Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Lo que Zinedine nos desvela sobre Zidane

Lo que Zinedine nos desvela sobre Zidane

Escrito por: Carlos Agrasar7 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

“¡Cuando Zidane habla, los demás le escuchan!” (Karim Benzema)

Ha querido el azar que este artículo se publique el mismo día en que nuestro equipo del alma se juega su temporada europea frente al Manchester City de Guardiola. Sabemos que el resultado de la ida (1-2) no es bueno, pero nadie descarta lo que reconoce el propio Pep: si hay un equipo capaz de remontarlo, ese es el Real Madrid. Y es lo que los madridistas deseamos.

Casi toda la responsabilidad de ese encuentro recae en nuestro entrenador, Zinedine Zidane, que hace unas semanas ha visto publicada en España su biografía Zidane, escrita por el periodista francés Frederick Hermel. Hermel lleva décadas como corresponsal de medios franceses en España y ha seguido de cerca a Zizou desde que llegó en 2001 como estrella rutilante de nuestro primer equipo. Creo que, por tanto, es el mejor autor para esta obra.

Zidane y Hermel.

Con Hermel, precisamente, acaba de publicar una magnífica entrevista nuestro director, Jesús Bengoechea, que aconsejo leer con detenimiento por las numerosas claves que nos aporta; en ella se desgranan muchos detalles de la persona/personaje que nos ocupa y que hoy está en capilla, como los toreros poco antes del paseíllo en la plaza. Por eso me animo a poner el foco en los aspectos psicológicos, de personalidad y de carácter de ZZ que, seguramente, van a influir mucho en este choque tan trascendental.

En primer lugar, la soledad. Porque dice Zidane en el libro que “Ser entrenador es estar solo (…) Cuando eres el entrenador principal todo pasa por ti, tomas todas las decisiones. Claro que tienes a tu equipo al lado para ayudarte, pero al final tú eres el único que decide (…) al final de la cadena estás solo contigo mismo”. No me gustaría estar hoy en su pellejo, aunque a él, según parece, los grandes desafíos son los que más le motivan, los que en verdad le ponen…

Bettoni y Zidane.

Para ello, con toda seguridad, Zidane habrá preparado el choque de Manchester con obsesiva minuciosidad. Así lo explica Hermel: “Es un tío muy metódico, muy de planificarlo todo, muy de trabajar. Y así es como preparara los partidos (…) Ya me dirás. Después de parar tres meses, ves un equipo que no tiene lesionados y que gana diez partidos porque si hubiera hecho falta ganar once también los hubieran ganado… En la entrevista que le hice a Bettoni, para L´Equipe, al día siguiente de ganar la Liga, él dice que había sido un trabajo sobre todo mental, y que después ya vino lo físico. El problema que tiene Zidane es que no se sabe vender. (…) Zidane no lo hace porque no es su carácter; porque sabe que el futbolista es más importante que el entrenador y porque no quiere darle armas al rival. No quiere explicar cómo trabaja. Por eso, prefiere que sus métodos estén en secreto. Y que nadie olvide que se sacó el título de entrenador por la vía larga. Tardó tres años en Francia cuando podía haber hecho el curso de un año en España. Lo hizo así porque quería aprender. La gente no lo ve, pero Zizou es un tío muy estudioso, lo planifica todo muchísimo. Y ama a sus jugadores. Lo que más le ha gustado en la vuelta al fútbol no es tener cinco cambios, es poder tener a todos en el banquillo”.

Zidane y Bettoni.

Según Bettoni, su segundo entrenador y quizá su mejor amigo (se conocen desde que tenían 15 años y estaban en el colegio), Zizou “es un trabajador nato. Trabaja como el que más. No deja nada a la improvisación, lo tiene todo planificado y cada entrenamiento está preparado con mucha antelación. Nadie había ganado dos Champions consecutivas y él ha conseguido no dos, sino tres. En cada sesión diaria interviene con sus futbolistas en el campo, en los pases, en los remates, en todas las jugadas. Está metido en cada entrenamiento”.

Zidane tiene perfectamente asumido que el objetivo prioritario es ganar, pero partiendo de que el fútbol es un todo. Explica Hermel que “Zidane asume grandes riesgos con tal de llegar hasta el final de su idea. Si tiene que fracasar y perder, será con su propia concepción, no transigiendo con la visión de los demás, de los consejeros gratuitos que pululan entre dirigentes, aficionados, periodistas y otros comentaristas de toda laya”. O sea, que cuando la gente le critica por la alineación de un partido, o no comprende la oportunidad de sus cambios, nadie debe creer que es por falta de ideas o de improvisación… se trata de una apuesta meditada. Y hoy me temo que vamos a sufrir con decisiones a priori discutibles. Pero es lo que hay... así es nuestro entrenador.

Podríamos decir, parafraseando al refrán, que ‘cada partido tiene su afán’ y que los choques de fuste como este vienen siempre preñados de circunstancias que los condicionan mucho. Pero eso no debe preocuparnos, porque nuestro entrenador piensa que “el fútbol consiste en adaptarse a las circunstancias (…) No se queja porque es así. Se centra en encontrar la solución para que eso no le perjudique (…) Zidane usa todo. Estudia todo. Pero eso no lo desvela. No vende su producto. También es porque no quiere dar armas al rival. No regala una sola pista. Es muy, muy, muy estratega y no quiere conceder ni eso al rival. Ni siquiera desvela si Hazard va a ir convocado. Porque para el rival no es lo mismo tener a Hazard en el banquillo o no tenerlo. Él es muy táctico, en el sentido del juego sobre el campo, pero también en la estrategia fuera”.

Zidane habla con sus jugadores.