Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
“¿Saben aquel que diu…?”

“¿Saben aquel que diu…?”

Escrito por: José Manuel Serrano24 abril, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Al monólogo de Laporta le faltaba una banda sonora, el taburete del show ya lo tenía. Si se hubiera escuchado “Dame veneno que quiero morir, dame veneno…” y hubiera salido acompañado por Negreira, ambos con gafas de sol, y una copa de Soberano en la mano, las camisas con chorreras y chaquetillas cantosas a mí me hubieran ganado. Nos hubieran contado sus chascarrillos entre lingotazos, uno con su cigarrillo y el otro con el mondadientes explicándonos operaciones financieras chuscas, informes para insomnes, cajeros para noctámbulos y otras disciplinas para tunantes de vida disoluta. Todo muy torrentiano. Serían un singular remedo de Faemino y Cansado y se les hubiera agradecido la puesta en escena porque “el chiste, claro, es para reírse” o como también decía el dúo humorístico: “Esto lo hacemos por la pasta”.

Faemino y Cansado

En su encíclica nada ortodoxa mantuvo, eso sí, el pacato Laporta la llama del victimismo secular marca de la casa que une muchísimo a sus feligreses. Invocas al maligno (Florentino) un par de veces, recuperas los grandes éxitos de Franco (no Battiato) y buscas el centro de gravedad sin caerte, envuelto en la estelada o la senyera, según fluctúe la bolsa. Y después de predicar en el desierto te vas a comer más feliz que Xavi acariciando la hierba en la campiña inglesa.  Y es que el “cap” de la “cosa nostra” mantuvo el semblante hierático, incluso, cuando dijo que los informes tenían hasta ilustraciones, “muy cuquis” le faltó añadir. Torero el tío, quizá más picador a la vieja usanza que matador.

Si se hubiera escuchado “Dame veneno que quiero morir, dame veneno…” y Laporta hubiera salido acompañado por Negreira, ambos con gafas de sol, y una copa de Soberano en la mano, las camisas con chorreras y chaquetillas cantosas a mí me hubieran ganado

El padre putativo del barcelonismo es un funambulista al que es cuestión de tiempo que pierda el paso en el alambre. La caída, en cualquier caso, no será grave porque hay lugares en los que se nace cuesta arriba y, otros, en los que caes de píe. Cuestión de redes, aunque sean clientelares. Se sabe que hay repúblicas de siete segundos que sacan en procesión pagana a quienes trincan de lo público, familias del 3% a las que se les agradecen los servicios prestados y se sube a los altares porque su corruptela tiene acento del terruño. Disfunción  ésta de invocar a los corruptos que no puede explicar ni la inteligencia artificial ni La Moreneta, llegados a otras instancias superiores.

Sin ir más lejos, la portavoz del Gobierno catalán a la que, hasta el día de autos, no se le conocían declaraciones sobre la presencia en nómina del vicepresidente de los árbitros en el club catalán, tuvo a bien, sin embargo, salir a denunciar el vídeo de memoria histórica de Real Madrid TV. Sin duda, son un clan y puede estar orgulloso Pujol y sus vástagos del trabajo realizado. Para completar el programa de variedades no faltó un cameo del “mocito feliz” del independentismo catalán, Carles Puigdemont, necesitado como está el hombre de un foco que le dé luz en su larga noche centroeuropea. El show tiene mucho de ópera bufa, aunque siguiendo el libreto, aún faltaría un obispo por decir algo…

Laporta

En esta ocasión, la táctica del calamar le salió bien a medias. El pretendido ardid fue momentáneo y no borra el rastro de lo enjundioso: los pagos al vicepresidente de los árbitros. Pero hete aquí que la pieza en blanco y negro muestra brazos en alto, recalificaciones y agasajos a la autoridad que hace trizas un relato maniqueo repetido en el tiempo y que, sin duda, ha escocido tanto como la victoria ante el Chelsea.

