Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
No veréis otro como Sergio Ramos

No veréis otro como Sergio Ramos

Escrito por: Quillo Barrios4 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Dentro del madridismo hay una corriente que tiende a infravalorar todo lo bueno que hace Sergio Ramos y a revolverse cuando el camero no actúa bien -renovaciones de contrato, declaraciones ante la prensa, gestión de su entorno- o no está a la altura en algún partido. Un mal encuentro de Sergio Ramos se convierte en el peor encuentro de un jugador en la historia. Rendimiento, incluso, de venta inmediata.

Todavía recuerdo la memorable exhibición del camero ante el Ajax, injustamente tapada por los de siempre argumentando que se borró del choque de vuelta con una amarilla innecesaria. Como si una cosa no pudiera coincidir con la otra en el tiempo. ¿Se perdió el partido del Bernabéu? Sí. ¿Eso minimiza su brutal impacto en la noche del Amsterdam Arena? Para nada.

Todo esto viene a colación de lo sucedido el pasado sábado en el derbi contra el Atlético de Madrid. Entiendo y comparto que aficionados y analistas destaquen por encima del resto los nombres de Zidane -para mí el verdadero artífice del triunfo-, Vinicius o Mendy, por poner varios ejemplos, pero me resulta difícil de asumir que el recital de Sergio Ramos haya pasado desapercibido o se tome como algo normal, casi vulgar. El capitán del Real Madrid estuvo inmenso, sin fallos, con una concentración exquisita y una lectura perfecta de cada acción. En la primera mitad, cuando Morata y Vitolo amenazaban con descoser al conjunto blanco, Sergio Ramos fue el salvavidas al que todos se agarraron. Las crónicas centran el elogio en la gran segunda parte del equipo y la reacción de Zidane, pero nada de eso habría sido posible de no ser por el comodín del de siempre.

sergio ramos fue el salvavidas del real madrid en el derbi

Hablamos de un central de época, una joya irrepetible que se trajo Florentino Pérez del Sevilla cuando todavía era un niño y apuntaba a hacer carrera en el lateral derecho. Durante un tiempo se dijo que su campaña empezaba en marzo, que lo de los primeros meses era una pretemporada eterna adornada con errores groseros y un vacío inaceptable en su rendimiento. Después se hizo demasiado ruido por unos rumores sobre su futuro que él tardó mucho tiempo en apagar -mal Sergio en ese momento- y ahora la moda es criticarlo por lanzar los penaltis. El día que falle uno arderá el mundo.

Malabares de altísimo nivel con tal de no valorar el papel de Sergio Ramos en el mejor Real Madrid desde Di Stéfano. El internacional español no es parte de una generación (casi) irrepetible, sino que es uno de los máximos culpables de que hayamos podido asistir a una hegemonía en Europa que seguramente nadie repetirá.

Por suerte para algunos y desgracia para todos, Sergio Ramos cumplirá 34 años el mes que viene y empezará a vislumbrar el fin de una carrera en la que ya hay cuatro Champions League, cuatro Ligas, dos Eurocopas y un Mundial. Lo increíble es que ha sido decisivo en todos y cada uno de los títulos, bien sea con su impecable labor defensiva o marcando goles decisivos en jornadas relevantes de Ligas y/o finales continentales. No volveremos a ver un central así. Al menos me queda el consuelo -a mí y a muchos- de estar valorándolo durante su estancia en el Real Madrid y no esperar a tiempos más oscuros para darme cuenta de lo que tenía y no supe paladear.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios