como aquella caricatura del Príncipe Carlos de Inglaterra en la tele de los 90.

En esta coyuntura mundial, azotados por una pandemia, amenazados por una nueva guerra fría entre los Estados Unidos de Trump y el gran tigre chino, sacudidos aún por el yihadismo, el hambre, las guerras o Quim Torra, la portada de Sport y las palabras de Cuccittini son un canto a la esperanza. Leo que el Leo más hippie pide paz y unidad y uno tiene ganas de salir a la calle a practicar, cual Yoko Ono, el mayo del amor con todo los culés. Uno por uno, abrazados y acaramelados, mientras contemplamos juntos las llamas reduciendo a cenizas el burofax de Cuccitini.

Messi dice unas cuantas cosas con su profusión habitual de instagramer de las que rescataremos apenas dos para que tanta cursilería rosarina impostada no nos acabe por resultar tan empalagosa como unas garrapiñadas conservadas en miel de brezo. Dice Leo que todo lo hizo por el Barça y no sabemos si se refiere a renovar y cobrar y tiro porque me toca, o de puente a puente y renuevo porque me lleva la corriente o burofax mediante. También dice que a día de hoy su compromiso sigue intacto lo que puede significar dos cosas.

- Que el tío con sus dos collons al final renueva con Joan Kennedy Laporta de presidente in pectore.

-Que su compromiso durará este año lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks que diría Joaquín Sabina, el juglar de la épica colchonera.

Gran capitán Leo. Siempre pensando en el compañero. Como hizo con el propio Ansu, tan de moda y tan cansino últimamente, al privarle, lanzando un penalti intrascendente, de ser el futbolista más joven de la Liga en anotar un hat-trick. #GraciesLeo

Portada Mundo Deportivo Jasikevicius

Lo de Cuccittini eclipsa por esos lares lo de Sarunas en la portada del diario de Godó, Grande de España. Dice Jasikevicius que lo que necesita en el Barça de baloncesto son más cabrones y resulta que a lo mejor los tiene en casa a tiro de burofax.

El Madrid de basket no necesita a cabrón alguno porque está en las mejores manos.

¿Que aún no has leído la entrevista a Pablo Laso en La Galerna?

¡Corre que te pitan 3 segundos en la zona!

Pasad buen día amigos galernautas.

La permanencia del astro argentino es nefasta para los blancos

Messi, desgraciadamente, se queda. Mira que le insistí a Florentino: “Fíchalo, Presi, fíchalo”, un día tras otro, y otro más, y otro, llamada tras llamada. Fue en balde. Nada, ni caso.

El fútbol, como bien dijo