Los Neymar son para el verano

14

Buenos días. El Real Madrid está en una situación muy difícil en esta temporada. Utilizamos esta frase (que tantas veces habremos usado en esta sección de manera sarcástica, para ridiculizar el alarmismo característico de la prensa en su trato al Madrid) esta vez con toda la seriedad. La situación en la Liga es la que es, impensable hace apenas tres meses pero demoledoramente fehaciente. Hay mucho, muchísimo en juego, y sin embargo el entorno anda en distracciones que agravan nuestra preocupación. La principal de esas distracciones se llama Neymar.

Dos colaboradores de La Galerna ya se han manifestado en nuestras páginas respecto al hipotético fichaje del brasileño. Fred Gwynne puso el grito de oposición en el cielo y Ramón Álvarez de Mon no ocultó que le hace alguna ilusión. Ustedes podrán tener su propia opinión, que no pretendemos condicionar.

Pero hay un hecho cierto, y es que en este momento, si atendemos tanto a la clasificación como al aciago deambular del equipo por la Liga, hay que concluir que está en juego nada más y nada menos que la participación en la próxima edición de la Champions League, a la que solo acceden los cuatro primeros clasificados de la Liga. No estar ente esos cuatro (y una rápida mirada a la tabla sugiere que el no estarlo es una posibilidad ponderable) supondría una hecatombe financiera y de prestigio de un calibre aterrador. Si injustificada era una hipotética dejadez de los jugadores hasta este punto, más intolerable sería que manifestaran desidia a partir de ahora. El de clasificarse segundo, tercero o cuarto en la Liga es un objetivo triste para el Madrid, pero ello no lo convierte en menos indispensable, por lo que exige la implicación plena de todos y cada uno de los jugadores y el cuerpo técnico. Por eso no nos hacen ninguna gracia distracciones como la de Neymar.

La opción de que el Madrid quede al final octavo o noveno en Liga no es, aunque ahora suene como tal, en absoluto quimérica. Hay que mirarla a los ojos para evitarla. La historia nos habla de pérdidas de motivación ligueras que dan con el equipo, centrado en la Champions, en posiciones así de inaceptables. No dejar que suceda debe ser a partir de ahora la gran ambición de la temporada, por encima de la Champions (conseguirla es muy difícil aunque en la Historia reciente hayamos desafiado este principio), por encima de la Copa. Por mucho que este nuevo objetivo no esté a la altura de nuestro glamour, hay que centrarse en él. Hay que ser segundos, terceros o cuartos. Los Neymar son para el verano.

El Barça, por su parte, goleó ayer al Celta y estará en el bombo del sorteo de Cuartos de Copa de dentro de un rato. Puede ser el próximo rival, o el rival en la otra esquina si llegamos a ella. Quizá sea el momento de admitir que nos reímos incautamente del Barça este verano, cuando de fichar a Verrati pasó a perder al propio Neymar y se conformó con Paulinho, que para tantas chanzas dio en su venida desde China. Luego resultó que Paulinho es un jugador estimable en sus limitaciones, un buen gregario, y que el Barça no estaba haciendo tan mal las cosas. Sin haber hecho apenas uso de sus dos fichajes más rutilantes (Démbélé y el recientísimo Courinho), aún no han perdido un partido y siguen una senda triunfal. Con ayudas arbitrales, es indudable, pero con méritos de capacidad y solvencia sobradamente acreditados. Y tienen a Messi, un tipo que se permite faltar al respeto a todo el Bernabéu (sin ser sancionado por ello) pero un excelente jugador también. Infravaloramos la plantilla de nuestro rival para este año, nos mofamos de ella, y es quizá un buen momento para decir que nos equivocamos. Es tiempo de reflexión retrospectiva para todos.

Os dejamos la portada de As también. Cinco madridistas protagonistas de la Final de Cardiff están en el once UEFA de 2017. Celebrémoslo someramente, con un ojo puesto (duele pero es necesario, y nos lo hemos ganado) en el segundo puesto de la tabla.

Pasad un buen día.

14 COMENTARIOS

  1. Me veo obligado a hacer un par de puntualizaciones al respecto, siempre, ya lo sabéis, desde el respeto y la admiración que os profeso:

    1. No me gusta nada este tono de tristeza, pesadumbre y pesar vuestro, nada de nada. Por favor, volved rápido del lado oscuro, ya os echo en falta.
    2. Yo sí que creo, creí y creeré. Siempre. Incondicionalmente. Confío en el bache anual del Barça, todavía no lo han pasado; se trata de aprovecharlo y meterles un zarpazo, a ver cuán cerca nos quedamos. Y luego apretar el culo, y a apretar el culo, con perdón, no nos gana nadie.
    3. Vale, os -hipotéticamente- compro la negritud: no ganamos nada (más, que ya llevamos 3 títulos oficiales esta temporada), y? Repito. Y? Se acabará el mundo? Moriremos todos? Violarán a nuestras madres, hermanas e hijas? La nada nos engullirá?

