Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La multitud a solas

La multitud a solas

Escrito por: Ángel Antonio Herrera23 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Fue Baudelaire, padre de la poesía de ciudad, quien lo dejó dicho para siempre: “A solas padezco multitudes”. La frase delata el mal insólito de algunos escogidos, que reúnen en un mismo hombre cien hombres. La tentación de llevar varias vidas, o la maravilla de ser otro, se animan en las biografías de los rebeldes que no prefieren la norma sino el peligro. De modo que un hombre es el sueño de otro hombre, de modo que un hombre a veces es una asamblea. Y quien dice un asamblea, dice una grada, y quien dice una grada dice también un estadio entero. El Santiago Bernabéu. Y a esto iba yo. Tenemos vaciado el Bernabéu, por culpa del coronavirus, para llenarlo enseguida desde casa. Arrancó la Liga sin estadio, pero no la Liga sin afición, porque estamos ahí, como siempre, sólo que sin pasar por taquilla. Sobrepasamos el aforo, pero ocupamos sólo la butaca, o butacón, de casa.

Contra lo que escribió el poeta, pero sin desdeñarlo, no vamos a padecer multitudes sino que vamos a disfrutar multitudes. Ahora, cada hombre es Chamartín entero, pero sin Chamartín, que está tomado por el coronavirus, que en rigor no está en ningún campo abierto. Vamos a seguir yendo al Bernabéu, sólo que el Bernabéu sigue vacío, con lo que todos los madridistas hemos puesto el Bernabéu en nuestra casa. Es raro, y es estupefaciente, seguir al Madrid en partidos con la grada vacía, porque estamos todos ahí, entre otras cosas, sólo que no se nos ve. No hay club sin afición, aunque sí hay estadio huérfano de forofos, que es una cosa directamente fantasmal, porque todo estadio nació para el alboroto, y no para la nada. Lo que vengo a decir es que somos una multitud a solas, sorpresivamente, y porque el momento obliga, y somos también un estadio, el estadio pletórico, sin movernos de casa. Esto último ya ha ocurrido, porque la afición del Madrid es planetaria, pero no ha ocurrido con un estadio vacío, según es hoy lo preceptivo. El Bernabéu ha sido recuerdo, bullicio, templo, gloria. Hasta un monumento en obras, que es lo que es en rigor, ahora mismo. Pero ahora el Bernabéu soy yo. Y tú, y luego aquel. Jamás un estadio había sido una sola persona. Disfrutemos a solas la multitud que somos. Falta el clamor, si miramos la tele, pero no faltará. Hala Madrid.

 

Fotografía Getty Images.

 

23 comentarios en: La multitud a solas

  1. Caramba. Vaya (agradable) sorpresa. Si de sintaxis se trata, fichaje estelar de La Galerna, como demuestra el hermosísimo artículo. Y si se trata de madridismo, parece que tampoco andamos menguados. Bienvenido, Sr. Herrera. Será un placer leerle también aquí.

  2. Vacío , no vaciado . Vaciado es una acción (acción de vaciar ), vacío es un estado , querido .
    No es que yo me ponga tiquismiquis , que el articulo está bien , es , que me molestan las nuevas frases ridículas de este ridículo y también corrupto y podrido gobierno , la España vaciada , la nueva normalidad ....... etc , etc y todo para tratar de disimular que son unos simples dictadores .
    Dicho lo cual , bien por el articulo .