Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Raúl y Valdano

Raúl y Valdano

Escrito por: Antonio Valderrama19 octubre, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

De la estupenda entrevista que Jesús Bengoechea, Ramón Álvarez De Mon, Joe Llorente y Francisco Sánchez Palomares le hicieron aquí la semana pasada a Jorge Valdano, me quedo con muchas cosas, pero sobre todo con dos: la comunicación y Raúl. Todo lo que dice Valdano hay que escucharlo y más cuando quien lo entrevista no es un palafrenero a sueldo de los enemigos del club, sino madridistas cabales con toda la historia del Madrid en la cabeza. Entre estos dos temas, a priori alejados, se puede tirar un hilo. Valdano lo hace y me parece muy interesante, sobre todo viniendo como vengo de un antirraulismo adolescente que fue la cara amarga de una fascinación primitiva e infantil por el jugador particularísimo e incomparable que fue desde su fulgurante inicio hasta el año de Queiroz.

Lo primero que hay que decir es que un tipo que ha compartido equipo con Maradona y Butragueño, por ejemplo, dice que Raúl «es la inteligencia más grande que yo jamás he visto en una cancha»

Lo primero que hay que decir es que un tipo que ha compartido equipo con Maradona y Butragueño, por ejemplo, dice que Raúl «es la inteligencia más grande que yo jamás he visto en una cancha». Esta es ya, como se decía antes, una declaración de principios. “Y ese espermatozoide ¿quién es?”, reconoce que preguntó cuando lo vio por primera vez jugando con el Castilla. Valdano, que es la única figura pública del universo madridista que hoy día sabe quién es Pablo Hernández Coronado, o al menos, la única que lo menciona en una entrevista, por ejemplo, ha sido de todo en el Madrid menos presidente. Esto ya lo reviste de una autoridad que no pueden negar ni los antivaldanistas más furibundos: trató a Luis De Carlos, vivió el mendocismo desde el verde y desde el banco, y luego fue protagonista de los dos florentinismos. De ser fichado por el inmediato sucesor de Santiago Bernabéu a salir del club por chocar con Mourinho: Valdano es un puente entre el Siglo de Oro y el de Plata, con una cosa además que lo hace diferente al resto de viejas glorias aún vivas, y es que uno de los traumas «fundacionales» de la psique del madridista contemporáneo, Tenerife, también lleva su nombre.

Valdano y Florentino

Lo de la inteligencia de Raúl tiene enjundia porque en la entrevista Valdano vuelve a demostrar por qué está a años luz del resto de individuos que comentan y analizan el fútbol en España ahora mismo. Para el psicólogo Howard Gardner, quien formuló la teoría de las inteligencias múltiples, las entendederas de un ser humano no son algo unitario, un bloque, sino distintos órdenes potenciales que se ponen en marcha o no según el contexto, la situación y el escenario en el que nos movamos por el mundo tratando, en una palabra, de resolver problemas determinados.

Hacer física la idea del Madrid es algo que ahora mismo tienen dos personas, Florentino aparte: Zidane y él

De Raúl dice que «era un espectáculo» verlo «buscándole la vuelta a los partidos, y con eso me refiero al adversario, al público, al árbitro... Todo. Hacía física la idea del Madrid. Yo le decía a mi gente: Si algún día hay una guerra, Raúl va con la bandera del Madrid”. Y es una verdad catedralicia que pensar en Raúl como futbolista es pensar en un solucionador de problemas, en un desatascador. Raúl era el mejor de unos equipos que tenían a Zidane, a Figo, a Ronaldo, a Redondo, a Roberto Carlos y a Fernando Hierro. Mucha gente, sobre todo muchos más futboleros de los que cabría esperar, motejan a los futbolistas de idiotas, de gente inane, porque no saben expresarse como académicos o porque no son economistas administrando sus patrimonios personales. Esto es un error porque un premio Nobel puede ser un completo ignorante incluso en los campos de actividad que le hicieron alcanzar tan excelente distinción (qué decir de los economistas), mientras que personas sin escolarizar son enciclopedias en muchos otros saberes: la inteligencia es múltiple y consiste fundamentalmente no en verbalizarla, como dice Valdano, sino en transmitir. Esto de hacer física la idea del Madrid es algo que ahora mismo tienen dos personas, Florentino aparte: Zidane y él. Ambos, además, comparten más o menos la misma posición espaciotemporal en el imaginario colectivo: los Galácticos, la Novena, pero Raúl, además, la Séptima y la Octava, o sea, la renovación de la promesa antigua de la Copa de Europa, el nacimiento del Madrid al siglo XXI. Zidane se ha vuelto a ir y por el modo en que lo hizo uno puede aventurar que tardará en regresar, sea en la forma que fuere. Queda Raúl, que ya está en la rampa de salida del filial, y como dice Valdano, sacando gente que forma parte ya del primer equipo: el «Vázquez Montalbán» del Madrid prefigura el medio plazo, el día después de Ancelotti, lo que se presume será el último gran Madrid de Florentino: ¿Mbappé, Haaland, Raúl?

Zidane y Raúl

Esto de Vázquez Montalbán, al que él mismo menciona la final de la entrevista, también tiene lo suyo. Aquí creo que se equivoca y a lo mejor se debe a esa fascinación que ha tenido siempre la figura del literato catalán, del intelectual catalán, entre quienes forman parte de la esfera cultural hispana, en especial entre los argentinos. Valdano, en mi opinión, es mucho más que Vázquez Montalbán, pero sobre todo en clave madridista no tiene nada que ver porque si bien acierta totalmente en subrayar la necesidad de contarse que lleva padeciendo el Madrid y el madridismo desde los 70, él posee algo más que la mera condición de periodista o escritor más o menos brillante: el vio y vivió, y nadie mejor que él puede contarlo.

Valdano es mucho más que Vázquez Montalbán. él posee algo más que la mera condición de periodista o escritor más o menos brillante: el vio y vivió, y nadie mejor que él puede contarlo

Y aquí hay que volver a Raúl. En cómo describe el «cancherismo» de Raúl está una de las definiciones más extraordinarias de ese «querer ganar siempre» que es el estilo madridista de toda la vida: darle la vuelta al partido, que es un argentinismo que yo le he oído siempre a mis mayores en el pueblo, buscarle las vueltas a algo, no cejar, no parar, ansiar el hallazgo y finalmente lograrlo, por terco, porque el mundo es de los pesados. Por eso el Madrid es el que más ha ganado siempre, porque es el que más lo ha buscado. Si el Madrid ha de contarse, tiene que contarse como Zidane, que es el genio universal, pero también, de igual manera, tiene que contarse como Raúl, que es el darwinismo furioso.

Buscarle las vueltas a algo, no cejar, no parar, ansiar el hallazgo y finalmente lograrlo, por terco, porque el mundo es de los pesados. Por eso el Madrid es el que más ha ganado siempre, porque es el que más lo ha buscado. Si el Madrid ha de contarse, tiene que contarse como Zidane, que es el genio universal, pero también, de igual manera, tiene que contarse como Raúl, que es el darwinismo furioso

Quizá ese sea el último legado florentinista, la respuesta a una demanda si bien no mayoritaria, sí persistente dentro de la masa crítica de la afición: el contarse. La narrativa. Valdano liga ese salto cualitativo en el mensaje con su apuesta por el Raúl entrenador, al que ve como uno de los mejores de la Historia. Lo que dice de la inteligencia, volviendo a lo de antes, también lo empareja con Zidane. Zidane no destaca, nunca lo hizo, por su elocuencia: para cátedras políticas en rueda de prensa siempre es mejor ponerse a Guardiola, pero todos los futbolistas que han pasado por sus manos coinciden en señalar su fabulosa capacidad para conectar con ellos en un plano puramente humano, emocional, intuitivo. La falacia de la razón es una de las cosas que nos siguen colgando como sociedad desde la Ilustración, por eso se tiende a pensar que la sensibilidad y la destreza para reconocer situaciones, momentos, debilidades y fortalezas de las personas, pertenece a un segundo nivel de la inteligencia humana. El fútbol es una demostración continua de lo mendaz que es esta creencia, pero corren malos tiempos para esta música, pues la moneyballización del juego, jugado y comentado, es ya imparable.

La falacia de la razón es una de las cosas que nos siguen colgando como sociedad desde la Ilustración, por eso se tiende a pensar que la sensibilidad y la destreza para reconocer situaciones, momentos, debilidades y fortalezas de las personas, pertenece a un segundo nivel de la inteligencia humana

El valdanismo y el raulismo son, curiosamente, dos tendencias necesitadas de una cierta redención entre buena parte del madridismo, sobre todo del más pujante, del llamado «underground», vehículo de una nueva forma de contarse desde la eclosión de las redes sociales. El raulismo crepuscular acabó convertido en una justificación de la decrepitud y el aburguesamiento como statu quo de un equipo menor y de un club desplazado de la primera fila competitiva en España y en Europa; el último valdanismo confrontó con la corriente joven, fresca, iconoclasta, que montada a lomos del mourinhismo salvó al Madrid de la catalepsia guardiolista. Pero cuando pasan el ruido y la furia, queda el poso. Como si Valdano y Raúl estuvieran unidos para siempre desde aquel debut en Zaragoza, ambas figuras regresan desde el fondo del armario para agarrar la bandera del madridismo en los «tiempos convulsos» que, en palabras de Valdano, se avecinan para el fútbol en todos los aspectos. Al final, esto no deja de ser un regreso a lo mismo de siempre: tradición, pertenencia, continuidad e identidad.

 

Fotografías Imago.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Madridista de infantería. Practico el anarcomadridismo en mis horas de esparcimiento. Soy el central al que siempre mandan a rematar melones en los descuentos. En Twitter podrán encontrarme como @fantantonio

13 comentarios en: Raúl y Valdano

  1. Lo siento mucho, pero a mí Valdano me cae como una patada en salva sea la parte. ¿Madridista Valdano? Ja. Valdano es valdanista. No hay más que ver cómo se ha comportado con el RM cuando ha estado fuera del club. No hay más que ver (u oir) sus comentarios en las retransmisiones de partidos (como aquél célebre de que era muy pronto para pedir penalti). No, Valdano es un vividor que ha tenido la suerte de que el RM pasara por su vida, porque sigue viviendo de lo que el RM le dio, y él no dio tanto al RM como tantos creen.

  2. Sigue el "pruses"en La Galerna, ahora por parte de otro articulista. Este pruses nuevo no es que Cataluña es un país, sino que Valdano es madridista. En estas páginas se está construyendo el relato, que es lo importante ahora: las cosas no son como son, sino como se cuentan.
    Y hoy, en este artículo, se ha unido en matrimonio y madridismo a Raúl y a Valdano. Lo siento, pero no lo acepto.

  3. Valdano, Zidane y Raúl son el Real Madrid. Con sus virtudes y defectos, sus luces y sombras pero como dice Valderrama "hacen física la idea del Madrid". El Real Madrid es más grande gracias a ellos y son parte de la historia del club, le pese a quien le pese.

      1. Opino igual. Soy el Águila calva auténtico.Valdano no ha tenido, tiene, ni tendrá la trascendencia y el reconocimiento madridista que Raúl y Zidane.

  4. Es legítimo el interés e insistencia de la Galerna por blanquear a Valdano. Así que no volveré a las andadas sobre este asunto. Solo digo que hace tiempo repudié a jordi valdà , por razones obvias.

    En cuanto al artículo, buen artículo, me ha gustado la referencia a las inteligencias múltiples propugnada por Howard Gardner. Cabría recordar , al respecto, el modelo teórico desarrollado por su colega Thurstone: Inteligencia multifactorial. Sobre la inteligencia hay muchos estudios y muchas definiciones. En mi opinión la mejor es "la capacidad de adaptación al medio". De los tests psicológicos, incluso los que pretenden medir la inteligencia, resaltaría que no son del todo válidos y fiables. De todas maneras, la comunidad científica acepta los tests de inteligencia como medida orientativa, aunque haya quien los cuestione. Estoy de acuerdo en que alguien con dificultades en la expresión verbal puede ser muy brillante en otro campos -p.ej. los "idiots savants" . Pero también creo que, en general, el diálogo elaborado y preciso puede considerarse como una muestra de inteligencia. Y parece obvio que los sujetos que más dotes demuestren en la orientación espacial, cálculo matemático, capacidad lingüística, memoria y otras funciones , pues , de entrada, podrán considerarse con una inteligencia elevada . Sobre todo si nos centramos en la sociedad internacional actual.

    Raúl sí, verborreico encantador de serpientes, no.

    * De ninguna manera acepto que lo nan hormonat o el pijo de la bonanova, futbolistas que han alcanzado la élite, puedan ser considerados como de una inteligencia superior a la media. Más bien aceptaría lo contrario.

  5. Admiro a Raúl y espero que algún dia entrene al Madrid y nos de muchas alegrias,pero a Valdano no lo trago, ni me parece tan madridista como nos quieren hacer ve, más bien al contrario,estuvo con los galácticos,pero las ligas perdidas en Tenerife son una mancha indeleble en su historial, lo mejor que hizo fue darle la oportunidad a Raúl, insistir y regalarle su decubrimiento al Madrid y por ende al fútbol,pero han sido muchas las veces que Valdano ha despotricado contra el Madrid, que ha hecho comentarios criticando inmerecidamente a nuesro club, personaje de fácil verborrea,pero que no siempre dice la verdad sobre el Madrid en sus comentarios,es más usual oirlo poniendo al Madrid a caer de un burro, todos mis respetos para Raúl,antes, ahora y siempre, para Valdano ese respeto lo tiró por la borda en demasiadas ocasiones hasta diluirse,me da igual lo que diga este personaje que es de todo menos madridista

  6. El Madrid no necesita narrativa, ni relato ni nada que se le parezca. Tenemos la mejor marca deportiva del mundo, la camiseta blanca, el escudo, la historia y la leyenda. Solo necesitamos a gente entregada y que esté a esa altura: un presidente (con la virtudes del buen gobernante), un entrenador (indomable y con determinación) y unos jugadores (con carácter y personalidad). El relato, para los que carecen de lo anterior.

  7. No entiendo este proceso de blanqueamiento a Valdano. Ahora resulta que va a ser más madridista que Pirri, Bernabéu y Di Stefano juntos.

    Está a sueldo de Prisa, con eso quedaría dicho todo. Adicionalmente, además es cómplice, ya que su papel es el de presunto madridista ilustrado con el que los enemigos se sirven para dividir al madridismo entre "majos" (piperos que traguen con The Tinglao), y "fanáticos palurdos mourinhistas" (entre los que me doy por aludido, que somos los que no comulgamos con ruedas de molino)

    The Tinglao tiene una buena estructura para dividir al madridismo. En la cúspide, ilustrados como Jordy Valdany. Para la clase media, tenemos otros petardos que también hacen papeles opuestos pero igual de válidos que el de Jordy, que no son otros que los "ecuánimes" ex-jugadores comentaristas, y por último, en el otro extremo y para azuzar las conversaciones de bar, tienen a Roncero. Hasta en eso, The Tinglao lo tiene muy bien montao (toma pareado)

    Abrazos madridistas.

    1. Comentario antológico de JULIO, por favor que LA GALERNA se lo haga llegar al presunto madridista ilustrado para que vea que no todos somos tontos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram