Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Las decisiones de Solari

Las decisiones de Solari

Escrito por: Quillo Barrios17 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Este artículo empezó a fraguarse el pasado domingo. No me gustó la alineación de Solari contra el Betis. Me pareció un dibujo de equipo timorato, incapaz de ser grande. Sin embargo, la primera parte del Benito Villamarín me hizo ver que estaba equivocado. El Real Madrid fue intenso, presionó arriba con criterio y coordinación, se apoyó en un gigantesco Benzema y vulgarizó a un Betis que ni siquiera inquietó a Keylor Navas pese a tener un elevado porcentaje de posesión. El problema vino cuando se lesionó Karim y a Solari le tocó tomar decisiones.

El único jugador del banquillo capaz de hacer un trabajo similar al de Benzema era Isco. El malagueño está lejos de su nivel y se muestra apático, pero en una noche grande y con el equipo entonado, su inclusión, dada la baja de Benzema, se antojaba casi obligatoria. Solari decidió que no. Y sonó a algo personal, ya que futbolísticamente no se entiende. Menos todavía cuando la solución pasó por meter a Cristo. El chaval naufragó y el equipo se quedó sin brújula ni asociaciones en tres cuartos. El Betis arrinconó al Real Madrid y acabó empatando. Sólo una genialidad de Ceballos -también suplente habitual- evitó el desastre. Solari sabía cómo ganar -primera parte-, pero no sabe cómo ganó -segunda mitad-.

solari decidió meter a cristo por benzema en el villamarín y el equipo se vino abajo

Días después, en Butarque, con la eliminatoria casi resuelta y la posibilidad de refrescar el equipo, apuntalar lo que funciona y subir la moral de la tropa, el técnico argentino decidió perpetrar una revolución táctica imposible de entender. Reguilón y Marcelo formaron un doble lateral hilarante y Vinicius quedó como nueve en solitario, aislado del mundo, anulado, lejos de la banda en la que venía creciendo con fuerza y acierto. Se tiraron cuarenta y cinco minutos y se frenó la progresión del brasileño en un partido que invitaba a lo contrario. La entrada de Ceballos por Reguilón -el canterano pagó los platos rotos- en el descanso tapó la hemorragia, aunque no fue hasta el 67' cuando Solari 'recuperó' a Vinicius dando entrada a Cristo para que así su compañero cayera a un costado. Más de una hora tirada a la basura por un par de decisiones inexplicables de Solari. Inexplicables y que escapaban a toda lógica, especialmente la de Vinicius. ¿Por qué sacar de su zona de confort al que estaba siendo tu mejor futbolista?

Sobre Vinicius habría que decir también que está ahí por una suma de circunstancias que han obligado a Solari a tirar de un jugador que venía disputando los minutos de la basura. Se han tenido que lesionar Bale y Asensio y encontrarse el equipo en una depresión galopante para que el entrenador diera la alternativa al carioca.

La sensación es que Solari está viviendo de la improvisación y que ni él mismo sabe lo que quiere. Y ya no es que improvise de un partido para otro, sino que también lo hace dentro de los propios encuentros. La noche del Benito Villamarín sirve como ejemplo. Incluso los movimientos que hace ahora con Marcelo parecen extraños, forzados. El brasileño jugaba hasta evidenciando un estado de forma alarmante. Solari lo ponía sí o sí. Y justo el día que prepara un dibujo perfecto para que Marcelo pueda explotar sus virtudes en época de vacas flacas a nivel individual, va y lo deja en el banquillo.

Acierte -poquísimas veces- o falle -la inmensa mayoría-, Solari toma decisiones en las que,  al menos yo, no intuyo convicción. La única que podría tener algo de apoyo es la de Isco, dado su estado actual, pero son tantos los jugadores que están mal que no sólo el malagueño tendría que pisar el banquillo. ¿Qué me decís de Lucas Vázquez? Juega casi por decreto pese a no aglutinar méritos para ello. ¿Y Marcos Llorente? En el ostracismo, con pie y medio fuera del club en el mercado invernal, se acabó convirtiendo en el mejor cuando se lesionó Casemiro -cuyo nivel ya venía siendo muy bajo- y Solari se vio obligado a tirar de él. ¿Por qué no apostar por Llorente cuando el centrocampista brasileño encadenaba ya tres o cuatro partidos jugando mal?

Vinicius. Lucas Vázquez. Marcos Llorente. Cristo. Marcelo. Isco. Benito Villamarín. Butarque. El juego. Los esquemas. La lista de decisiones erróneas que viene tomando Solari en el último mes y medio es demasiado larga para un recién llegado que ha tocado las teclas correctas -Vinicius, Llorente- por casualidad y las malas por cabezonería y temas personales. A estas alturas no espero un cambio de rumbo por parte del técnico argentino, por lo que mi esperanza es que mantenga lo que funciona y deje los experimentos para otra ocasión.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios