Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Joselu y el Madrid que no se ve

Joselu y el Madrid que no se ve

Escrito por: Itxu Díaz4 febrero, 2024
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La composición genética del cuerpo humano es un misterio para mí, como el origen del universo, la Santísima Trinidad, o lo que tiene Xavi en la cabeza. Todo lo que sé sobre el asunto lo he aprendido de Dave Barry, uno de los tipos más divertidos de América, que lo explica así: “Es un hecho bien documentado que los chicos no preguntan direcciones. Esto es algo biológico. Por eso se necesitan varios millones de espermatozoides para localizar un óvulo femenino, a pesar de que el óvulo es, en comparación con ellos, del tamaño de Wisconsin”. Y, sin embargo, si algo de genética sí domino a la perfección es la intuición al detectar ADN madridista puro. Es decir, detectar a Joselu.

Joselu es madridismo de piel, botas y corazón. Llegó con la injusta osadía mediática de ocupar el hueco de Benzema, jugador de otra galaxia, cuando lo cierto es que su verdadero rol era ocupar el de Mariano, lo cual es muy fácil porque el hueco de Mariano podría cubrirlo con éxito un poste de telégrafos.

Joselu

Todo en Joselu está bien. Su amor al club, su trabajo callado, su humildad, su esfuerzo, su talento como nueve de la vieja escuela. Me alegré más que nunca el otro día cuando aprovechó la ocasión que le dio Carletto y enchufó dos goles transcendentales para dar un puñetazo en la mesa de la clasificación liguera.

El Real Madrid no siempre ha tenido un nueve en los últimos años. O al menos, no durante toda la temporada y con sustituto natural en el banquillo. No tenemos esa dependencia que sí tienen la mayoría de los equipos, y en parte es porque es tal la calidad de nuestros atacantes que da igual quien meta los goles finalmente. No obstante, hay ocasiones y partidos en los que lo hemos necesitado, por ejemplo, el año pasado durante las bajas de Benzema. Y no lo teníamos.

Joselu es madridismo de piel, botas y corazón. Llegó con la injusta osadía mediática de ocupar el hueco de Benzema, cuando lo cierto es que venía a ocupar el de Mariano, lo cual es muy fácil porque el hueco de Mariano podría cubrirlo con éxito un poste de telégrafos

Joselu ha venido a cubrir un espacio, quizá no tan luminoso como el de Jude, pero crucial, porque a fin de cuentas un montón de puntos tontos se ganan en partidos en los que necesitas un francotirador del aérea. Cuando digo “puntos tontos” me refiero exactamente a esos, a los que te hacen ganar o perder la liga.

Me fascina su pose de brega, su forma de jugar al fútbol que, quizá no lo sabe, pero es totalmente ochentera. Perdón por la nostalgia: balones a Hugo Sánchez, balones a Zamorano, y cuántas alegrías repentinas, elevadas al graderío por la complicadísima virtud de saber resolver en solo golpe. Joselu es un seguro cuando alguien se la pone en la cabeza. Y ese es el otro asunto que quería tratar hoy.

0-2: Joselu aplasta al Getafe

Cómo es natural, siempre nos entusiasmamos con las grandes jugadas, con los regates de ensueño, con los goles que aspiran a marcar una época, y con las ocasiones en que Rüdiger levanta a todo el Bernabéu cortando un balón con todo, como una locomotora enloquecida. Pero hay virtudes de este equipo, de esta feliz era de madridismo que vivimos, que a menudo no tenemos en cuenta: ¿Alguien ha reparado en cómo centramos?

Tenemos, sí, me mojo, a los mejores centradores del mundo. Dame a Kroos o a Modric, claro, o a Bellingham, sí, ya lo sé. Pero en el primer gol de Joselu contra el Getafe, que me perdone nuestro delantero, pero el tanto es de mi paisano Lucas Vázquez. Sin despeinarse, el muy cabrón, le clava el pie al balón como el palillo a bocado de pulpo a feira, la parábola perfecta, salva a la defensa, coge un poco de efecto para que a Joselu le vaya de cara, y se abre solo lo justo para enseñársela al portero, como si le estuviera tomando el pelo, en ese punto aterrador para él en el que no sabe si salir a por el balón o guardar la ropa. Con razón el guardameta cayó al suelo tras el gol como si hubiera cazadores de búfalos armados escondidos entre el público. Era imposible hacer nada. Por el centro increíble de Lucas Vázquez, por el olfato asesino de Joselu, que por si acaso siempre lo remata todo, y luego ya veremos.

No nos olvidemos del otro Madrid. El que no ocupa portadas. El que no siempre se ve. ¡Benditos centradores como Lucas, como Carvajal! ¡Y Joselu y diez más en mi equipo!

 

Getty Images.

Itxu Díaz
Del mar. Journalist and writer. @amspectator @NRO @thedailybeast @WestJournalism @amconmag @gaceta_es @mundo_cristiano. A la venta/Order now: http://cutt.ly/DhcQJSf

Un comentario en: Joselu y el Madrid que no se ve

  1. Es el único 9 que tiene el Madrid y además aunque ha tenido algún día malo de cara a puerta sus números goleadores son bastante buenos en relación a minutos jugados, un especialista con mucha importancia en éste Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

El #portanálisis de hoy os trae grandes primicias respecto a Confecciones Canaletas SL, la filial estilo Barça Studios a través de la cual el FC Barcelona confeccionará su propia ropa deportiva.

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/confecciones-canaletas/

Los idus del Madrid

Las conjuras del Bernabéu tienen en marzo cuatro fechas muy señaladas en la memoria madridista.

Vía @lagalerna_

👇👇👇

Como cada viernes, he aquí una nueva entrega del serial "Anatomía de un negreirato" de @Cuatroamiguetes.

La acción sigue transcurriendo en una sede judicial de Barcelona, aunque el capítulo de hoy huele ligeramente a gambas de Motril. Por lo que sea.

Artículo con contenido de información muy importante.

Tan extremadamente importante que los medios deportivos tradicionales no le han hecho ni puto caso.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram