Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Vinicius gana su partido

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Vinicius gana su partido

Escrito por: La Galerna3 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Vaya por Dios. Nos hemos vuelto a equivocar. En lugar de poner la portada de Mundo Deportivo de hoy, se nos ha vuelto a colar (como ya nos sucediese en la mañana de ayer) la de hace varios días. No sabemos qué nos pasa. Estamos mal. Estamos fatal.

O quizá todo lo contrario. Quizá estemos demasiado bien, con una sonrisa reparadora que nos imbuye de paz interior y nos hace sentirnos infinitamente por encima de los buitres que creían sobrevolarnos. Es mentira. Les sobrevolamos nosotros a ellos pero no aspirando a su carroña, como sucedía en sentido contrario, sino por el mero disfrute de verlos aletear patéticamente ahí abajo, desesperados ante la pérdida de nuestra pista, emitiendo graznidos de desorientación, famélicos de restos fúnebres con los que alimentar su aborrecimiento.

Uy. Perdón. Nos hemos vuelto a equivocar. Estas tampoco son las portadas de hoy de Sport y Mundo Deportivo, sino las de hace varias jornadas. No sabemos si recordaréis. Vienen de cuando les teníamos “pánico” y Messi iba a venir a juguetear con nosotros como peleles sobre el verde pasto de “su jardín favorito”. Parece ser que ha dejado de serlo, hasta el punto en que desahoga su frustración dando patadas alevosas a otros niños, de igual modo que antaño pegaba balonazos a los viejecitos sentados en los bancos del parque. Pobre Leo. Pobre Gerardito también, pobre Penalbín. Nada hay más áspero en este mundo que ver sufrir a un niño, de manera que se nos parte el corazón. El césped del Bernabéu ya no es el vergel predilecto de la Pulga, ya nunca pastarán sobre su verde tapete las vacas de Setién a las que en su momento entrevistó Fred Gwynne. Las vacas de Setién solo pueden rumiar ahora la más ingrata de las derrotas, que es la que tiene lugar cuando tú mismo o tu entorno te has pasado de listo, pero no es que te hayas pasado un poquito: te has pasado de listo unos seis o siete pueblos, a saber, Tarrasa, Mataró, Granollers, Sant Cugat del Vallés, Hospitalet de Llobregat y Manresa. También Cornellá según algunos expertos.

Esta sí que es la verdadera primera plana con la que hoy nos deleita Mundo Deportivo, por cuya redacción se ha pasado el coronavirus. No en este caso para causar estragos en forma de fiebres altas y problemas respiratorios, sino casi lo contrario, es decir, para brindar alivio editorial en forma de tema socorrido con el que sortear el temporal. No se nos malinterprete. Estamos seguros (ironía off) de que todo el mundo en Mundo Deportivo -valva la redundancia- preferiría que no existiese el coronavirus aunque ello implicase centrarse en la crisis culé. Sin embargo, ya que existe y nada se puede hacer al respecto, aprovechemos su presencia entre nosotros para sortear el marrón. Nadie en su sano juicio cree que, a idéntica situación mundial respecto a la epidemia, la portada hubiese sido para el coronavirus de haber ganado el Barça en el Bernabéu.

Sport sí tiene en cambio los arrestos de seguir con el postpartido. La derrota les ha hecho daño. Mucho daño. Lanzan un SOS a Messi para que venga al rescate. Señal de que no estuvo al rescate cuando tenía que estarlo.

Marca sueña con la remontada y nos parece bien. Pero no porque el Madrid ganara el Clásico. El Madrid no necesita ganar para seguir ganando, y sabe distinguir perfectamente entre competiciones. Las opciones de remontada en Manchester (pero no adelantemos acontecimientos) habrían sido las mismas de haberse perdido el choque contra los azulgrana, si bien el chute de autoestima nunca está de más. Nosotros también soñamos con la remontada a los de Pep, claro que sí, pero cada cosa a su tiempo.

“Vitamina V”, titula finalmente As, en justísimo homenaje al enorme rendimiento de Vinicius el domingo. A Vinícius no hay que darle consejos salvo que no debe aceptar ningún consejo, tal como nos decía ayer Jesús Bengoechea: a los genios hay que tomarlos como son, aunque a veces fallen