    Y ahora hago la oportuna reflexión tras posicionarme: vivimos, por desgracia, en una sociedad en la que el clima que se ha instalado, cual calabobos infinito, es el de antimadridismo como normalidad. Ha calado ya tanto el mensaje filoculé en todos los canales informativos, perceptivos, sensoriales y subliminales, inconscientes en todo momento de dicho condicionamento, que esa batalla la tenemos perdida. Estamos heridos de muerte en ese aspecto. Pero vosotros sois los que nos animáis cada día, los que nos insufláis fuerzas para no rendirnos día a día, los que nos recordáis QUIENES somos y de dónde venimos. Los que ponéis un punto de cordura en esa locura maquiavélica que impera en la actualidad. Y sobre todo, los que nos hacéis reír, o como mínimo, esbozar una pequeña sonrisa de esas que calientan el corazón. Estamos en el puto infierno de Dante (con perdón), en la puta jungla del Vietnam (soy reincidente, no volverá a ocurrir, lo prometo), estamos sólos y ni tan siquiera nos sentimos las piernas. Vosotros no, por favor.

    Ánímos. Para animarnos a nosotros, por favor. Y no os rindáis.

    Por último, no caigáis en la trampa de nuestra grandeza: no se puede ganar siempre, ni siquiera el Madrid, ni siquiera nosotros. Pero si hay un puto (ayayayayayayayayyyy!) equipo que está cerca de eso, somos nosotros, carajo. Y si un día no ganamos, y si un día no nos clasificamos para la UEL, pues yo personalmente no pienso abrazarme a la histeria. No pasaría nada. Somos el Madrid. Somos la leche. Volveremos. Siempre lo hacemos.

    Hala Madrid y nada más!

    • Chapó Esteban se me erizo la piel. “No pasaría nada. Somos el Madrid. Somos la leche. Volveremos. Siempre lo hacemos.” Con tu permiso agregaría tres puntos suspensivos después de “Siempre lo hacemos…” que nos esperen.

      • Permiso concedido compañero 😉
        Lo bueno es que todos nos dan por muertos y nadie nos espera; es impagable la cara que se les queda… y el poco provecho que sacan de esta enseñanza, porque en la próxima ocasión nos vuelven a dar por muertos como si no hubiera un mañana y lo anterior no hubiera ocurrido nunca. Es que no aprenden. Saludos.

    • Lo siento Juan A., eso debe ser fruto de tu imaginación, aquí el único agresor es Pepe. Ah, y Cristiano. Y Casemiro… y… Ramos… y ehhhmmmm, bueno, que no, que Madrid caca y Barça guay o sea. Que no te (nos) enteras!

  2. Buenas tardes, portentoso editorial el de hoy, que analiza con precisión y humildad, la realidad de nuestra situación, que es, si no ganamos el sábado al Villarreal y gana el Sevilla, ( no voy a mirar contra quien juega) estar fuera de la Liga de Campeones de la temporada 18-19, nos gustará o no pero la humildad es condición necesaria, pero no suficiente para escapar de la miserable temporada que estamos jugando( es un decir), por eso decir la verdad es tan necesario como el aire que respiramos 13 veces por minutos, permítaseme la licencia poética de D. Gabriel. Enhorabuena, otra vez a los editorialistas, este es el camino. Y como hace el Porta Análisis, pedir a la afición que durante el partidos se dedique a dos cosas principalmente.
    1) Animar al equipo hasta quedarse roncos y las palmas echen humo, todo lo que no sea esto es tirar piedras contra nuestro propio tejado.
    2) Ya hemos visto que a los maquetos de Villar no les preocupa ni poco ni mucho que estemos a 13 puntos de La ORGA, con lo que ello supone de perdida de ingresos en la televisión de pago, presión desde el minuto 1 por parte del público hacia el mierdero que Villar, PERDÓN LARREA, nos mande a tocar los cojones el sábado, y esto va también por los jugadores.
    Ya habrá tiempo de pedir responsabilidades si el juego y los resultados no se enderezan,
    Saludos blancos, castellanos y comuneros

  3. “Quizá sea el momento de admitir que nos reímos incautamente del Barça este verano,…, y que el Barça no estaba haciendo tan mal las cosas. Sin haber hecho apenas uso de sus dos fichajes más rutilantes (Démbélé y el recientísimo Courinho), aún no han perdido un partido y siguen una senda triunfal. … Infravaloramos la plantilla de nuestro rival para este año, nos mofamos de ella, y es quizá un buen momento para decir que nos equivocamos. Es tiempo de reflexión retrospectiva para todos.”

    ¡¡¡ Anonadado me hallo!!! Como a Tito Floren le de por leer hasta el final …te quita la “subvención.

    • Buenos días, a titulo meramente informativo me gustaría que nos explicase a mí y al foro de donde saca usted la información sobre las fuentes de financiación de La Galerna, puede que nos hallemos ante un periodista de bandera y usted mismo no lo sepa.
      Saludos blancos, castellanos y comuneros

  4. Coincido con Esteban Extraño y Juan en que el tono apocalíptico del Portanálisis quizá sea demasiado exagerado… Hablar a estas alturas de quedar octavos o novenos es correr el riesgo de la profecía autocumplida….

    Creo que Zidane sabe lo que hace, y que el mensaje a la plantilla es bastante más positivo y optimista. Por el bien de todos, básicamente.

    El Real Madrid ha demostrado sobradamente que le mueve la presión, nunca el miedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí