Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Por qué juegan ahora las selecciones?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Por qué juegan ahora las selecciones?

Escrito por: La Galerna8 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Hay cosas en este mundo sobre las cuales existe el rotundo consenso de que son un horror, y sin embargo ahí siguen. Sirvan como ejemplo el reggaetón y los parones de selecciones, que es a lo que nos vamos a referir hoy, dejando el reggaetón para ocasión más propicia, es decir, para cuando salga en alguna portada. La pregunta que hoy nos reúne aquí es la que titula esta sección. ¿Por qué demonios tienen que jugar las selecciones nacionales? La pregunta podría incluso ser válida en cualquier punto espacio temporal, pero si le añades un adverbio temporal adecuado la cuestión adquiere caracteres sangrantes.

¿Por qué narices tienen que jugar AHORA las selecciones nacionales? ¿Por qué diantre en plena pandemia tienen que permitir los clubes (y en particular el Real Madrid, que es quien nos preocupa en este portal) que sus futbolistas se desperdiguen por el mundo, a riesgo de contraer el virus, en lugar de permanecer bajo la disciplina y relativa vigilancia del club? ¿Quién restituye el daño infligido sobre el Real Madrid si cualquiera de sus futbolistas vuelve infectado e infecta a los demás, con el consiguiente daño deportivo (y ojalá que sólo deportivo)?

En otras palabras, ¿pero esto de qué va?

Portada Marca

Marca asume el bodrio de ayer en Lisboa con un espíritu que ni James Rhodes interpretando el Himno de la Alegría. Viva la armonía, vivan los claveles y viva el sentimiento ibérico, de acuerdo, todo lo que queráis, amigos de Marca. Está bien que España y Portugal aspiren a celebrar un Mundial en comandita, avanzando en el concepto de la balsa de piedra de Saramago. Está bien que podamos comprobar en directo que Cristiano sigue inmenso y reencontrarnos con Pepe, pero no en estas circunstancias, caralho. ¿Por qué (...) -añadan aquí la expresión coloquial de su preferencia- tuvieron España y Portugal que jugar ayer en Lisboa, dando pábulo gratuito a un riesgo de contagio a todas luces innecesario? ¿Pur qué? ¿Pur qué? (Léase con el mejor acento luso de que sea capaz el lector).

Portada As

Os vamos a decir por qué. Para que As pueda exhibir la enésima portada de rancio chovinismo hispano, esta vez a cuenta de la musculatura del debutante Adama, que a duras penas se puso por primera vez “la roja”, dejándola a punto de petar.

“España tiene músculo”. Poco importa que Portugal le diera a España un baño considerable en el segundo tiempo y que solo los postes de Kepa evitaran una derrota por lo demás intrascendente. Intrascendente como todo lo que sucedió ayer y que solo sirvió para multiplicar exponencialmente la probabilidad de que alguno de los protagonistas sobre el terreno de juego vuelva con el Covid en la maleta y un problema de primera para el club que religiosamente le paga. No lo quiera Dios.

Decíamos que Adama casi peta la camiseta y hay por ahí alguien que también parece estar cerca de petar.

Pero tampoco (auguramos) va a quererlo Diosito.

Portada Sport

Portada Mundo Deportivo

Ese alguien es, evidentemente,

Josep María Bartomeu, Barto para los amigos, entre quienes como buenos madridistas nos contamos. La amenaza de la moción de censura cobra visos de realismo al haberse superado el número de firmas necesarias para celebrar la oportuna votación para despojarle del cargo de presidente. Pero ahora piensen con nosotros sobre los posibles escenarios.

Sport se plantea si Bartomeu podría dimitir. Si lo hiciera, tanto él como sus compañeros de junta directiva responderían con su patrimonio por la calamitosa situación económica del club. Ya tienen la respuesta a lo de la posible dimisión.

Otro escenario es que la votación siga adelante, pero para ello tienen que suceder dos cosas. Primero, que los responsables de Salud de la Generalitat den su visto bueno a la votación en plena pandemia. Y segundo (casi más dudoso), que la oposición decida de hecho brindarle a Bartomeu ese balón de oxígeno. Porque si se tiene que ir por una votación (en lugar de dimitir), en decir, si le fuerzan a irse, pierde la responsabilidad patrimonial por el desastre financiero del Barça. Echar a Bartomeu significa dejar que se vaya de rositas. ¿Quiere su oposición hacerle semejante favor? Es más: ¿de verdad quiere alguien en su oposición asumir el marrón que Bartomeu se quitaría de las espaldas de prosperar esa votación?

Nuestra apuesta es que Barto concluirá su mandato.

Pasad un buen día.