Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Kane: fichar

Escrito por: La Galerna16 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Nos hemos venido arriba. Ayer recomendábamos al club el fichaje de De Jong (hastiados como estamos de verlo en las portadas de Sport y Mundo Deportivo, relacionado su nombre con el del Barça) y hoy vamos a pedir -para el año próximo, como el del holandés- el fichaje del principal artífice de la gran victoria de Inglaterra ante España ayer en el Villamarín. Los goles fueron de Rashford o Sterling, pero quien comandó el recital de juego directo de los ingleses en el primer tiempo fue Kane.

Harry Kane es un jugador tremebundo. Es el mejor goleador que cualquier club puede fichar en este momento. Golea y, como ayer, asiste. Se faja, juega de espaldas, presiona, se desmarca, sube, baja. Remata como nadie. Tiene hambre, oportunismo y nobleza. Acostumbrados como estamos a que los equipos sean liderados por defensas o centrocampistas (Ramos, Modric), nos seduce especialmente un líder natural en la delantera, un liderazgo que se derrama desde arriba en lugar de (como es habitual) bombear desde abajo.

Fíchese.

El club tiene reticencias porque hay otros que venden más camisetas, pero quizá haya llegado el momento de asumir que esos otros no van a venir nunca, y además no es posible que Harry Kane venda pocas camisetas. Algo raro tendría que estar sucediendo con los niños del planeta para que no se vendieran camisetas de Harry Kane, y con los niños del planeta nunca pasa nada raro. Otra cosa son los adultos.

El club también tiene reticencias porque Kane no tiene la excelencia técnica ni el desborde de un Cristiano con 25 años. Es más un rematador a la vieja usanza, con otras virtudes. Es hora de asumir que nunca vamos a fichar a un Cristiano con 25 años por la sencilla razón de que no va a existir otra vez. No habrá otro Cristiano. Hay que buscar otras cosas. ¿Conformarse con menos? Quizá. Pero hay cosas que son menos y siguen siendo fabulosas. Kane es una de ellas.

La última reticencia del club tiene que ver con la nacionalidad. “Los británicos nunca triunfan en el Madrid”. Si uno hace caso a Relaño o Pulido en lo tocante a Bale, es posible. Un hombre que ha ganado absolutamente todo en nuestras filas, habiendo sido decisivo en 3 de las 4 Champions ganadas en los últimos 5 años, no ha triunfado en el Madrid según estos oráculos impenitentes. Hay otros casos que admiten matices. ¿Triunfó Beckham en el Madrid? ¿Lo hizo McManaman? Nuestra impresión es que sí, aunque tal vez no hasta el extremo en que se les exigió. Lo que parece claro es que la falta de éxito que presuntamente ha acompañado de manera histórica a los británicos madridistas tiene más de tópico, de estereotipo, que de regla fehaciente. Y aunque lo fuese (una regla fehaciente), las reglas están para ser rotas.

Fíchese.

Por lo demás, la victoria de Inglaterra (o la derrota de España) es tratada por los dos periódicos deportivos madrileños de formas que no pueden ser más disímiles.

“¡Penalti!” es el mejor resumen del partido que se le ocurre a la Ouija. No queremos ni pensar en la sangre derramada si la caraja que mostró España en el primer tiempo la hubiera sufrido el Madrid en un partido suyo. ¿Se habría acogido Ouija Daily al reclamo de un penalti en una jugada dudosísima para explicar la derrota blanca? El forofismo, eso de lo cual dicen huir como de la peste periodistas como Relaño, se convierte en legítima fuerza motriz cuando quien juega, quien ha jugado, es la sacrosanta Roja.

Ajena esta vez, a diferencia de su competidor, a nacionalismos rancios y pueriles, Marca da hoy una lección de periodismo ante la cual solo cabe rendirse y felicitarles. "Nos pillaron silbando" es un brillantísimo titular con un agudo doble sentido. Por un lado, se refiere a la caraja inicial de la que hablábamos y por la cual la Ouija pasa de puntillas, demasiado enforofada para practicar la crítica. Por otro, hace alusión a los incalificables silbidos contra el himno inglés que sonaron desde las gradas antes de comenzar el choque. Si denunciamos los abucheos al himno nacional español por parte de minorías independentistas en las Finales de Copa del Rey, ya tradicionales, habrá que demostrar que lo hacemos no porque piten nuestro himno, sino porque es denunciable y una falta de respeto inadmisible el que se silbe o abuchee cualquier himno. Nos dicen que los hooligans la liaron bien en las calles de Sevilla. Abuchear por ello el himno británico es una pésima forma de protestar por ello.

Muy bien, Marca.Muy bien.

Los diarios cataculés, por su parte, dan cuenta de la debacle española (que se produjo a pesar de una briosa reacción en el segundo tiempo, de las que cuando juega el Madrid se dice peyorativamente que se dan "con más corazón que cabeza") con su particular estilo. Con ellas os dejamos.

Pasad un buen día.