Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Lautaro y la fórmula de la coca-coña

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Lautaro y la fórmula de la coca-coña

Escrito por: La Galerna5 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Amanecer sin una portada de Mundo Deportivo en la que no salga Lautaro es un disgusto que nadie merece. Es por ello que el inefable rotativo barcelonés, consciente del síndrome de abstinencia lautariano que nos asalta en las escasas ocasiones en que no le sacan, tiene hoy a bien brindarnos el pan nuestro de casi todos los días.

No cabe duda de que la omnipresencia de Lautaro ha sido una de las señales distintivas del confinamiento. Algún día recordaremos estos (ya casi esos) días terribles y los asociaremos mentalmente con las asombrosas cábalas que Mundo Deportivo y su cuasigemelo Sport se han entretenido en hacer para abonar la fantasía de que un club en quiebra como el Barcelona pueda fichar a nadie. Tampoco a Lautaro. Las matemáticas de hoy son desopilantes, como siempre por lo demás, pero todo sea por consagrar la omnipresencia de Lautaro en nuestras vidas.

Sí, amigos. La fórmula Lautaro es un poco como la de la coca-cola (o en este caso coca-coña, como increíblemente acaba de enmendar su corrector a este portanalista, lo juro), solo que con trueque y con menos burbujas. La chispa de la vida es en este caso de una hilaridad absoluta. Es una fórmula como para que la coja Einstein y haga con ella un sombrero de papel como los que llevaban en la cabeza los personales de Ibáñez cuando se volvían majaras.

Lautaro= Junior Firpo + 70 millones.

Como decía la abuela de este modesto portanalista: toma chochos, cotorrita.

Si gracioso es que el Barça aspire a encontrar en caja 70 millones de euros, más descacharrante aún resulta la tasación practicada a Junior, simpatiquísimo lateral izquierdo que llegó al Barça por 18 millones, que ha estado poco menos que inédito en esta su temporada de debut y que ahora, por arte de birlibirloque está tasado en ... chan chan chan (léase con los violines cortantes de la ducha de Psicosis) ... ¡¡¡41 millones!!!

“El Barça quiere incluir a Junior en la operación y tasarlo en 41 millones”, admite expresamente Mundo Deportivo de forma hilarante. De manera que el Barça QUIERE incluir a Junior en la operación tasándolo en el valor que el propio Barça (quién mejor) QUIERA darle al chaval, que para eso es suyo.

—Te doy 70 millones + Junior.

—Y ese quién es.

—Un lateral que vale 41 millones. Te lo digo yo.

—Hombre. Habrá que ver qué dice el mercado, digo yo...

—Ya, pero es que yo QUIERO tasarlo en 41 millones. Me conviene. Si no, no se cumple la FÓRMULA LAUTARO.

—(...)

—41 millones vale porque lo digo yo. Y en su momento pagamos 18 por él. Negociazo.

—Y dices que también tienes 70 millones...

—Tener es un concepto relativo. Tener-tener, lo que se dice tener... Yo tengo un tío en América, por ejemplo.

—(...)

—Firpo, Aleñá, tres toneladas de cemento armado y la última temporada de la Patrulla Canina. No se hable más.

En Marca no sale Lautaro, aunque Lautaro siempre está ahí de algún modo, en todas partes, mires donde mires, de manera latente o subrepticia. Marca nos trae ideas para este nuevo fútbol sin público que trae a todo el mundo de cabeza en cuanto a las formas de animar esos partidos mudos de animación que ya casi comienzan. Se habla de la creación de un público virtual para calentar un poco los partidos. En la Premier, el West Ham tiene pensado hacer una llamada por Zoom a mil seguidores para que sus caras salgan (no sabemos si todos a la vez o uno a uno) en la pantalla de los vídeomarcadores, sí bien estando todos muteados, cosa que no acabamos de entender. La Galerna sugiere que en los partidos del Barça se llene virtualmente el estadio con 100.000 caras de Lautaro. Es lo menos después de la matraca que nos está dando esta gente, Virgen santa.

Os dejamos las otras dos portadas porque querréis verlas.

19 comentarios en: Lautaro y la fórmula de la coca-coña