Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
0-1: Adán y otros tres factores

0-1: Adán y otros tres factores

Escrito por: Jesús Bengoechea21 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

No nos engañemos. Este partido, aunque acaso no con un desenlace tan cruel, lo hemos visto mil veces en la historia del Madrid. Un mal primer tiempo que se trata de enmendar sin suerte en el segundo, un árbitro que no acierta y una falta de puntería que cierra el círculo vicioso. Al dolor de verte lejos del líder se une la amargura del debate entre los tres factores, a los que suele unirse (hoy también) un portero rival en estado de gracia.

Los proverbiales polemistas del plan B versus A se frotaban ya las manos al término del mal primer tiempo de los de Zidane. El contrate de estos 45 minutos con el excelso partido de Anoeta daba ocasión de desempolvar la reclamación de los meritorios en perjuicio de los teóricos titulares. El partido empezó con un susto premonitorio de una aciago encuentro: Carvajal (tratando de compensar por anticipado su posterior negación en centros, controles en jugadas de peligro, remates y hasta saques de banda) salvaba un gol cantado.

Además del mal momento de forma de un desconocido Carvajal, no se explica tampoco cómo y por qué ha abandonado al Madrid su proverbial eficacia en el balón parado. El Madrid lanzó tantos córners como partidos lleva el Barça sin que le tiren un penalti (está bien, no tantos) y todo ello sin fruto.

Si inocuos fueron los blancos en las jugadas de estrategia, no mucha más inspiración lucieron con el balón en movimiento. Tan imprecisamente se asociaba el Madrid que su primera aproximación con peligro (aparte de un penalti no señalado por Mateu en un claro pisotón a Marcelo) consistió en una galopada de Modric, que remataría fuera poco después un centro de Carvajal para convertirse en el mejor (y único) rematador del Madrid hasta el momento.

Poco después le acompañarían Cristiano (de tacón), Casemiro e Isco, este ultimo con una espléndida maniobra que obligó a lucirse a Adán. Aunque para lucimiento el de Keylor a tiro de Fabián. La parada del año.

El segundo tiempo fue mejor y abundaron las ocasiones aunque el balón no quiso entrar. Si hablábamos de la que ha sido la parada del año habrá que hablar del que pudo haber sido el gol de la temporada: el taconazo de Bale que repelió el poste tras tocar un Adán inconmensurable.

Antonio Adán estuvo inconmensurable

El portero bético conduciría al Madrid a la desesperación con otras paradas de mérito a tiro de Kroos y remate de Mayoral. Tampoco Cristiano anduvo nada inspirado. Pudieron hacerle un penalti en un córner. El Madrid tiene que hacer mucho, muchísimo, como hiciera el año pasado, para poder vencer al sistema. No lo hizo. El sistema, en cambio, sí hizo lo suyo. Y va a seguir haciéndolo.

Aunque lo cierto es que el equipo siguió intentándolo después de los cambios de Zidane, con gran coraje y aceptable juego, costó entender esos cambios, y no es descabellado atribuir una parte del gol final del Betis al caos táctico derivado del zafarrancho ofensivo decretado por el francés. Se la jugó y no le salió nada bien.

Sin alarmismos: la situación es preocupante y negarlo sería de necios. Es un principio de temporada imprevistamente envenenado.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea