Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Una invitación para Iker Casillas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Una invitación para Iker Casillas

Escrito por: La Galerna23 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. Si hay algo que a estas alturas nos daba pereza (es más, de puro aburrido queríamos descartarlo) era una vuelta de la guerra Casillas-Mourinho. Pero qué le vamos a hacer si el mostoleño ha tenido a bien volver a agarrar el hacha de guerra y abrir la caja de Pandora en unas declaraciones a Valdano que ya han dado la vuelta al mundo con rompeolas en Setúbal.

Porque claro: Mourinho ha respondido. Si uno hace memoria, recuerda que pocas veces ha iniciado Mou sus continuas trifulcas. Siempre las inicia otro por él y el portugués se limita a contraatacar. Sus contraataques (su arma futbolística favorita) pueden pasarse de frenada. Pueden ser (es opinable) brutales, impíos y desproporcionados respeto a la puya inicial, pero son siempre eso, contragolpes. Este caso no ha sido excepción. Lo cuenta Fantantonio en su artículo de hoy.

Hablando con Valdano, Iker ha consignado primero que ni Mourinho ni él han vuelto a hablar del otro desde que sus caminos se separaron, para a continuación y sin avisar romper la tendencia que él mismo señala opinando sobre Mou de manera retrospectiva. Si volviera al pasado, “me enfrentaría a él”, ha dicho el guardameta, dando a entender por tanto que en su momento no lo hizo, lo cual es precisamente lo que Mou se ha ocupado en desmentir en su respuesta: “Claro que se enfrentó a mí, pero lo hizo del modo en que nadie le supera: escondido”.

Esta contestación de Mou, de la cual por supuesto no se hace eco la portada de As, es la clave de todas las dudas y hasta de la desafección que un sector del madridismo guarda todavía hoy en relación a Casillas. Es la razón que explica el sindiós según el cual quien quizá haya sido el mejor portero de la historia del Real Madrid no sería recibido como un héroe en todos y cada uno de los hogares madridistas del planeta, como debería ser en condiciones normales. Sí en muchos, quizá en la mayoría, pero no en todos.

Si Iker quiere acabar con esa desafección parcial (y seguro que gran parte de esos madridistas recelosos están deseando que lo haga para poder, al fin, quedarse solo con lo bueno), tiene que responder a esa última acusación de Mou.

¿Utilizó Iker Casillas su excelente relación con la prensa deportiva para crear un estado de opinión que le permitiera un puesto fijo en la portería del Real Madrid con independencia de su estado de forma? ¿Qué quería decir Ancelotti cuando explicó en rueda de prensa su decisión de rotar a Iker y Diego López (quien por méritos deportivos le había arrebatado la titularidad a su compañero) con un “así habrá paz”? Cuando la mujer del capitán del Real Madrid aparece en televisión malmetiendo contra el entrenador, y revelando que el equipo no está con él, ¿lo hace para sorpresa del propio capitán, o (como se antoja más razonable pensar) con la aquiescencia del mismo?

Son preguntas que Iker necesitaría responder para firmar de una vez la paz con ese sector del madridismo. Un sector dentro de ese sector está deseando firmar esa paz para recordar a Iker como lo que debería ser para todos los madridistas: un héroe y solo un héroe.

Sucede que esas preguntas no se las va a hacer Valdano. No se las va a hacer Manolo Lama. No se las va a hacer Bertín Osborne.

Esas preguntas se las hará algún día alguien que tenga el suficiente espíritu científico como para no partir de la base de que Iker es la víctima y Mou el villano. Esas preguntas se las hará algún día alguien que asumirá una realidad de las cosas mucho menos maniquea, alguien que recele lo justo de los mantras (“Mou le sentó por razones extradeportivas”, “Iker es uno de los nuestros y Mou un mercenario”), alguien que busque la verdad en lugar de darla por sentada para abrir el enésimo capítulo de lamentos. Solo hablando con ese alguien logrará Iker cerrar las heridas con ese sector del madridismo.

La Galerna se ofrece humildemente para cumplir ese papel.

Os dejamos el resto de portadas del día. Un saludo.

48 comentarios en: Una invitación para Iker Casillas