Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Bernabéu sí puede ganar partidos

El Bernabéu sí puede ganar partidos

Escrito por: Quillo Barrios3 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Corría el minuto cincuenta y cinco del Clásico. Toni Kroos sacó en corto un saque de esquina que él mismo forzó. Vino a recibir Marcelo, que giró y encontró a Isco en la frontal del área. El malagueño controló, levantó la cabeza y, con mimo, puso el balón en la escuadra. Por desgracia, un vuelo sin motor de Ter Stegen impidió el gol. Lo que no sabía el Real Madrid es que esa obra de arte a mano cambiada iba a despertar al Bernabéu como si de una noche europea de antaño se tratase.

Los más de 75.000 aficionados que se daban cita en el santuario blanco se encendieron y ayudaron al equipo a someter al Barcelona. Fue un único grito, un incendio constante. Los jugadores iban en volandas y cada ataque se celebraba con rabia. Había nacido una comunión perfecta que no se veía desde hacía mucho tiempo. El Barça, poco acostumbrado a ser zarandeado por rival y público en el Bernabéu, apenas tuvo fuerzas para mantenerse de pie mientras encajaba los golpes. Marcó Vinicius y se generó un delirio maravilloso. Era tal el grado de efervescencia que la gente no quiso conformarse con el 1-0 y los propios futbolistas sintieron que no había razones para hacerlo. Marcelo evitó el empate con un corte más propio de Mendy. Lo celebró como un gol, agitando los brazos y gritándole a los fantasmas. El público acompañó con enérgica sincronización. Era imposible que algo saliera mal. Entró Mariano, marcó y aquello terminó de reventar.

Incluso con el partido acabado, miles de madridistas se quedaron en su sitio animando a los que, esa noche, eran sus héroes. Habían recuperado el liderato, superado al Barcelona en el 'Goal Average' y espantado los miedos que había causado el horrible mes de febrero con la derrota europea incluida. En definitiva, se habían quitado toneladas de ansiedad de encima. Lo que no sabían, al menos en ese momento, es que ellos, todos, volvieron a intimidar, a ser el jugador número doce, a convertir cada ataque en una batalla campal. El miedo escénico, ese que parecía un libro de ficción escrito en los ochenta y parte de los noventa, rescatado para formar una realidad incontestable: el Bernabéu sí puede ganar partidos.

Deben acabar aquellas noches de silencio en las que parece que hay minutos en los que el equipo juega casi a puerta cerrada. Basta ya de aplaudir y cantar sólo cuando hay goles que celebrar. El Clásico (nos) demostró que el Bernabéu puede romper un 0-0 y desnudar emocionalmente a cualquiera, incluido un Barcelona curtido en mil batallas y, durante años, dueño de nuestra casa. La afición del Real Madrid tiene la obligación de ser uno más, de jugar su partido, de que cada córner sea un infierno y cada ataque vaya envuelto con un grito blanco y descontrolado. Que Eibar, Valencia, Mallorca, Getafe, Alavés y Villarreal sientan que esa noche nada puede salir bien.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

11 comentarios en: El Bernabéu sí puede ganar partidos