Pillados financiando la “dolce vita” del vicepresidente de los árbitros y un séquito por desenmascarar, con un palanquista empresario que produce, a su vez, parte del espectáculo de la liga patria mientras liga su buena ventura a la ruleta futbolera, es decir, la pela al color blaugrana, no hay día tranquilo que no aflore un “fiambre” o haya un altercado en el club. Habrá, por lo tanto, que silenciar cualquier atisbo de crítica interna y, lo que es más difícil, acabar con la externa. Así, por ejemplo, se puede apagar el ruido ambiente del cántico “corrupción en la Federación” durante un partido y aquí no pasa nada. Silencio ensordecedor, perdón por el oxímoron y por la rima.

Pillados financiando la “dolce vita” del vicepresidente de los árbitros y un séquito por desenmascarar, con un palanquista empresario que produce, a su vez, parte del espectáculo de la liga patria mientras liga su buena ventura a la ruleta futbolera, es decir, la pela al color blaugrana, no hay día tranquilo que no aflore un “fiambre” o haya un altercado en el club

En España, parte de los negocios no tienen colisión ética hasta que un juez dice lo contrario y cuando lo dice, a destiempo, el negocio ya dio pingües beneficios y lo heredó el hijo. Aquí la corrupción, como los cargos políticos, pasan de generación a generación, cual familia siciliana. En España en cualquier frontispicio de lo público bien podríamos tallar lo que dejó escrito Galdós: “La lógica española no puede fallar. El pillo delante del honrado, el ignorante encima del entendido; el funcionario probo debajo, siempre debajo”.

Laporta

Nos encontramos, así, con una Federación que no quiso investigar en tiempo y forma y a una justicia deportiva que ni está ni se le espera. Tres años y prescriben los delitos y ponemos a un zorro (exdirectivo del Barça) a cuidar del gallinero para que todo parezca un accidente. En “Uno de los nuestros”, Ray Liotta teorizaba sobre la mafia: “Cuando era pequeño, mi padre me dijo que se puede llegar lejos con una palabra amable. Pero yo aprendí que se puede llegar más lejos con una palabra amable y una pistola”.

En este espectáculo de variedades, el único sheriff que puede interrumpir que siga el juego sucio es Ceferin y su barba de tres días. Un jinete pálido, a lomos de la UEFA, que quizá llegue donde la desidia o una presunta prevaricación deportiva española dejó abierta la gatera. Laporta, no obstante, aún guarda un par de ases en la manga. Camelar a Ceferin con alguna proposición deshonesta y lograr cambiar al sujeto de la foto en el cartel de “Se busca” y, donde no llegue la prescripción de los delitos, quizá poner en marcha una plañidera amnistía. ¿Que dicen que no? Cosas más extrañas se han visto. “¡Qué va, qué va, qué va! ¡Yo leo a Kierkegaard!

 

Getty Images.

Un comentario en: “¿Saben aquel que diu…?”

  1. Me perdonarán, amics, mi rotunda afirmación sobre que el primate superior Mas entranyable
    y merecedor de cariño que ha habido en la condal, es -sin duda- copito de nieve, rebautizado
    posteriormente al catalán. De la misma manera que otros muchos arribistas lo fueron. Me me viene a la mente el caso de paco aguilar, reconvertido convenientemente en francesc aguilar ; individuo que contribuyó perversamente a los premios individuales obsequiados a "lo nan hormonat" (i delinqüent fiscal). Y por tanto usurpados a otros futbolistas mejores y/o que demostraron más méritos.
    El anterior y necesario preámbulo es para expresar que ,escrutando las fotos que ilustran este sensacional artículo, el actual presidente culer me ha traído viejos recuerdos. ¿No les parece?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

360 grados de campeón (It wasn't a fucking goal).

Recomendamos la lectura del fucking #Portanálisis de hoy y os deseamos que paséis un fucking great day.

¡Hala Madrid!

👉👉👉https://tinyurl.com/mr2eddwd

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram