Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Koeman quería ser Highway

Koeman quería ser Highway

Escrito por: Mario De Las Heras16 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Antiguamente cuando un entrenador no quería a un jugador, ese jugador simplemente no volvía a jugar con esa camiseta. Ahora y cada vez más las cosas son distintas. La temporada pasada Zidane no quería a Bale, pero Bale se quedó y Zidane le quiso, al menos al principio. Ayer nos enterábamos de que, en el Barsa, Suárez al final se queda y Koeman, que le había descartado, puede hasta ponerlo de titular en el inminente estreno liguero.

Las cosas son parecidas, pero no iguales. El Madrid era entonces un equipo con escasez de jugadores y Bale llegaba en una forma extraordinaria. No sabemos cómo va a volver Suárez después del repudio público, pero sí que el Barcelona es actualmente una verbena de la que cada día se conocen más y mejores atracciones. Pero lo que les quería decir, en realidad, a propósito de Suárez y Koeman, es que ahora los entrenadores no pueden ser entrenadores. El entrenador, tal y cómo se le conocía, ha muerto.

Los futbolistas no se mueven ni a rastras. Entre otras cosas porque nadie se los puede llevar ya a rastras como antes. No les importa no jugar o estar en el banquillo. Pueden hacer la goma al estilo de Mariano, que es como ese soldado de Black Hawk Derribado que siempre se libraba de ir al frente arreglándoselas para estar en intendencia. Mariano está en intendencia, como Jovic y un poco como Bale y como estaba James detrás de un mostrador con una ventanita delante.

Suárez entrenamiento Barça

Los jugadores de intendencia son una cuestión moderna frente a la que no pueden hacer nada los entrenadores, relegados en ese sentido fundamental. Al último entrenador que yo recuerdo coger de la pechera a los intendentes fue a Mourinho. Y lo sacaron como se querían sacar de encima al sargento Highway en la sección de reconocimiento. El fútbol de hoy en día tiene trazas de co-working, coaching y todos esos melindres acabados en “ing” llevados al exceso.

Lo políticamente correcto hunde todas las cosas cada vez más en el abismo al que, en el fútbol, uno puede asomarse y ver que no hay caída libre sino un jacuzzi desde donde te saludan Mariano o Suárez bañados en espuma con una blanca sonrisa levantando su copa. Si a esto le sumamos que la crisis del Covid ha reducido los ingresos de los clubes en enormes cantidades, nos encontramos con equipos de intendencia por obligación.

Me pregunto que habrá sido de los trueques con los que el Barsa iba a revolucionar el fútbol mundial después de hacer su propia revolución. No hay revolución que valga. No hay manera (y más sin dinero en las arcas) de mover los equipos a la vieja usanza. Sólo se mueven en condiciones particulares muy ventajosas para los interesados y no viceversa. Son malos tiempos para los entrenadores que quieren seguir siendo entrenadores.

Koeman venía con la regla en la mano y le van a modernizar a base de bien, que es lo que sucede cuando uno no puede o no sabe zidanizarse o kloppearse o guardiolarse, por ejemplo. A esos tipos la modernidad, por unas cosas u otras y de una forma u otra, les anula. Koeman quería ser Highway, pero esa época me temo que se acabó. Esto no es un campamento de reclutas sino de niños ricos que pueden calentar banquillo tan a gusto, conocedores de todos sus derechos y de casi ninguna de sus obligaciones.

Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.

10 comentarios en: Koeman quería ser Highway