Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Nostradamus profetizó a Pablo Laso

Nostradamus profetizó a Pablo Laso

Escrito por: Hombre Revenido24 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La profecía del Real Madrid de baloncesto

Se han escrito ríos de carísima tinta de impresora analizando al Real Madrid de baloncesto de los últimos tiempos. Un equipo de leyenda que, a los ojos del mundo, surgió casi por sorpresa. Y eso, exactamente, es lo que vengo a desmentir con pruebas.

Yo ya sabía lo que iba a suceder. Al menos lo conocía a grandes rasgos. Y lo sabía porque acudí al afluente mismo de las profecías: Nostradamus.

Relájense. Es sólo magia. No hay nada que temer.

 

La cuarteta que me puso sobre aviso es la siguiente: la IX, 61. Lean con atención:

Profecía Nostradamus

La cuarteta es, como se ve, transparente. Nostradamus no se corta al poner nombre y apellido. La dimisión del entrenador Ettore Messina ("el hecho de Mesina") infunde ardor guerrero a los jugadores ("muchos de Malta", en referencia a la Orden militar de Malta). El equipo consigue un gran logro en Valencia, clasificándose para la Final-Four de la Euroliga ("pillaje hecho en costa marina") y, sobre todo, en esas fechas se produce la llegada a la sección de Juan Carlos Sánchez y Alberto Angulo ("nuevos impulsos y padres traen").

La precisión de Nostradamus es asombrosa, incluso cuando esboza al entrenador elegido en la centuria VIII, cuarteta 57.

Profecía Nostradamus

La capacidad para condensarlo todo en cuatro versos es magnífica. Allí tenemos al jugador que termina convertido en entrenador del Real Madrid ("de simple soldado llegará a un imperio" / "de ropa corta llegará a la larga"). Pablo Laso acepta el reto ("valiente en las armas") lo que molestará a los expertos, a los que Michel de Nostradamus equipara con sacerdotes que se mojan en la polémica ("como el agua empapa la esponja").

El vidente insiste en la reacción del mundillo del basket en esta otra cuarteta.

Profecía Nostradamus

La elección de Laso (“testa sin pelo”) será difícil. Habrá ruido y críticas (“tan gran furor y rabia hará decir”), que luego dejarán a muchos en evidencia (“que a fuego y sangre todo sexo cortará”).

Se preguntarán, ¿de verdad le gustaba a Nostradamus el baloncesto? Pues al parecer sí. Uno puede aficionarse a un deporte que ni siquiera se ha inventado; siempre y cuando vea el futuro.

Les invito a que comprueben cómo en la cuarteta III, 99 habla de "monte Lebron", en clara alusión al célebre jugador de Ohio. En clave madridista, se leen referencias a Chacho Rodríguez ("Barba de bronce" en la centuria I, cuarteta 74), a las apariciones fulgurantes de Jaycee Carroll en la cuarteta I, 84 ("El gran escondido largo tiempo bajo tinieblas, / Entibiará hierro en la presa sanguina”) o incluso a Felipe Reyes, directamente en la IX, 89.

Profecía Nostradamus

Felipe (“Philipp”), tras siete años de relativa fortuna en el Madrid, coincide con el recién llegado y consigue ayudarle para que su arranque sea más sencillo (aquí “Arabes” no tiene el sentido literal, sino que se refiere a “alavés”, de Araba, es decir, Pablo Laso). Cuando empiece el declive de Felipe (“tras su mediodía”) sorprenderá a todos como un “joven ogmión”. Aquí se luce Nostradamus, porque Ogmión es el dios galo de la elocuencia, representado por un anciano decrépito por la edad. Es un “perplejo asunto”; este viejo parece eternamente joven.

¿Y de Luka Doncic dice algo Nostradamus? Claro. Quizás nos encontremos ante el mayor fan de Doncic de la antigüedad.

Profecía Nostradamus

Está claro quién es ese emperador nacido cerca de Italia (Ljubliana está a 85 Km de la frontera italiana). Será vendido muy caro al imperio (la NBA). No sólo se alía con todos sus compañeros en la cancha, sino que hace honor al tercer verso con su contrato de 100 millones de dólares con una famosa marca de ropa deportiva. Y no falta la pulla a David Carnicero, el comentarista de baloncesto televisivo.

Pero hay más. Nostradamus llegará a ver y a describir la irrupción de la estrella eslovena con pelos y señales.

Profecía Nostradamus

No hay duda, el nuevo monarca será promocionado desde la cantera (“de abajo a arriba”) para ser tercer base ("tercer dedo del pie"). Al menos eso parecerá al principio. Porque Luka (al que se refiere como la ciudad italiana homófona: “Lucca”) corregirá rápido sus defectos y de esa forma "pisa" como un verdadero "tirano" las canchas.

Ya sabemos por pluma de Nostradamus que el momento clave fue la elección de Pablo Laso. De alguna forma, la rueda del destino estaba en marcha.

Profecía Nostradamus

El Real Madrid ("Le Royal") está obligado a tomar el cetro, siguiendo la estela de su historia. ¿Pero cuál es ese palacio que ha de empezar a saquear?

No está claro, pero apuesto por el Palau Blaugrana (obvio) o mejor, el Palau Sant Jordi, donde el lasismo se presentará al mundo ganando la Copa del Rey de 2012.