Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
La ambición y la gloria

La ambición y la gloria

Escrito por: Antonio Escohotado25 enero, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Caer ante el equipo pundonoroso por excelencia, uno de los más acostumbrados a residir en segunda B, desató una ola de desolación que empezó a cobrar ímpetu tras perder contra un Bilbao excelente y favorecido por la suerte. Asensio pudo hacer un hat trick pero se fue de vacío, tras estrellar un misil en un palo y otro en el travesaño, mientras Ter Stegen paraba a Oyarzabal el penalti que Courtois no logró negar a Raúl García. Sin ese plus de acierto y fortuna blaugrana, tanto el Real como la Real merecieron clasificarse, y deberíamos saber que el mérito es el factor sustantivo de cualquier deporte.

Contra los bilbaínos alternaron las buenas noticias —un magnífico Asensio y al fin destellos de Hazard— con fases de la conocida pájara merengue, un fenómeno proporcional a la grandeza de los equipos, infrecuente y hasta desconocido en los pequeños y medianos, donde el sentimiento viva manque pierda enmascara el prosaísmo del juego. Cuantos más laureles acumule un club antes sonarán las voces de “gandules” y “señoritos” cuando algunos o muchos se contagian de torpeza y pusilanimidad. Pero es ese grado de exigencia lo que a mi juicio resulta inexcusable para alcanzar cualquier logro extraordinario.

El grado de exigencia es lo que a mi juicio resulta inexcusable para alcanzar cualquier logro extraordinario

Antes del tiránico aislamiento justificado por una cepa de gripe —afortunadamente mucho menos letal que la llamada asiática y española de hace un siglo—, las pocas veces que fui al Bernabéu me tranquilizó oír el runrún evocado a los dos o tres fallos de un jugador, y los silbidos o abucheos que acababa cosechando el contumaz; ciertamente no por sadismo  o misantropía, sino porque la excelencia —y no otra es la divisa del Real— solo está al alcance de quien se sepa tan falible como el que más, pero no conviva ni con el victimismo ni con la arrogancia. Por ejemplo, media docena de hijos me han permitido comprobar que consentirles les debilita sin excepción, y seis décadas de ver fútbol me demuestran que los ganadores al más alto nivel bien pueden ser neuróticos delirantes, aunque ni un solo llegó a la cumbre ahorrando fuerzas o coraje, como quienes nunca dejaron de consentirse.

Leyendo La Galerna, me encontré a principios de la semana con un artículo largo y razonado explicando por qué un colaborador no entendía las decisiones de Zidane, y coincidí con él en no entender algunas, entre ellas exprimir tanto al superlativo Modric, o no haberse desprendido de Isco. Por lo demás, ambas cosas se explican recordando cuán válido fue el malagueño para conseguir algunas de las Orejonas, y los recortes impuestos por la inflación del mercado, añadidos al coste de hacerse con Hazard, Jovic y Mendy entre otros. Isco solo se hizo indeseable, e inútil, tras no disculparse por un desplante con la grada y faltarle al respeto a Solari. En cualquier caso, no se me ocurrió mejor comentario genérico al articulista que lo irrelevante de “entender” a Zidane en enero de 2021, cuando todo recomienda confiar en él como el Manchester otrora en Ferguson, y el Liverpool hoy en Klopp.

Casemiro Ramos

A mediados de semana el naufragio de Alcoy multiplicó la acritud de las críticas, y atónito estaba ante lo agresivo de otro artículo sobre ZZ cuando uno de los comentarios al mismo —el de un lector presentado como “Chris” — me serenó por completo. En definitiva, le recordó al vituperador que el Real Madrid no necesita hinchadas dadas a aplaudir manque pierda, y menos aún histerizadas por la reivindicación de alguna patria ofendida —como la culé o la batasuna—, sino aficionados al mejor fútbol, cuyo sentido crítico contrasta con el cortoplacismo de gente lo bastante amnésica e ingrata como para olvidar que la época de Florentino y ZZ solo es equiparable en grandeza con la de Bernabéu y Di Stéfano.

Luego vino la goleada al Alavés, que un maldito corte de la luz me impidió disfrutar, y algunos repararon en que tenemos quizá la mejor media de todos los tiempos, pues la capacidad del croata y el teutón para abrir y cerrar líneas de pase no desmerece la de Xavi e Iniesta, y nuestro Busquets es Casemiro, un jugador con mucho más gol. Benzema recobró el brillo refulgente que ha ido adquiriendo desde la marcha de Cristiano, mientras Hazard apuntalaba su retorno al status de crack asistiendo con un taconazo marca de la casa, seguido por un gol donde concurrieron desmarque y definición.

Hay gente lo bastante amnésica e ingrata como para olvidar que la época de Florentino y ZZ solo es equiparable en grandeza con la de Bernabéu y Di Stéfano

Casi me siento tentado a sugerir que la próxima Orejona será merengue, aunque deteste profetizar, porque quizá no tiene igual la secuencia de desastres padecida desde la desgana multimillonaria de Bale, la jubilación anticipada de Marcelo, el año y medio de Hazard en dique seco, la decepción de Jovic, el actual frenazo de Rodrygo por lesión y el ambiguo desarrollo de promesas como Vinicius y Valverde. En todo caso, donde crece el peligro crece lo que salva de él, y el Real de esta temporada se ha ocupado ya de bañar literalmente al Barça, al Atlético y por dos veces al Inter, tres equipos espléndidos.

Si el míster y quienes flanquean a sus leyendas vivas son capaces de evitar que lleguen agotadas o simplemente solas a los grandes compromisos; y si la suerte no se alía con equipos tan formidables como el Bayern, la Juventus, el City, el Liverpool y el PSG, habrá ocasión de comprobar hasta dónde llega la heroicidad. Entretanto, me pregunto si ante retos de tal magnitud es sensato rasgarse las vestiduras porque el Alcoyano exhibiera un portero magnifico, y supiera montar una contra admirable.

 

Fotografías: Getty Images.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

10 comentarios en: La ambición y la gloria

  1. Al margen de la magnífica prosa, y mi total acuerdo con el contenido puramente futbolístico, ¿nadie tiene nada que decir sobre el dislate "cepa de gripe"?

    1. Sí. Lo de “cepa de gripe” es un error inexcusable. Tengo varios compañeros, bastante más jóvenes que yo que, sin patología alguna previa, sólo por atender en primera línea a pacientes graves de este maldito virus, lo contrajeron y fallecieron durante la primera ola. Y, año sí, año no, han pasado gripes sin mayor menoscabo de su salud. Desgraciadamente, no es una cepa de gripe.

      1. Señor mío, claro que la covid es una cepa de gripe, y mil veces menos letal que la llamada asiática o española, surgida a finales de la PGM. A usted se le habrán muerto seres queridos, y lo siento; a mí ni un solo familiar natural o político, y ni un solo amigo. Consulte la media anual de muertos por la gripe antigua en España las últimas décadas, y verá que rondan los 20.000. De hecho, solo se esfuman cuando empiezan a atribuirse a la covid, desde la primavera pasada.
        Llevamos más de un siglo familiarizándonos con ella, pero irrumpió matando el primer año a unos 15 millones, cuando la población mundial era mucho menor.
        Solo fue confinado entonces el batallón de soldados americanos que la contrajo inicialmente, del cual murió en torno a la mitad. Jamás impuso un confinamiento global, ruinoso hoy para unos mil millones de empleos; y ojalá recobremos pronto nuestros derechos de circulación y reunión, que tantos siglos nos costó consagrar.

  2. Si es que no entiendo por qué tenemos que estar en los extremos. Lo del Alcoyano es un ridiculo histórico. Lo del Atleti, el FCB y el Inter fueron muy buenos partidos. La temporada hasta ahora pues bastante mediocre. Si ganamos la copa de europa? Pues será una pasada. Es un poco de sentido común. Ni todo es un desastre ni el Madrid se puede permitir partidos como los que hemos visto esta temporada contra los equipos de abajo. Zidane ha hecho cosas bien y cosas mal. Jovic no es Hugo ni Odegaard Maradona. Lo dicho, un poco de mesura y objetividad no los vendría mal.

  3. No necesitamos una afición que aplauda "manque pierda", pero tampoco que genere temor en los jugadores a fallar, el rumrum no puede ser la sinfonía del Bernabéu, exigencia SI, intimidación NO

  4. Señor Escohotado, salgo de mi promesa de no volver a comentar aquí (no por nadie de la Galerna, si no por usuarios indeseables que perturban mi felicidad con inmundicias) para decirle que es un placer leerle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

✍️🏻@itxudiaz recoge con exactitud el sentimiento del aficionado que no entiende la falta de respuesta del Madrid ante tanta humillación.

https://www.lagalerna.com/la-inexacta-dignidad-de-dejarse-humillar/

"El increíble penalti pitado contra el Real Madrid, con la utilización del VAR", @lequipe

El escándalo arbitral de la Liga española trasciende fronteras

Están los árbitros, los arbitradores, los arbitrarios, los que reniegan del gol. Y luego está @delasherasmario, que nos obsequia con esta pieza literaria horas después del espanto de ayer.

https://www.lagalerna.com/el-madrid-y-la-fundeu/

https://www.lagalerna.com/el-madrid-y-la-fundeu/

Esta es la típica gracia (utilizando ilegítimamente la imagen de un jugador) que hace una marca choteándose del @RealMadrid pero que luego no tienen arrestos a hacerlo con otros equipos.

Y no, no lloro por un meme sino por un memo, en concreto el CM de @KFC_ES

Tomen matrícula. https://twitter.com/KFC_ES/status/1391714772341690372

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram