Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La 13-14 al Liverpool

La 13-14 al Liverpool

Escrito por: Athos Dumas3 junio, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Muchos de ustedes habrán oído en infinidad de ocasiones la expresión “hacer la 13-14”. Proviene de los talleres de automóviles y se aplica, según parece, para tomar el pelo a los aprendices que empiezan a trabajar en los talleres, ya que las llaves de tuercas que allí se emplean tienen distinto calibre en cada extremo (8-9, 10-11, 12-13, 14-15…), pero la llave con un extremo calibre 13 y el otro extremo calibre 14 sencillamente NO EXISTE. La historia es la del patrón pidiendo al mozo la llave 13-14 y el pobre aprendiz volviéndose loco buscando en las cajas de herramientas una llave que no encontrará jamás.

Es la novatada clásica de los talleres, y hoy en día se emplea obviamente para cualquier situación en la que una o varias personas han sido engañadas (“te acaban de hacer la 13-14”) a la hora de comprar algo, o cuando alguien te indica mal aposta una dirección, etc.

Taller juego de llaves

La 13-14 se la acaba de hacer el Real Madrid al Liverpool, sobre todo porque le ganó en Kiev la 13 y le acaba de ganar la 14 en Saint-Denis. ¿Por medio de un engaño? Pues quizás sí, no olvidemos que en cuanto Mo Salah se enteró de que el finalista de la Copa de Europa iba a ser el Madrid y no el City se frotó las manos y proclamó a los cuatro vientos que el Real Madrid era su rival deseado.

Y es que el Madrid, durante toda esta edición de Champions, ha engañado a todos y cada uno de sus rivales, a la prensa patria, a los gurús, a los sabios, a los AIC y a los panenkitas de todo el mundo.

Habrán oído la expresión “hacer la 13-14”. Proviene de los talleres de automóviles y se aplica, según parece, para tomar el pelo a los aprendices, ya que las llaves de tuercas que allí se emplean tienen distinto calibre en cada extremo (8-9, 10-11, 12-13, 14-15…), pero la llave con un extremo calibre 13 y el otro 14 sencillamente NO EXISTE

En todas las eliminatorias, los blancos salían como víctima propiciatoria, y después de cada eliminatoria, el equipo eliminado (y la Corte de Faraón de trompeteros diversos) se lamentaba:

  • El PSG lloraba amargamente porque había sido superior durante 150 de los 180 minutos de la eliminatoria. Los que piensan así olvidan que el fútbol es marcar más goles que el rival, no ganar a los puntos como en el boxeo o en otras artes marciales.
  • El Chelsea se lamentaba de haber fallado ocasiones en Stamford Bridge, y en no haber rematado en el suelo al Madrid cuando se pudo haber puesto 0-4 en el Bernabéu. El resultado final fue de 5-4 para los madrileños, les recuerdo, los deberes quizás tuvieron que hacerlos mejor en el partido de ida.
  • El Manchester City, la 8ª Maravilla del mundo según los Segurolas, Maldinis, Jota Jordis y Mascarós, clamaba al cielo porque en El Etihad, tras cada ventaja de 2 goles de las que dispuso, el Madrid salía del ataúd y les clavaba un gol de Benzema, otro de Vinicius y un penalti provocado por la torpeza de Laporte. Y en Madrid, cuando el parcial en el marcador era favorable a ellos por 3-5 en el minuto 88 del partido de vuelta, que si las ocasiones de Grealish, que si la salvada de Mendy, que si el milagro de Courtois con la uña del dedo pequeño de su pie izquierdo.

Los tres equipos eliminados sucesivamente, grandes favoritos en las apuestas (más o menos se pagaba el triunfo del Madrid 5 a 1, por 1,50 a 1 la victoria de cualquiera de los otros), clubes dopados de rublos, petrodólares o gas natural, una vez en la lona, seguían pensando que habían sido mucho mejores equipos y, no solo eso, que si volviese a jugar la eliminatoria nos golearían y nos sacarían del campo sin siquiera despeinarse. No olvidemos que también son clubes que se engañan a ellos mismos, ya que creyéndose buenísimos, entre los tres suman dos Champions en su historia y ni el Qatar Saint Germain ni el Abu City han anotado todavía en este prestigioso casillero.

Como verán, estaban equivocados. El Madrid los había engañado a todos, nos había engañado a todos, incluidos a los fervientes seguidores madridistas.

Benzema Donnarumma

Lo mismo que Benzema le había robado la cartera a Donnarumma para el 1-1 del partido de vuelta, o a Édouard Mendy en el 1-3 de la ida en Londres. Lo mismo que Luka Modric, en el momento más delicado de toda la Champions (con un 0-3 en el Bernabéu ante el Chelsea y con un equipo jugando con una defensa de circunstancias, sin Mendy, sin Casemiro, sin Kroos en el campo), engañó a todo el Chelsea y a todo el estadio en el minuto 80 sacando un conejo de su chistera y renovando las esperanzas de todos. Lo mismo que Camavinga y Benzema, en el minuto 89 y con algunos incrédulos abandonando el estadio, que engañaron a Guardiola, a Cancelo y a Ederson para lograr el empate momentáneo que derrumbó la fe del City en pasar a la final ante el Liverpool. Como postre, el propio Karim hizo la 13-14 al gran central portugués Rúben Dias, igual que le había pedido la llave de tuercas imposible de encontrar a Ederson en El Etihad, cuando lo dejó boquiabierto ante el osado Panenka que supuso el 4-3 definitivo en la ida.

Muchos engaños hubo pues en las tres eliminatorias, Pep, por ejemplo, trató de olvidar sus penurias menospreciando la primera competición de clubs del mundo, que sigue siendo la Champions, para ensalzar su nuevo título de Premier League: ahí quiso engañarnos Guardiola a todos, pero no coló. Su club lleva años y cientos de millones libras esterlinas gastadas para ganar una Orejona, y no es capaz de conseguirlo nunca.

El Madrid, durante toda esta edición de Champions, ha engañado a todos y cada uno de sus rivales, a la prensa patria, a los gurús, a los sabios, a los AIC y a los panenkitas de todo el mundo

Faltaba el Liverpool. Club de reconocido pedigrí, 6 Copas de Europa en su zurrón, y, aunque pertenece a un potentado norteamericano, es de los poquísimos clubes (junto a AC Milan y a Bayern de Múnich), que puede mirar de frente al Real Madrid en Europa.

Pero también estaban engañados. No solo por la prepotencia (más la sed de venganza) de Mo Salah, relamiéndose ante las supuestas debilidades defensivas del Madrid (que había encajado la friolera de 11 goles en los 6 partidos anteriores), sino por la supuesta superioridad de todo lo que proviene de la Premier: la mejor liga del mundo, mayor competitividad, ritmo frenético, presión asfixiante, centrales poderosos, laterales voladores de ensueño, técnica exquisita en el centro del campo junto a un incansable esfuerzo y robustez, más el portero titular de Brasil y 3 puñales arriba, con el propio Salah y Mané como futuribles candidatos al Balón de Oro y el colombiano Luis Díaz, capaz de sentar en el banquillo nada menos que a Diego Jota y a Firmino.

Todos, incluido el orgulloso Klopp, más toda la prensa de las islas, de la piel de toro y del resto del globo, veían una victoria (incluso contundente) de los scousers, que querían las cabelleras de los merengues para vengar la afrenta de Kiev.

Klopp final Champions

Y pasó lo que tenía que pasar. Tras una trayectoria más allá de lo épico, teniendo más mérito que los 300 de las Termópilas (bien es cierto que además de los 300 espartanos había en su bando unos 4.000 combatientes más entre tebanos, corintios y arcadios) que derrotaron a los 150.000 persas bajo el mando del rey Jerjes I.

Ancelotti engañó a los Reds con su famoso bloque bajo, o no tan bajo, Carvajal y Mendy se adelantaron bastante y molestaron las subidas de Díaz y de Salah, por ejemplo, y tras los 30 primeros minutos de asedio, se igualaron las fuerzas. Fue una guerra de guerrillas, en la que el viejo zorro italiano vio que había que esperar una oportunidad (el gol anulado a Benzema), o quizás dos (el espléndido gol de Vinicius, del que se habla poco y que fue fruto de una elaboración mágica, ríanse ustedes de la poción mágica del druida Panoramix).

Más Courtois, por supuesto. Y ahí sí que el Madrid no engañó a nadie: Thibault fue decisivo en París (parando el penalti a Messi), ante el Chelsea (su vuelo ante el trallazo de Azpilicueta en Stanford Bridge o su paradón a Havertz en el Bernabéu que suponía un 0-4 casi definitivo), y ante el City, con manos salvadoras (por ejemplo, a tiro mortífero de Fernandinho o la atajada anteriormente citada ante Grealish). Courtois es con diferencia el mejor del mundo y los que no lo sabían estaban muy equivocados.

Courtois parada Liverpool

Y, tras nuevos paradones, destacando uno ante Mané, desviado al poste, y otro ante Salah, tras prodigioso control de este, transcurrieron los minutos hasta que Clément Turpin silbó el final a los 95.

Era la 14. Ya empezaban los lamentos de unos y de otros. Que si 23 tiros, que si 9 paradas, que si el Madrid solo 1 tiro a puerta (gol), al que habría que añadir otro anulado (otro gol)… Sollozos, sesudos analistas hablando del estilo y de la estética y de no se sabe cuántos conceptos más, más propios de las bellas artes (de la escultura, de la música, de la pintura) que del fútbol.

En el fútbol gana el equipo que marca más goles que el otro, por eso es importante también tener un buen portero, que evita los goles del contrario. El Madrid marcó dos aunque el VAR solo dio validez a uno. Suficiente. El Liverpool tiró mucho y marcó poco, concretamente cero goles.

Y así, en esta Champions de nuestras vidas, de la que habrá que seguir hablando años y años, llamada la de las remontadas o la de los milagros o como ustedes deseen, ganó el equipo que la tenía que ganar, al que pusieron delante todos los Sansones, y los Goliaths y los Ursus y los Taurus que había por Europa, y a los que fue derribando uno tras otro, hasta la victoria inapelable final.

Y así llegó la 14. 4 años después de la 13. Y ante el mismo rival. Esta vez no estaba Karius. Estaba el portero bueno (supuestamente, ya que no paró ni una).

Y esta es la historia de la vez en la que el Real Madrid hizo espléndidamente la 13-14 al Liverpool FC.

 

Getty Images.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

16 comentarios en: La 13-14 al Liverpool

  1. El Real Madrid , hasta donde alcanza mi memoria , nunca ha sido favorito en ninguna Final.

    Y desde la Primera, ya andaba oyendo la radio en casa del Sr. Boticario del pueblo donde nací, junto a mis Mayores ...tener una radio en aquellos tiempos era un lujo....

    las imágenes de la gestas del Real Madrid las veríamos en el No-Do meses después, un par de minutos como mucho.

    siempre

    iiiii HALA MADRI iiiii

  2. Como siempre, verdades como puños. Nunca somos favoritos, ni jugamos a nada,... pero llevamos CATORCE Copas de Europa. HALA MADRID, SIEMPRE !!

  3. Sin duda, uno de los mejores artículos de Athos Dumas. Excepcional lo de la 13-14.

    Y, como bien dice "Mundo", nunca hemos sido favoritos en una final, ni tan siquiera en la que jugamos frente a la Juventus ("La 12") y donde dimos un recital (¿Quién no escuchó, hasta la saciedad lo de que a la Juve sólo le habían marcado tres goles en toda la competición?).

    Pues si el ADN del Real Madrid es ser el mejor equipo de la historia y permitri que todos los demás se engañen a sí mismos diciéndose que mira, que no, que el Real Madrid siempre es peor, ¡viva nuestro ADN!

  4. Claro que el Madrid es el mejor equipo del mundo. A todos los anti….se les llena decir que es que Courtois paro todo, pero vamos a ver ,Courtois de qué equipo es, claro que el mejor del mundo, para desesperacion de los equipos petrodólares con inversiones mostradas. Y muy bien lo de la 13-14…..

  5. Jajajaja, no se os acaba la imaginación. No se me habría ocurrido lo de la 13-14 al Liv, pero es totalmente cierto!

    Abrazos madridistas

  6. Artículo para disfrutar. Ahora voy a a hacer algún copia y pega para dejar constancia de algún párrafo en el foro del Grande de España. Citando al autor , claro está. Al Dumas lo que es del Dumas.
    La 13-14, je je je. Genial.

  7. Que le den gracias a Dios de que el Madrid sea "" un mal equipo "", imagínense como los hubiera ido si fuera buen equipo y favorito "HALA MADRID".

  8. Un gran artículo y letras espléndidas, la 13-14 es nueva para mí y gracias, gracias por esta narrativa tan espléndida de ets Champions de las remontadas o milagros como bien escribiste. Felicidades y Hala Madrid por siempre.

  9. Yo tengo que añadir nada más, que si llega a haber sido al revés (mogollón de tiros a puerta sin meter gol y que el equipo contrario acertase justo UNA) nos hubiera dolido enormemente. Y si llega a ser otro equipo (Sin nombrar a nadie).. Nos hubiera dolido más, infinitamente más. Pero no ha sido así.
    No conocia lo del 13/14 y hay que reconocer, que Athos tiene muchos comodines en su chistera. Siempre aprendemos con él!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🚨Mariano teletrabaja🚨

El Real Madrid, primer equipo en ganar una Champions adaptándose a las nuevas condiciones del mercado laboral 👨🏻‍💻

✍️🏻@Pacurll

https://www.lagalerna.com/mariano-teletrabaja/

🤯De Castellón a París en Vespa a por la 1⃣4⃣ Copa de Europa. Y luego de vuelta a España.

🛵🏆Esta es la fascinante historia de "Mamu" y nos la relata @jordilinares23.

#Vespa | @TurismoenVespa | @realmadrid

https://www.lagalerna.com/en-vespa-a-por-la-14o-copa-de-europa/

En Vespa a por la 14º Copa de Europa https://www.lagalerna.com/en-vespa-a-por-la-14o-copa-de-europa/ vía @lagalerna_

En esta octava entrega de "Historias de Paco Gento: Teogonía madridista", @jluisllorente nos permite conocer facetas desconocidas de su tío.

https://www.lagalerna.com/historias-de-paco-gento-teogonia-madridista-8/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram