Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Madrid-Barça: ser feliz es no cambiar

Madrid-Barça: ser feliz es no cambiar

Escrito por: Itxu Díaz17 octubre, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Toni Kroos. Ese es mi resumen del partido. Y el resumen de su actuación del domingo, lo haré con Rilke, un artista austriaco: “gentes innumerables se abatían sobre él, / a las cuales podía elegir y execrar; / y adivinando que de ese modo se perdía, / lejos del olor popular trepó con las manos / rígidas a la cima de una columna”. Y es así: Kroos jugó el Clásico sobrevolando el Bernabéu. Tengo para mí que no llegó a tocar el césped en ningún momento. Como los ángeles.

Escribo aún con la resaca de una victoria reposada. Que no fue un duelo de enormes emociones. El Barcelona vuelve a perder combustible por las mismas grietas de antaño, el guardiolismo ha muerto y no lo sabe, y diría que los nuestros ganaron el partido del mismo modo que lo habrían hecho si el rival fuera el Mallorca, el Osasuna o el Rayo. Con inteligencia, con talento, y sin muchos sobresaltos. Es horrible admitir que el partido fue, en algún momento, un tostón. Pero es que el Barça jugaba a intentar tapar el desastre de la Champions a la desesperada, con el ansia del necesitado, y el Madrid solo quería tres puntos, el liderazgo, y pasar a lo siguiente.

Toni Kroos. Ese es mi resumen del partido

El alemán tiene 32 años y 250 partidos de blanco. Pero el de ayer no fue uno más. El domingo Kroos dio una clase magistral de fútbol que muchos entrenadores enseñarán estos días a sus centrocampistas. A menudo su juego no llena las portadas, a fin de cuentas, en un corto espacio de terreno de juego comparte hazañas con el genio de Modric, y es inevitable que nos deleitemos una y otra vez en las proezas del croata. Sin embargo, y aunque ayer Modric trazó otro gran partido (lo resumiría en versos también, pero creo que no conozco poetas croatas), esta vez miramos a Kroos por su presencia en todas las jugadas, con y sin balón, y por una extraordinaria capacidad para interpretar cada lance, nadando y guardando la ropa, tapando atrás y abriendo brechas hacia el frente, sin gastarse en vano en ningún esfuerzo físico, regular como el motor de un viejo Volkswagen.

Kroos y Ferran Torres Real Madrid Barcelona

Valverde, claro, es un huracán (también lo diría con poesía, pero me da un poco de dentera Benedetti) El propio Kroos lo situó anoche, tras el partido, en el top 3 mundial. El uruguayo le respondió con un guiño: “tengo un buen maestro”. Y ambas cosas son ciertas. No hay un jugador en la Liga, y probablemente tampoco en la Champions, tan completo como Fede, y desde luego, no existe ninguno capaz de llegar al minuto 90 en su forma física, y con su nivel de locura, síntoma de genialidad. Cuando lo vemos coger el balón en su campo en los últimos minutos de un partido, y salir como el AVE Madrid-Alicante, solo podemos pensar que el condenado está como una regadera, como una regadera prodigiosa que nos cautiva. Y además, qué importante también esto, Valverde es madridismo puro. Hasta el final.

Hoy Benzema recibe el Balón de Oro más merecido de los últimos tiempos. El domingo volvió a demostrar que, marcando o no, su actuación moldea la personalidad de todo el equipo una y otra vez: lanzando la presión, recuperando balones, marcando el tempo de cada ofensiva, bajando a oxigenar, montando el ataque, y llegando a rematar. Brindaremos con él desde donde estemos por ese justísimo premio.

Ayer lo pensaba: el momento de felicidad permanente que nos regala el Real Madrid de esta era de Ancelotti me trae a la memoria el viejo aforismo de Jardiel Poncela: “ser feliz es no cambiar”

La lista de elogios sería interminable y reiterativa porque, aunque no fue un partido, digamos, espectacular, fue mejor que eso: se hizo casi todo bien. El “casi” es por acentuar una crítica: quizá por el relajo que nos sugiere la indudable superioridad, hace algunos partidos que nos está costando cerrar el marcador, que levantamos el pie del acelerador con dos goles de ventaja. Hace siglos que sabemos que, sea cuál sea el encuentro y la competición, los rivales nunca se rendirán ante el Madrid mientras un gol pueda meterlos en el partido. Para muchos, poner contra las cuerdas al Madrid durante diez minutos es ya una victoria. Pero es por decir algo, lo cierto es que este equipo no para de darnos emociones y alegrías.

Ayer lo pensaba: el momento de felicidad permanente que nos regala el Real Madrid de esta era de Ancelotti me trae a la memoria el viejo aforismo de Jardiel Poncela: “ser feliz es no cambiar”.

Itxu Díaz
Del mar. Journalist and writer. @amspectator @NRO @thedailybeast @WestJournalism @amconmag @gaceta_es @mundo_cristiano. A la venta/Order now: http://cutt.ly/DhcQJSf

2 comentarios en: Madrid-Barça: ser feliz es no cambiar

  1. Kroos hizo un partido magnífico. Un metrónomo. Su visión y su facilidad para mover el balón de un lado a otro es asombrosa. No hay un jugador con un desplazamiento así. La sensación que muchos tuvimos en el campo es que dominó el partido como quiso, y perfectamente escudado por Tchoumani, dirigió al Madrid hacia la victoria. Hablo de verlo desde el campo porque muchos centrocampistas suelen quedarse fuera de los resúmenes debido a que lo importante en televisión son los goles y las oportunidades. Es algo que antes le pasó a Redondo por ejemplo, mucho más reconocido dentro del Bernabéu que en la calle o entre el periodismo. Jugadores que, como Kroos, dignificaban el fútbol y convierten cada encuentro en una lección de cómo hay que practicar este juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Treinta horas en Estambul (para derrotar al Fenerbahçe) https://www.lagalerna.com/treinta-horas-en-estambul-para-derrotar-al-fenerbahce/ vía @lagalerna_

Estuve en su entierro en el Cementerio de la Almudena.
Caía una leve lluvia, triste, contínua...
Margall, Villalobos, Antonio, Lolo... silencio.
Los chavales nos cubríamos la cabeza con una grande y fina bandera del Madrid, que no detenía el agua, ni el sentimiento de pérdida. https://twitter.com/lagalerna_/status/1598999735947304960

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram